*

Culto
The Handmaid’s Tale: la resistencia femenina en TV que llega a Chile

The Handmaid’s Tale: la resistencia femenina en TV que llega a Chile

La serie, que llegará en 2018 por Paramount Channel, prioriza a las mujeres tanto delante como detrás de cámaras. Si bien las realizadoras van levemente al alza en la TV estadounidense, los papeles para actrices disminuyen.

La mayoría de los encabezados resumía la entrega de los premios Emmy 2017, el pasado domingo, de la misma forma: fue la noche de las mujeres. En una industria dominada por un punto de vista masculino, fueron historias protagonizadas por rostros femeninos las que se quedaron con cuatro de los premios más importantes de la noche: Big little lies (Mejor Miniserie), Veep (Mejor comedia), Black mirror: San Junipero (Mejor Película de TV) y The handmaid’s tale (Mejor Drama).

Buena parte de los discursos de las ganadoras fueron un llamado directo a la pantalla chica a presentar y confiar en más historias con mujeres como centro. Y en una tendencia poco común, no fueron sólo las historias con mujeres frente a las cámaras las más galardonadas de la noche, sino que también se reconoció el trabajo detrás de éstas. Reed Morano (The handmaid’s tale) se transformó en la primera directora en recibir al Emmy a Mejor Dirección en Drama en más de dos décadas, mientras que Lena Waithe (Master of none) pasó a la historia como la primera mujer afroamericana en quedarse con la estatuilla a Mejor Guión en Comedia.

Pero si bien la pantalla chica estadounidense celebró durante la semana que los premios más importantes de la industria hayan mandado una fuerte señal de reconocimiento a sus realizadoras y actrices, la realidad aún no da señales concretas que permitan esperar más espacios para las mujeres en un futuro cercano.

Según cifras recolectadas por el medio estadounidense Variety, de las nuevas series de esta temporada, que comienzan entre septiembre y octubre y en buena parte de los casos se extienden hasta el primer semestre de 2018, sólo un 35% tienen a mujeres como protagonistas, mucho menos que el casi 45% que se registró el año pasado en esta misma época.

Detrás de cámaras hay más avances, pero en pequeños márgenes: las series lideradas por una productora subieron de un 20% a un 29%, pero la variación es mucho menor si se considera el total de productoras ejecutivas, que se movió de un 20% a un 21%.


En la distopía

Dos series de elencos y equipos femeninos, además de historias centradas en conflictos contingentes de las mujeres, fueron las grandes ganadoras de la premiación del domingo: Big little lies y The handmaid’s tale. Pero si bien la primera serie corría como favorita en las categorías que reconocían a las miniseries, la segunda resultó ser toda una sorpresa entre las series dramáticas; en donde todas las nominadas parecían estar parejas en la opinión de la academia televisiva norteamericana.

Pero la apuesta de la plataforma de streaming Hulu terminó arrasando, ganando cinco de los siete premios a los que postulaba esa noche, de paso transformándose en la primera producción de un servicio digital en ser reconocida como Mejor Serie en los Emmy.

Todo para una serie que aún no conquista todo el mundo: Hulu funciona sólo en Estados Unidos y Japón, y sólo había logrado emitirse en Europa y Australia a través de otros canales. Pero un día después de su presentación en los Emmy, el canal de cable Paramount Channel anunció que adquirió los derechos para emitirla en Latinoamérica (incluido Chile) a comienzos de 2018.

La trama de The handmaid’s tale, basada en el libro homónimo de 1985 de Margaret Atwood, imagina una realidad distópica en donde Estados Unidos desapareció en favor de una dictadura teocrática llamada República de Gilead. Frente a una crisis de fertilidad, las mujeres son despojadas de sus derechos y esclavizadas, pasando a ser meros aparatos reproductivos.

La serie se centra en Offred (Elisabeth Moss, quien ganó el Emmy a Mejor Actriz por el papel), una “criada” -como se conoce a las mujeres fértiles- que comienza a planear una forma de recuperar su antigua vida antes del surgimiento de Gilead, donde tenía un esposo y una hija.

Si bien la versión televisiva de la novela fue creada por un hombre, ocho de los diez capítulos de la primera temporada son dirigidos por mujeres, y cinco escritos por mujeres. Pero la serie ha adquirido una contingencia extra en los últimos meses: con EE.UU. discutiendo una ley de seguro médico que limita los derechos reproductivos, manifestantes han tomado las vestimentas de las protagonistas de la serie para salir a protestar a las calles. Filmada antes de que si quiera Donald Trump asumiera la presidencia, The Hollywood Reporter la bautizó como la “serie más accidentalmente relevante de la historia”. Una historia de triunfo construida en base a la confianza en visiones femeninas; una realidad con la que el resto de la TV aún está al debe.

Sobre el autor: