*

Culto
Hugh Hefner por sí mismo

Hugh Hefner por sí mismo

Su bata era su segunda piel, un pijama de seda que lo acompañaba a todas partes, inclusive cuando cambió su característica pipa por una lata de pepsi light, luego de que en 1985 le diera un ataque al corazón. Pero tal vez el Viagra sería el detonante de su particular estilo de vida: cercano a los 70 años comenzó a utilizarlo al tiempo que comenzó a vivir con múltiples novias al mismo tiempo, idea que más tarde le reportó un reality show.

Estas son algunas frases del fallecido creador del imperio Playboy, fundador y redactor jefe de la revista que revolucionó al sexo y que brilló por sus entrevistas, en donde desfiló parte importante de la sociedad de su época, como el ex Presidente Jimmy Carter, Fidel Castro, Malcolm X, John Lennon, Orson Welles, Sartre y Salvador Dalí. Y por supuesto, cómo no, las conejitas, el contenido pornográfico y que llevó a la publicación a alcanzar niveles de masividad impensados.


“El Viagra es mucho más que un medicamente contra la impotencia. Es una droga recreacional. Elimina los límites entre las expectativas y la realidad. Permite un grado de placer que de otro modo sería inimaginable. Creo que es a su manera tan importante como la píldora anticonceptiva”.

*

“Creo que la cirugía estética es como la medicina. Cualquier cosa que te haga sentir mejor es perfectamente aceptable. ¿Por qué debería uno conformarse con el envoltorio que la naturaleza o tus padres te han dado? ¿Por qué no crearte a ti mismo? ¿Por qué no ser la persona que quieres ser?”.

*

“Creo que tus padres y la sociedad te dan una luz y después hay una luz que, si eres inteligente, puedes crear tú solo. En otras palabras, Bernie Schwartz se reinventó en Tony Curtis. Archie Leach se reinventó en Cary Grant. Obviamente, hicieron películas y estas bastaron para ayudarlos, pero que si somos inteligentes todos intentamos hacer lo mismo. No hay duda de que yo lo hice”.

*

“La primera vez que me reinventé fue en el colegio. Después de que una chica que me gustaba mucho me rechazara, cambié literalmente mi forma de vestir y me decanté por lo que yo creía entonces que era lo más moderno: zapatos saddle y cordones amarillos. Y me cambié el nombre: comencé a hablar de mí mismo como Hef por primera vez”.

*

“Hubo un momento en el que mi madre me dijo que lo sentía mucho y que ella misma se había criado en una casa muy opresiva y que por eso no había sabido mostrar afecto. Y yo le dije: ‘Mamá, todo lo que hayas podido hacer que fuera menos que perfecto fue una bendición. Fue una motivación para crear el mundo que he creado y llevar a término lo que he llevado a término'”.

*

“A veces es el grano de arena en la ostra el que crea la perla. Se necesitan algunos inconvenientes en la vida. Hay que superar conflictos y un poco de represión. Mi vida habría sido mucho menos satisfactoria si no los hubiera tenido”.

Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars