*

Culto
Hombre clave de la animación de Cartoon Network estrena nueva serie

Hombre clave de la animación de Cartoon Network estrena nueva serie

Ian Jones-Quartey, animador de series como Steven Universe, habla sobre su proyecto ¡OK, K.O!

Durante esta década, la huella de Ian Jones-Quartey (33) se extiende por buena parte de los mejores exponentes de la nueva era dorada de las series animadas en Cartoon Network; primero como parte de los responsables de la historia de la popular Hora de aventura durante sus cuatro primeras temporadas, para luego seguir a su compañera y pareja Rebecca Sugar y desarrollar juntos Steven Universe. Ambos proyectos, junto a otros como Un show más, han abierto el público de la señal infantil a adultos que valoran la irreverencia y el humor ácido de esas historias, una fórmula similar que aplicaron éxitos de año del canal como El laboratorio de Dexter y Las chicas superpoderosas.

“Antes que todo, un dibujo animado debe ser entretenido. Ese espíritu de ridículo que tienen te permite hacer lo que quieras. ¿Por qué desperdiciarías eso? ¿Por qué te tomarías tan enserio a ti mismo?”, explica Jones-Quartey a Culto sobre la fórmula que ha atraído tanto a los jóvenes de edad como de espíritu. “Uno trabaja en un medio en que un personaje puede hincharse hasta explotar y aparecer vivo en la siguiente escena. Es importante que los niños tengan un espacio que puedan mirar y relajarse sin sentir que todo está en juego”, agrega.

Ahora, el realizador por primera vez estrena un proyecto completamente propio en Cartoon Network, con ¡OK, K.O! Seamos héroes, que se estrena este lunes a las 19.15 horas. La historia sigue a K.O., un joven en un mundo donde los superhéroes existen y que busca él mismo iniciar una carrera como héroe, mientras trabaja en un centro comercial. Nunca pienso en una edad específica a la que podrían estar dirigidos los proyectos. Pero, sobre todo ¡OK, K.O!, creo que es una serie para niños. Es una historia pensada para los jóvenes de corazón. Es acción y animación exagerada, con bromas ridículas. Ahora, es para niños, pero si cualquiera quiere verla y disfrutarla, estoy muy feliz de que lo hagan. No soy anti adultos”, concluye.

Sobre el autor: