*

Culto
El momento de gloria de uno de los estudios reyes de la animación chilena

El momento de gloria de uno de los estudios reyes de la animación chilena

Zumbástico se ha transformado en uno de los líderes del rubro en América Latina y, en el país, acaba de ganar en el Fondo CNTV con dos proyectos más.

Desde una casa de tres pisos, cercana al agitado barrio Patronato, están saliendo algunos de los más destacados programas de animación chilena. No hay mayores pistas, pero donde antes hubo una fábrica ahora se encuentra Zumbástico Studios, productora chilena donde el pulso creativo se vive a tope. Desde hace una década, con Álvaro Ceppi, Gabriel Noé y Cristián Louit a la cabeza, están dedicados por completo a hacer contenido para público infantil, con crecientes vínculos en el extranjero y formando parte destacada del boom nacional que se hizo notorio tras el Oscar de Historia de un oso.

Cerca de 40 personas trabajan en el lugar y todos parecen crear con esa inquietud propia de los niños, rodeados de los personajes de la factoría y de otros íconos mundiales como el protagonista de El extraño mundo de Jack. Ceppi, su director creativo, no duda en que la empresa, fundada en 2002 y con inicios en la realización de videoclips, vive su mejor momento. La pizarra que cuelga de su oficina habla por sí sola: decenas de post-its con proyectos en desarrollo y producción, a corto y largo plazo, e incluso ideas que podrían llevarlos más allá de las series animadas que los han convertido en referentes de América Latina.

Afuera los distintos equipos trabajan arduamente en la realización de la segunda temporada de Puerto Papel, su serie más ambiciosa y su mayor éxito a la fecha, donde instauraron la técnica del paper-motion: el uso del 2D para rostros y efectos mezclado con la apuesta visual de películas como Pollitos en fuga o Kubo y la búsqueda samurái, con la diferencia de que los personajes tienen una cobertura de papel y sus esqueletos están hechos de metal y acero inoxidable, además de tener magnetos en partes como los brazos.

Todo eso da una apariencia única, que le ha valido reconocimientos (como el premio Beyond TV en el Festival Prix Jeunesse, de Alemania, y ser parte de la selección oficial en Annecy) y ser vendida a decenas de países, siendo China el próximo mercado al que entrarán y Brasil el lugar donde más furor ha desatado (el merchandising saldrá a la venta prontamente). Por supuesto, implicó un desafío mayúsculo en el desarrollo en la técnica. “Todos nuestros programas son complementaciones de elementos que veníamos experimentando desde otros proyecto”, explica Ceppi, agregando, “Puerto Papel viene a ser una combinación entre nuestra experiencia stop motion de Horacio y los Plasticines, más la experiencia animada de Zumbástico Fantástico (exhibida por Cartoon Network en Latinoamérica)”.

Pero no es lo único que la hace especial: su protagonista es Matilde, una niña de 12 años que mientras está de vacaciones en un pueblo costero con su abuelo, entra en contacto con un coco mágico que la hace despertar todos los días con un poder distinto. Un personaje femenino que no cae en el molde tradicional y tiene importante desarrollo a lo largo de la primera temporada de 26 capítulos y que vivirá nuevas aventuras en el nuevo ciclo, de igual extensión. “La serie de alguna manera tiene como idea ser una metáfora de la pubertad, de esa sensación de constante cambio que existe en esa etapa”, dice Ceppi.

Este regreso de Puerto Papel comenzó su producción en enero de este año y está planificado que se termine en octubre de 2018. Eso se logra con un trabajo en cinco estudios, donde se filma en simultáneo y con gran cuidado (cada set tiene a la entrada una rigurosa advertencia: “Se agradecerá la elegancia y sutileza y calma en cada uno de tus delicados pasos”).

En esta segunda temporada volvieron en producción todos los implicados originales: Gloob (Brasil), Señal Colombia (Colombia) y Pakapaka (Argentina). La excepción la marcó TVN, que financió sólo la primera y la emitió durante el año pasado, los sábados a los 9 de la mañana. Esta vez el canal exhibidor será Canal 13. “Cuando un canal realmente promociona los programas, tienen una oportunidad. Nadie dice que vaya a ser un éxito. Pero tienen una oportunidad de ser vistos por las personas y que ellas decidan seguir viéndolo o no. Si lo pones una sola vez a las 9 de la mañana, con una promoción muy baja, es imposible que un programa pueda desde ahí flotar; o tendría que ser un caso muy, muy excepcional”, indica Ceppi.


El momento de otra etapa

El director creativo de Zumbástico anticipa que se viene una nueva etapa para la animación nacional, donde se encuentre un sello y comience “el capítulo de una mayor madurez”. Vendrán las películas, anticipa. Para ellos uno de los proyectos de largometraje de Puerto Papel, para lo que será prioritario contar nuevamente con socios extranjeros, y el proyecto en acción real Chiqui 90, que tiene involucrado al cineasta Che Sandoval y se basa en la infancia de Cristián Louit en Chuquicamata.

Pero las series que tienen en carpeta en su misma línea son varias. De partida, dos proyectos con los que ganaron el Fondo del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) semanas atrás: Mundo perro, dirigido por Ceppi, coproducción con la productora argentina Ovo Lab, y Chanchiperri y la Liga de la Villanía, que realizarán junto a Bernardita Ojeda (Pájaro) y es un spin-off del show que los puso por primera vez en el plano internacional, al ser exhibida por Cartoon Netwoork: Zumbástico Fantástico. Dos premios que los encuentran en un pie muy distinto que en 2004, cuando ganaron su primer CNTV con su debut, Block!. “No sé si somos pioneros, somos parte de un movimiento de productoras”, concluye Ceppi.

Sobre el autor: