*

Culto
Creador de Black Mirror: “La tecnología no es la villana”

Creador de Black Mirror: “La tecnología no es la villana”

Charlie Brooker, autor de la serie de Netflix, y Jodie Foster, directora en la nueva temporada, hablaron del futuro de la historia en la Comic Con de Nueva York.

Las luces del auditorio A106 se apagaron e inmediatamente el silencio invadió la sala. Dos enormes pantallas proyectaron el adelanto de la cuarta temporada de Black mirror que circula en redes sociales desde agosto de este año. Esa no era la sorpresa del panel dedicado a la serie en la Comic Con de Nueva York -al que Culto asistió invitado por Netflix-, pero sí el anuncio que vendría a continuación.



Desde los parlantes se escuchó una voz que dio la bienvenida a la directora del episodio “Arkangel”, el primero de esta nueva temporada: Jodie Foster. Si los asistentes ya estaban ansiosos por la conversación protagonizada por Charlie Brooker -creador de la serie- y Annabel Jones -productora ejecutiva-, la exaltación fue aún mayor cuando la protagonista de El silencio de los inocentes y Contacto hizo su entrada al escenario.

“Veo muchos fans del show”, dijo sonriente la actriz, asegurando que no solo estaba allí como directora de uno de los episodios, sino también como seguidora de la serie que muestra el lado oscuro de la tecnología. “Estoy muy molesta por no haber venido disfrazada”, aseguró, para luego dar la bienvenida a Brooker y Jones.



“Lo mío son los shows de comedia y Black Mirror, en cierta forma, se extiende de eso. Supongo que es un músculo similar”, dijo Brooker.

“A mí me encanta que trata diversos temas, desde lo político a lo cotidiano, y la tecnología es un gran elemento en ello. La amas y la odias”, agregó Jones. “La tecnología no es la villana en el show, usualmente es un humano el que falla”, aclaró el escritor británico.

Con tres temporadas emitidas y un total de 13 episodios que narran historias independientes entre sí, los seguidores de la serie probablemente esperaban la pregunta que Jodie Foster hizo a continuación: “¿Qué va ocurrir en esta nueva temporada? ¿La gente va morir?”

“Es difícil de decir”, contestó Brooker tras varios tartamudeos que dejaron en evidencia que no había una respuesta fácil. “Es complicado porque no puedes anticipar lo que va pasar, no puedes decir Jon Snow…”, y las risas cómplices del público en cierta forma le dieron la razón: “No podemos arruinar la sensación que provoca la serie”.

Así, Brooker solo se atrevió a anticipar que explorarán nuevos mundos en las historias prontas a estrenarse, respaldado por Jones que agregó que “la esencia de Black Mirror es que no sabes qué es lo que está ocurriendo”.

“Siempre me gustaron los repentinos cambios en la trama, y creo que mis episodios favoritos son los más oscuros”, respondió Foster. La configuración básica de la serie surge a partir de un futuro hipotético ambientado en escenarios realistas y la productora ejecutiva cree que “estas tramas humanas se sienten muy personales e íntimas, pero en un modo posible”.

A partir de allí, Foster hizo un breve guiño político al decir que en unos 20 años estas historias podrían ser posibles, afirmando que “todos saben hacia donde está yendo Estados Unidos”.



La conversación en clave de entrevista fue pausada por unos minutos por la proyección de un fragmento del episodio “Arkangel”, la segunda sorpresa del panel.

Lo que se vio fue la premisa general: una mujer lleva a su hija a una suerte de clínica para que le instalen un dispositivo en su cabeza. Con él, la madre puede monitorear por medio de un tablet, distintos aspectos de su hija: su ubicación, signos vitales e incluso muestra en pantalla lo que la niña ve a través de sus ojos.

“Arkangel se siente muy diferente a los otros episodios de Black Mirror”, dijo Foster, directora del capítulo. “Creo que todos los directores de Black Mirror se sienten intimidados entre sí. Pero en el fondo nos sentimos inseguros. Que nos faltó esto o lo otro, pero es parte de la belleza de la serie”.

Casi seis años han pasado desde el estreno del primer episodio y, a partir de allí, Brooker habló de una evolución y que para él es imposible elegir un capítulo como favorito. “Estamos tratando constantemente de sorprender a la audiencia, cada uno representa distintos desafíos y tiene éxito de formas diferentes”, aseguró.

Es común que a diferentes películas y series de género futurista se les atribuya haber predicho ciertos sucesos posteriores. Jodie Foster fue parte de esta tendencia y le preguntó a Charlie Brooker al respecto: “Resulta que aparentemente el mundo está funcionando en paralelo con el lado más oscuro de mi mente”, respondió con en su estilo satírico. “¿Estás controlando al mundo?”, preguntó la actriz, acompañada de las risas del público. “No es que nosotros revisemos los diarios o analicemos lo que está ocurriendo para crear la serie. La verdad es que a veces me asusta que los capítulos tengan un carácter profético”, dijo Brooker.

La dirección sutilmente política que fue tomando la charla siguió su curso cuando Foster recordó que un episodio alusivo al Brexit fue escrito antes de que ocurriera el referéndum. Además, luego de la elecciones en Estados Unidos, ella recibió una notificación que decía: “Los creadores de Black Mirror quieren que sepas que este no es un episodio”. “El equipo de redes sociales es muy ingenioso, y es raro porque nuestra competencia son las noticias”, agregó el creador entre risas y aplausos masivos.

Los paneles de Comic Con siempre dejan un espacio para preguntas del público. En este caso, fueron casi 20 minutos en que los asistentes al Jacob Javits Convention Center pudieron conversar directamente con los creadores de su serie favorita.

“El periodo de tiempo entre la tercera temporada y la cuarta que será estrenada, es menor que entre las temporadas anteriores. ¿Hubo nuevos desafíos?”, preguntó uno. “Mmmm, un sacrificio de vidas”, afirmó Jones riendo, para luego responder que efectivamente hubo nuevos desafíos, pero que finalmente fue un privilegio.

Otro joven -un tanto nervioso al plantear su pregunta- consultó a Brooker y Jones, después de reafirmar su fanatismo por la serie de Netflix, si existía algún tema que no pudieran tratar en la serie, ya sea por principios o porque les podría traer dificultades al momento de emitirlo. “No, nunca”, dijo Jones muy segura. “Creo que si hay una historia interesante que contar, o si algo que preocupa a las personas lo vamos a abordar”.

Jodie Foster fue la moderadora de un panel en el que se dio una conversación relajada, con toques de ironía y una que otra pista de lo que veremos en la cuarta temporada (las tres anteriores están disponibles en el catálogo de Netflix), en la voz de las personas que hacen posible la serie.

Al igual que la tercera, esta contará con seis episodios, de los cuales ya se conocen todos los títulos: “Arkangel”, “USS Callister”, “Crocodile”, “Hang the DJ”, “Metalhead” y “Black Museum”. La fecha de estreno en Netflix será develada pronto.



* Fotos: Marion Curtis / Netflix.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov