*

Culto
Fabrizio Copano, comediante: “El humorista siempre es tratado como el acompañamiento y no como el plato de fondo”

Fabrizio Copano, comediante: “El humorista siempre es tratado como el acompañamiento y no como el plato de fondo”

Pronto debutará como conductor en Canal 13 en un programa que él mismo creó, y que estará centrado en la vida profesional de los comediantes más importantes del país.

El año pasado Fabrizio Copano decidió instalarse en Los Ángeles, aunque cada cierto tiempo regresa a Chile, sobre todo después de haber tenido una aplaudida presentación en el último Festival de Viña. Hoy, nuevamente está en Santiago, pero esta vez no es para hacer un show de stand up, sino para comenzar a grabar el que será su primer programa en Canal 13, uno que él mismo ideó.

Las conversaciones entre la señal y Copano comenzaron luego de su paso por la Quinta Vergara, y ayer ya hicieron la primera grabación del espacio que por ahora tiene como nombre El camino del comediante. “Hace tiempo estaba buscando hacer algo con los humoristas de este país. Me causa demasiada curiosidad que no haya bibliografía del humor en Chile, siendo que es algo tan importante”, dice sobre el espacio que será realizado por el mismo equipo que hizo Qué dice el público, de Don Francisco y Martín Cárcamo, y que a través de material de archivo y entrevistas mostrará el camino profesional de los humoristas locales más importantes.


¿Por qué quiso trabajar con Canal 13?

-Porque es el canal con mayor archivo. TVN, me imagino, tiene también un gran archivo, pero de todos los canales, siento que es el 13 el que más tiene, porque acá se hicieron varios programas donde nacieron muchos comediantes. Por ejemplo, Viva el lunes y Sábado gigante. Además, son los que se animaron con la idea.

En el programa, será usted el que entreviste. ¿Cómo se siente en ese rol?

-No sé si entrevistar es mi fuerte. Es muy probable que si me pusieran a hacer Lugares que hablan, no sabría qué hablar con la gente o qué preguntar, y me sentiría muy incómodo. En este espacio me siento cómodo porque es lo que me interesa. Hemos visto hartas historias de personajes para llevar al programa, y siento que todas son increíbles, alucinantes. Me apasiona este tema, y me encanta poder ser el de primera mano el que pregunte.

¿Por qué quiere hacer un programa sobre sus colegas?

-El humor siempre es lo que más marca rating en el Festival de Viña, siempre hay temas de debates que tienen que ver con el tipo de humor que se está haciendo. Quería hacerlo porque no puede ser que no exista este material, y también para dignificar mi propio trabajo. Y luego de darle algunas vueltas, llegamos a la idea de hacer un programa de entrevistas, con material de archivo, y harta exploración de la comedia y el humor en Chile.

¿Cree que el humorista es mirado en menos?

-Sí, siempre. En Viña, por ejemplo, los humoristas son a los que menos les pagan, y te tiran al Hotel O’Higgins, porque dicen que la tradición es que nos quedemos ahí. El humorista siempre es tratado como el acompañamiento, y no como el plato de fondo.

¿Cree necesario aparecer de vez en cuando en la TV?

-Es que la tele ya no es necesaria, porque los que te siguen en Instagram saben que estás vivo. Creo que la tele ya no tiene el valor de antes, y eso me parece súper bueno, porque se lo merece. Siento que la tele ya no importa tanto, porque internet como que se la comió.

¿Estar grabando acá entorpece sus proyectos internacionales?

-Para nada. Creo que se complementan, porque a mí este proyecto siempre me encantó. Por suerte, para mi generación, las fronteras son cada vez más raras. Yo vivo fuera, por ejemplo, pero si me meto a Twitter igual me siento en Santiago. Estar acá o allá, no lo siento como algo tan ajeno. Igual, tengo que volver porque tengo un par de shows.

¿Le gusta la idea de volver a estar en pantalla y en la palestra?

-Es bien liberadora la forma en la que vengo, por varias razones. Una, este proyecto es una idea que yo propuse, y eso ya me da otra sensación al venir a hacerlo. Segundo, las críticas buenas, malas o más o menos, cada vez me importan menos. Cada vez es más difícil que me afecten en lo personal, y eso es porque Twitter ya nos hizo inmunes a la crítica. Y, además, creo que si a este programa le va mal, igual sigue siendo un aporte. Es un material muy interesante de ver, incluso después en el canal 13C. No sé si su éxito tiene que ver con millones de puntos de rating.

¿En qué momento cree que está su carrera?

-No lo sé. Creo que en un buen momento, aunque este año ha sido una locura, estoy muy cansado. Tengo sueño, pero creo que esa es una señal positiva, porque las cosas han salido bien. Estoy contento. Estoy armando más shows para hacer fuera de Chile, firmé para hacer un proyecto en México. Siento que todo se está dando naturalmente para estar más afuera que acá, pero acá me ha ido muy bien.

¿Siente que afuera lo valoran más que en Chile?

-No, acá me valoran mucho. Tengo esa suerte. A veces alego y digo que acá en Chile la gente es tan pesada, pero no, mentira, porque la gente siempre ha sido muy buena onda conmigo. Desde El club de la comedia que lo son. Cada vez que lo digo me meto en problemas, que lata, pero sí, me va bien.

Sobre el autor: