Culto
Vamps en Chile: gusto a poco

Vamps en Chile: gusto a poco

Sonido potente, audiencia eufórica, ejecución instrumental sin problemas, con Hyde protagonizando un gran show. Sin embargo desperfectos técnicos percudieron una presentación que iba camino a ser redonda y la cortaron en su mejor momento.

Gran cantidad de cosplays y largas filas destacaban en los alrededores del Movistar Arena. ¿La razón? La Super Japan Expo 2017, evento dedicado mostrar “distintas aristas de la cultura japonesa”.

El plato fuerte del evento era la presentación de tres bandas niponas: Monoral y Anna Tsuchiya, quienes lo hicieron el sábado. El domingo, en tanto, quien cerraba la convención era Vamps, banda liderada por Hyde, quien ha destacado desde la década de los 90′ como vocalista de L’Arc~en~Ciel y que en este proyecto paralelo ha mantenido éxito y no ha dejado de componer canciones con K.A.Z., su mano derecha y guitarrista. Anteriormente se habían presentado en 2010 y 2015, ambas ocasiones en el Teatro Caupolicán.

El recital, que tuvo un retraso de poco más de media hora en relación a la programación establecida en el cronograma de SJE2017, partió con “Underworld”, tema que le da el título al cuarto álbum de estudio de la banda, lanzado en abril de este año. La aparición de Hyde en escena, con un traje con capucha y lentes, acompañado por los gritos de la audiencia, dejaron en segundo plano el potente inicio de la canción.

Pese a que la cancha no se llenó, la voz del público sí se hizo sentir en el recinto. Las galerías, en tanto, se veían con bastante más gente. Dentro de los asistentes, destacaban banderas de Perú y Brasil, además de las chilenas.

A diferencia de la presentación de 2010, en donde Hyde perdía la voz por momentos a causa de la sorpresa que le generó el público nacional (así él mismo lo reveló), acá el cantante parecía tener todo más controlado, aunque su soltura no fue inmediata, sino que fue dándose a medida que el show avanzaba.

Por otro lado, el golpe del bombo sumado al bajo de Ju-Ken en muchas de las canciones pegaba en todo el pecho, como si de otro latido se tratase, marcando de por sí el estilo más pesado de la última producción de la banda.

“Calling”, single de Underworld, fue otro de los temas que tuvo un inicio potente. K.A.Z. (guitarra) destacó en la sección previa al último coro con un tapping que llenó el Movistar.

Tras eso vino la primera interacción con el público más reposada, con Hyde hablando en español. “¿Lo están pasando bien?”, preguntaba, lo que el público confirmaba. ¿Yo también”, respondía de vuelta. Un par de “Chi-Chi-Chi, le-le-le” entre el cantante y el público también fueron parte del MC.

En ello vino “Bloodsuckers”, “Lips”, “Rise or die”, “World’s end” y “Devil side”, sección de canciones en la que Hyde se soltó más e invitó con mayor frecuencia a cantar a los asistentes. Si bien el momento del recital en que más energía se sentía, hubo un acople en un grito en “Bloodsuckers” (el único de la noche) y en “Rise or die” la voz se perdió por el volumen de la mezcla.

Tras esa tanda de canciones, tocaron “B.Y.O.B. (Bring your own blood)”, con la audiencia saltando y Hyde ya totalmente desenvuelto en el escenario. Parecía una gran noche.

Con ello, venía el primer receso del show. Tuvieron una pausa extensa que duró más de 20 minutos, algo inusual para las presentaciones de Vamps. En ella el público coreó “Bang… on… ¡stomp everybody!”, trayendo a escena aquel ensordecedor momento del recital de 2010, queriendo cantar “Revolution”. En eso, integrantes del staff técnico probaron el sonido de una caja de batería.

Tras la pausa, un traductor explica al público que cantarán una canción a capela y piden disculpas por problemas técnicos, algo que fue confirmado por Vamps horas más tarde en sus redes sociales. Algunos de los presentes no entendían lo que sucedía y se sentía un ambiente de confusión generalizado.



La banda se sienta alrededor de la batería y Hyde toma la delantera, poniéndose de pie y entonando “Vampire’s love”, la canción de cierre por urgencia.

Los asistentes se sincronizaron como si se tratara de un recital en el Japón mismo y encendieron la linterna de sus celulares. Hyde fue afirmándose a medida que avanzaba la canción. Tras el segundo coro, Hyde llegó a un punto estremecedor e íntimo con el público, con tonos altos y desgarradores que los fanáticos aplaudían en las pausas.

La gente corea “ídolo” y Hyde da las gracias en español. El resto de la banda se pone de pie y comienza a regalar baquetas y uñetas, dando la clara y definitiva señal de que el show había llegado a su fin, algo que el público no podía entender, pasando de la confusión previa a la desilusión.

Un setlist filtrado por fanáticos deja en claro que faltaron cuatro canciones por tocar: una de ellas fue la de cierre sin acompañamiento instrumental; otra del grupo de excluidas era la que el público quería corear con todo (“Revolution”).

Tras salir del Movistar Arena quienes asistieron se quedaban preguntando las razones de acortar la presentación, quedando con la sensación de un show incompleto, pero no por culpa de la banda. Ni siquiera quienes tuvieron la oportunidad de ser parte del Meet and Greet estaban satisfechos. Lo peor fue que el recital lo cercenaron en el mejor momento: en las últimas canciones previas a la pausa, Hyde tomó dominio del escenario, desplazándose de una esquina a otra, bailando y jugando con su voz, sin mostrar cansancio y disfrutando el concierto. Todo apuntaba a un cierre redondo, pero lamentablemente no fue así.

Pese al sinsabor que dejó en muchos el término adelantado de la presentación, la banda tuvo un buen sonido en líneas generales, con un solo acople en todo el show.

Hyde demostró su versatilidad como cantante y estuvo impecable, aunque tuvo una mala pasada en “Rise or die”, en donde su voz —por asuntos técnicos— se escuchó poco. Ju-Ken siguió su complicidad con el público y mantuvo el buen complemento en coros. K.A.Z. y Arimatsu estuvieron prolijos en la guitarra y batería, respectivamente.

Por un lado, gusto a poco; por el otro, una bala pasada.



Repertorio

1 – Underworld
2 – Inside of me
3 – Evil
4 – Break free
5 – Don’t hold back
6 – Bleed for me
7 – In this hell
8 – Calling
9 – Bloodsuckers
10- Lips
11 – Rise or die
12 – World’s End
13 – Devil Side
14 – B.Y.O.B. (Bring your own blood)
15 – Vampire’s Love -a capela-

Sobre el autor:

Felipe Rojas |
Periodista de La Tercera