*

Culto
Las nuevas películas de Marialy Rivas y Marcela Said llegan al Festival de Valdivia

Las nuevas películas de Marialy Rivas y Marcela Said llegan al Festival de Valdivia

El encuentro que va del 9 al 15 de octubre reúne en su competencia chilena a Princesita y Los perros, mientras que a nivel internacional destaca Zama, de Lucrecia Martel.

Se le anunció como uno de los estrenos esperados del año en la sección Nuevos Directores del Festival de San Sebastián: Princesita, la nueva cinta de Marialy Rivas (1976), despertaba hace algunos semanas casi tantas expectativas como su anterior filme, Joven y alocada, ganador del Mejor guion en el Festival de Sundance en 2012. Aliada nuevamente a la escritora chilena Camila Gutiérrez, su historia se inspira en hechos reales acontecidos en el sur del país: Tamara (Sara Caballero), una chica de 11 años que ha vivido siempre en una secta regida por Miguel (Marcelo Alonso), se enamora de otro miembro del rebaño, agitando las aguas de su calmo encierro.

La cinta encabeza la selección oficial en la categoría que premiará al mejor Largometraje Chileno durante el 24° Festival Internacional de Cine de Valdivia, que se extenderá entre el 9 y 15 de octubre en nueve sedes de la capital de la Región de los Ríos. Allí medirá fuerzas con Los perros, el drama de tintes políticos de Marcela Said (El verano de los peces voladores); además de Tierra sola, de Tiziana Panizza; La directiva, de Lorena Giachino; La isla de los pingüinos, de Guillermo Söhrens; Desierto no cierto de Nathaly Cano, y One color self-portrait, de Vicente de Solminihac. Dirimirán Magdalena Arau, Gerwin Tamsma y Emilie Bujés.

Siete largos años tardó el realizador Niles Atallah (California, 1978) en filmar su película Rey, que en febrero pasado ganó el Premio Especial del Jurado del Festival de Rotterdam. Ambientada en el Chile de 1860, la historia vuelve a ahondar en la mítica figura de Orllie-Antoine de Tonnens, el abogado francés que se declaró soberano mapuche en La Araucanía ese mismo año. A meses de su presentación en sociedad tras su paso por festivales internacionales, la coproducción de Chile, Francia, Países bajos y Alemania, protagonizada por Rodrigo Lisboa, tendrá su debut en nuestro país como parte de la Selección oficial Largometraje Internacional.

También en esta competencia destaca Casa Roshell. El documental de Camila José Donoso le sigue los pasos a Roshell y Liliana, dos travestis que administran una casa donde los hombres olvidan la rudeza para refugiarse en el genuino regazo del comercio sexual. Le siguen en la misma nómina Mama Colonel, de Dieudo Hamadi (Congo, Francia), un crudo relato sobre la violencia que padecen las mujeres en el Congo; y Let the summer never come again, de Alexandre Koberidze (Georgia, Alemania), otro documental sobre un desventurado hombre que deja su pueblo natal para dedicarse a la danza.

Asimismo, la categoría que será deliberada por Kiro Russo, Ela Bittencourt y Jerónimo Rodríguez, incluye entre sus favoritas a Baronesa, ópera prima de la brasileña Juliana Antunes que retrata las inmediaciones de Belo Horizonte, en su país, para centrarse en el placer y sexualidad femenina en los tiempos que corren. También Chaque mur est une porte, de Elitza Gueorguieva (Bulgaria, Francia), que documenta la transición democrática en Bulgaria entre 1989 y 1991, antes de regresar a un régimen comunista. Por su parte, la estadounidense All that passes by through a window that doesn’t open, de Martin DiCicco, aterriza entre Azerbaiyán y Armenia, donde un grupo de hombres y ancianos trabaja para construir el nuevo ferrocarril que promete a todas luces traer la gloria a las siguiente generaciones.

Cierran la presente selección las premiadas A fábrica de nada, de Pedro Pinho (Portugal); Braguino, de Clément Cogitore (Francia, Finlandia); Cocote, de Nelson Carlo de los Santos Arias (República Dominicana, Argentina, Alemania, Qatar); Beyond the one, de Anna Marziano (Italia, Francia, Alemania), y Milla, de Valerie Massadian (Francia, Portugal), otro relato de no ficción que pone sus ojos sobre una chica de 17 años que acaba de terminar con su novio, para retratar el complejo panorama laboral de los jóvenes al norte de Francia.

El mejor Cortometraje Latinoamericano, en tanto, lo disputarán Selva, de Sofía Quirós; Pequeño manifiesto en contra del cine solemne, de Marcelo Porta; Relato familiar, de Sumie García; Palenque, de Sebastián Pinzón; El hilo, de Pietro Bulgarelli; Niebla, de Flavia de la Fuente; Ojos de linterna, de Fanny Leiva y José Barriga; Nosotras mismas, de Joaquín Araneda; Fletas, sucias pero ni tan malas, de Gonzalo Díaz; Nado de invierno, de César González; Martuca, de Ricardo Valenzuela, y Agua negra, de Benjamín Brunet. El jurado está integrado por Aaron Cuttler, Carlos Piñeiro y Agnès Wildenstein.


Maestros recuperados y presencia internacional

La de Raúl Ruiz y el Festival Internacional de Cine de Valdivia es una relación de larga data. En 2008, el certamen abrió con la exhibición de La maleta (1963), primera película del cineasta chileno fallecido en 2011 y que fue recuperada y terminada por él mismo para la ocasión. Nueve años después, Ruiz dará la bienvenida a la 24° versión del mismo certamen el próximo 9 de octubre, cuando otro filme perdido suyo, La telenovela errante, inaugure el ciclo.

El proyecto nació en 1990, año en que Ruiz volvería a filmar por primera vez luego del régimen de Augusto Pinochet. Sin embargo, hasta hace algunos años solo había pistas esparcidas de su trabajo, y tras su muerte el material inédito quedó repartido en tres lugares: la Universidad de Duke (EEUU), donde Ruiz dejó una copia de su registro; la Cineteca Nacional, que guardó negativos originales de la filmación; y el departamento del director en París, donde se halló una copia del guión en perfectas condiciones. Recientemente estrenada en el Festival de Cine de Locarno, hasta donde llegó su viuda, la cineasta Valeria Sarmiento (quien asumió la labor de co-dirección y montaje), La telenovela errante es una metáfora de la realidad del país de esos años en tono de telenovela, y está protagonizada, entre otros, por Luis Alarcón, Patricia Rivadeneira y Francisco Reyes.

Pero no solo Raúl Ruiz volverá a Valdivia con un filme extraviado: el realizador franco-suizo Jean-Luc Godard (1930) filmó Grandeur et décadence d’un petit commerce de cinéma en 1986, pero la cinta nunca fue estrenada en salas hasta este año, y ahora llegará también a Valdivia. Se le sumarán las proyecciones de Zama, el esperado regreso de la argentina Lucrecia Martel, basada en el libro homónimo de Antonio Di Benedetto, y de Lucky, dirigida por John Carroll Lynch, última aparición en cine del recientemente fallecido Harry Dean Stanton (Paris, Texas).

Del realizador coreano Hong Sang-soo (1961), por su parte, se darán sus tres filmes estrenados en 2017: On the Beach at Night Alone, The Day After y Claire’s Cinema. Asimismo, el cineasta japonés Sion Sono (Toyokawa, 1961), director de Love exposure, además de la artista y documentalista estadounidense Deborah Stratman (1967, Los Angeles plays itself), y los bolivianos del colectivo Socavón Cine, figuran entre los invitados internacionales. Cada uno tendrá una retrospectiva de su filmografía como parte de las muestras paralelas en los casi diez espacios de la ciudad que abrirán sus puertas al cine durante la primera quincena de octubre.

Venta online de abonos 2017 hasta el 9 de octubre próximo: $16.000 general, $8.000 estudiantes y acceso gratuito para mayores de 60 años.

Sobre el autor: