*

Culto
Mi Violeta favorita

Mi Violeta favorita

De la nueva generación del pop a los maestros de los sonidos andinos, pasando por cantautores y representantes de bandas de rock nacional; La Tercera consultó a una treintena de músicos locales, cómo es que llegaron por primera vez a los sonidos de la mayor folclorista nacional. Algunos dicen en el colegio, otros la vieron en vivo; todos coinciden que elegir una tonada favorita de la música centenaria, es tarea casi imposible.

Amaro Labra
Sol y lluvia

Conocí el neo folclor primero. Y después descubrí a la Violeta Parra, escuché primero Casamiento de negros y la escuché a ella en la radio. Ella me enseñó a cantar en chileno. No podría elegir una sola canción, porque unas como Gracias a la vida son clásicos, pero todo lo referido a lo social es muy importante. Mi favorita es quizás Maldigo del alto cielo.

Joe Vasconcellos
Cantautor

La conocí cachureando entre los discos de mi casa. Me hizo sentido a gritos, porque describe nuestra realidad como nadie lo ha hecho. Run Run se fue pa’l norte es mi regalona.

Angelo Pierattini
Weichafe

En mi casa, desde que nací, siempre sonó Violeta Parra, tanto por la radio Umbral como por discos y por el cancionero La Bicicleta. Mi favorita es Maldigo del alto cielo.

Mauricio y Francisco Durán
Lanza internacional

Ambos recuerdan que en su casa siempre estuvo presente su música y que su padre les enseñó guitarra con una canción: Qué pena siente el alma. Mientras Mauricio apuesta por Volver a los 17, su hermano va por Run Run se fue pa’l norte: “Ahí hay ternura, resignación y tristeza, una mezcla de sentimientos muy difíciles”.

Pablo Ilabaca
Chancho en piedra

No sé cómo descubrí la música de Violeta Parra, como que siempre estuvo. Casamiento de negros la aprendí en el colegio. Mi canción favorita es El día de tu cumpleaños, creo que para lo maldita y energética que era Doña Violeta, en esa canción celebra la vida. Debería ser obligatorio cantarla en vez del Happy Birthday.

(Me llamo) Sebastián
Músico

En el colegio montamos Run run se fue pa’l norte. Era muy chico, segundo básico o algo así, me acuerdo que me encantó. También hacíamos Volver a los 17. Me gusta mucho, mucho Qué he sacado con quererte. Me encanta la pena, lo honesto que se siente. En esa canción se nota mucho el desgarro.

Mariana Montenegro
Dënver

El primer acercamiento fue en el colegio, enseñaban Gracias a la vida o La jardinera. Me encanta muchísimo de hecho La jardinera, la otra vez la estuve sacando en guitarra y me gusta mucho la analogía que hace, superar algo a través de cuidar un jardín y cómo menciona a las plantas. Lo encuentro muy hermoso.

Jorge Coulón
Inti-illimani

La descubrí por una canción que escandalizaba a mi abuela, a fines de los años 50, El sacristán. Me llamó la atención su irreverencia, y esta voz tan fuera del canon que era en ese tiempo. Volver a los 17 podría ser mi favorita, pero es difícil. Esa es la que más me conmueve.

Denisse Malebrán
Saiko

Mi mamá era folclorista, entonces escuché a Violeta Parra de muy chica. Tengo dos canciones favoritas: Una copla me ha cantado, que me encanta. Y Canto para una semilla, que lo hizo Luis Advis con ella. Esa canción me para los pelos y es tan vigente, sigue siendo igual de injusto el mundo.

Claudio Parra
Los Jaivas

Conocimos a Violeta Parra a través del papá del Gato Alquinta. Era un guitarrista aficionado y amante del folclor. Buscando un referente chileno, el papá del Gato nos hizo escuchar a Violeta Parra. A mí me gustan todas las canciones de Violeta Parra.

Eduardo Gatti
Cantautor

La conocí por casualidad. Mis padres me invitaron, cuando tenía como 16 años, a La Peña de los Parra, y Violeta todavía estaba cantando ahí. Me cambió la forma de ver la música popular. Me encanta la Exiliada del sur, pese a que no es solamente de ella, es de Patricio Manns también. Pero esa canción me fascina; con Los Blops la interpretábamos bastante.

Samuel Maquieira
The Ganjas

Violeta como que siempre ha estado sonando. Es algo como terriblemente de chilenos, imposible no saber de la Violeta. Siempre me produce mucha tristeza escucharla, porque tiene mucho dolor ella siempre al cantar, entonces como que no la escucho demasiado.


Luis Dimas
Cantante

Cuando era cabro chico me gustaba mucho el folclor. Cuando ya tenía 15 años, empecé a descubrir a una persona que tenía esa raíz folclórica, aniñada, poética: Violeta Parra. Evidentemente mi favorita es Gracias a la vida, aunque ya es bien cliché decirlo. Violeta Parra compite en belleza con John Lennon, con Paul McCartney, y no teniendo los estudios.

Flor Motuda
Músico

Yo soy de Curicó y mi mamá tenía un trío que se llamaba Los Luceros del Alba, y nos llevaba a nosotros a cantar a la radio. Un día me pasaron una canción infantil para que la cantara y era de la Violeta Parra. ¿Favorita? Mira, voy a cumplir 72 años, soy admirador de Nicanor Parra, porque pasó los 100. Entonces, calcula qué canción amo: Volver a los 17, po.

Américo
Cantante

Es imposible ser parte de este país y no conocer a Violeta. Mi profesora de música siempre nos hacía folclor y la música de Violeta estaba ahí. Me gustan varias canciones, como las más tradicionales. De hecho, estaba escuchando el arreglo que le hicimos al Rin del angelito, que es una de mis favoritas, además, una de las primeras que me aprendí.

Gepe
Cantautor

La descubrí de grande, a los 18 o 19. Pero lo que más recuerdo es la primera vez que leí a Violeta Parra. Fue el poema Maldigo del alto cielo, que lo estudiamos en el libro de Castellano del colegio, en Primero Básico. Mi favorita es El Gavilán, que se hizo para un ballet que nunca se montó. Ahí está la magia de la canción, está hecha para movimientos imaginarios de cuerpos danzantes.

Alberto Plaza
Cantautor

La conocí cuando era muy niño. Pero no fue sino hasta mi adolescencia y mis años de universidad que realmente la comprendí y me enamoré de ella. Cada canción me causaba y me sigue causando asombro. Mazúrquica Modérnica es mi favorita. Refleja en todo su esplendor su genio, tanto en la forma como en el fondo.

Pascuala Ilabaca
Música

Cuando mi madre Pilar me daba la comida, siempre cantaba las canciones de Isabel con poesía de Violeta, así desde los primeros recuerdos, recibí “lo que más quiero” a cada bocanada de charquicán. Violeta es diversa y eso la hace un genio, no puedo escoger una canción: Violeta la dolida, El Gavilán; Violeta la irónica, Mazúrquica modérnica; Violeta la cantora, 21 son los dolores.

Carlos Corales
Aguaturbia

A Violeta la conocimos porque éramos del mismo sello de Odeón. Ahí, en vivo y en directo, con todo su talento. Hay varios temas favoritos, sobre todo las anticuecas. Y Dónde estás prenda querida, ese tema es súper lindo y tiene una división musical que no es nada de fácil.

Álvaro España
Fiskales ad-hoc

La descubrí mucho tiempo después, porque cuando era más chico no escuchaba música muy folclórica. Hasta que una vez, tenía como 27 años, iba en una micro, un poco sensible, y se subió una hippie y tocó una canción de Violeta Parra que se llama Corazón maldito. Se me cayeron los lagrimones, la letra me emocionó a la médula.

Valentín Trujillo
Pianista

Tuve la oportunidad de conocerla actuando. No tuve la oportunidad de acompañarla, nunca necesitó un pianista lamentablemente (risas). Me llega al corazón con la fragilidad de un segundo Volver a los 17. Y si tú me preguntas: ¡dame toda la obra de Violeta! Es como si pones un ramo de rosas, ¿escoges una más bonita?

Manuel García
Cantautor

A través de canciones que se cantaban en mi familia desde pequeño, desde el colegio; las conocía sin saber que eran de Violeta Parra. Tuve conciencia de ella a través de unas cintas de casetes piratas en el año 1980, por ahí. Voy a decir como favorita Volver a los 17, aunque El Gavilán, también como obra completa musical, es bastante revolucionaria.

Beto Cuevas
Cantante

A través de mi padre, quien coleccionaba mucho folclor chileno. Recuerdo que pasábamos tardes enteras en su sala de música revisando sus vinilos y leyendo sus textos. Sin afán de ser facilista ni cliché, elijo sin pudor Gracias a la vida, por su universalidad y sentimiento.

Álvaro López
Cantante

Todos la conocimos un poco desde siempre, pero mi primer acercamiento más profundo fue en el taller de instrumentos musicales en el colegio Salesiano de Concepción. La primera que me impactó fue Maldigo del alto cielo. Su letra me demostró a una temprana edad que era una artista única. Me dejó en el suelo, me noqueó.

Luis Jara
Cantante

Violeta Parra en mi generación era muy poco cultivada, soy de la generación ochentera donde la música era muy segmentada y había poca información. Pero como siempre fui un amante de la música en general, empecé a conocer, quizás, la obra más visible de Violeta Parra. Y me di un gusto profesional que me lo voy a llevar hasta el último día de mi vida: canté Gracias a la vida con la orquesta filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón.


Ángel Parra
músico (y nieto)

El descubrimiento de su música vino por parte de mi padre, quien a mis 18 años, vio en mí una gran capacidad para absorber músicas de todo el mundo, pero se vio también obligado a corregir y enseñarme con paciencia cada rasgueo de las canciones de la Viola. Por su síntesis y momento histórico, siguiendo por la manera en que ella había profundizado su visión cosmogónica, El Gavilán se asoma para nosotros como su canción – obra – ballet más interesante.

Roberto Márquez
Illapu

Al momento de acercarte a la música de raíz en Chile, Violeta aparece de inmediato. Mi favorita depende del estado de ánimo. Tiene desde el amor más profundo hasta las tradiciones, a lo social y también desde el norte al sur. Cuando con Illapu montábamos una canción que era con un ritmo más del centro, tomamos una canción de Violeta, Paloma ausente, que fue la que nos pegó más fuerte en el primer momento.

Juan Sativo
Tiro de gracia

La conocí por familia: un tío escuchaba todo lo que era el canto popular: Los Jaivas, Víctor Jara, Inti y Violeta. Para mí, El sacristán es una canción irónica y muy bonita, tiene principios “Beethovenianos”, como decía Silvio Rodríguez con respecto a nuestra querida Violeta. Y es lo que más nos pena hasta el día de hoy con el régimen del catolicismo en su fanatismo más dictatorial.

Quique Neira
Cantante

La música de Violeta estuvo siempre en la casa de mis abuelos, en donde crecí y me crié. Agradezco de hecho eso, que no tuve que “descubrirla”, siempre estuvo ahí. Elegir sólo una canción de un genio musical como Violeta Parra es un ejercicio tan complejo como tratar de entender cómo pudo llegar a crear tanta obra maestra. Podría decir que Rin del Angelito, Gracias a la vida, Volver a los 17, ¿Qué dirá el santo padre?, La Carta.

C-funk
Los Tetas

Siempre ha estado en el inconsciente de la mayoría de los chilenos. En mi caso también cuando chico pasaba mucho tiempo con los cancioneros, con mis amigos sacábamos las canciones con la guitarra y venían muchas veces las de Violeta Parra. Me gusta el Casamiento de negros, por lo que significa; para mí igual era impactante en un Chile donde no habían negros. Hoy estoy feliz de que mi hija va a tener un Chile distinto.