*

Culto
Rumours de Fleetwood Mac: 40 años de la mejor teleserie

Rumours de Fleetwood Mac: 40 años de la mejor teleserie

Un corazón roto es una tragedia; cinco corazones rotos, hicieron uno de los mejores discos de pop rock de la historia. Así nació el mejor álbum de la banda.

En la entrega de los últimos Globos de Oro, a Meryl Streep le dieron un premio por su trayectoria y, como es una genia, en su discurso de aceptación citó a su amiga, la fallecida Carrie Fisher (otra genia), con una frase tan perfecta como cierta: toma tu corazón roto y conviértelo en arte. Si bien ese es un mantra que muchos artistas toman de la mejor forma, sin siquiera estar consciente de ello, fue bueno para el mundo que Meryl lo recordara.

Estar con el corazón roto no sólo trae angustia, desolación y mucha comida, o en algunas personas, nada de comida, sino que afortunadamente en la gente creativa el corazón roto hace que produzcan quizás sus mejores obras.

Una de esas obras hechas con pedazos de emociones, con lo que quedaba de las relaciones y con lo que se esperaba de ellas, fue el décimo disco de Fleetwood Mac, Rumours.

Diez años después de su formación, en 1977, salió publicado Rumours, un álbum cuyo proceso de grabación fue tan duro que el hecho de que haya visto la luz sólo habla del profesionalismo o quizás de la buena terapia que significaba hacerlo para la banda.

Recapitulemos: la banda estaba en ese momento formada por 5 integrantes: Lindsey Buckhingham, quien tocaba guitarra y cantaba y además había sido por años la pareja de Stevie Nicks, vocalista, antes de que terminaran su relación justo previo a empezar la grabación del disco. Mic Fleetwood era el baterista y uno de los miembros originales y luego estaban Christine y John McVie, quienes luego de 8 años de relación se estaban divorciando.

Con todos esos dramas internos, no era tarea fácil entrar al estudio a componer música juntos, pero con ayuda de un poco o quizás mucha cocaína, como contarían en entrevistas posteriores, pudieron sacar el disco adelante. Como si el drama de las parejas no fuera suficiente, Mic Fleetwood se enteró en el proceso de que su mujer lo engañaba con su mejor amigo. Ya está, todos con el corazón, de alguna forma u otra, roto.

Lo que hicieron en el estudio fueron 11 canciones que cimentaron nuevas bases de lo que era el pop rock. Melodías que convertirían al disco en uno de los más vendidos de la historia, pero que no serían nada obviamente sin las letras. Mensajes que dejaban entrever algunos de los conflictos internos de la banda, como cuando Lindsey canta en “Never going back again”: “Ella se quebró y me dejó entrar, me hizo ver dónde había estado”. O cuando cantan en “Go Your Own Way”: “Amarte no es lo correcto, cómo puedo cambiar lo que siento?”. ¿Quién no se ha sentido así alguna vez? Queriendo a alguien sin ser correspondido, y queriendo que esa persona se vaya por su propio camino, porque si no nos corresponden, para qué los queremos cerca.

Y cualquiera que haya estado en la peor situación amorosa, sabe que algo bueno se puede sacar de ello. Fue Christine quien puso la cuota de optimismo con “Don´t stop”, en la que canta “No dejes de pensar en el mañana, va a ser mejor que antes, ayer ya pasó”. Ese pequeño porcentaje de esperanza, visto a 40 años de que saliera el disco, se lee no sólo como un buen consejo, sino como algo que para ellos efectivamente se cumplió. El disco se ganó el título de clásico y tuvo éxitos mundiales de la talla de “Dreams”, “The Chain” (única canción del disco compuesta por los 5 miembros de la banda) y la ya mencionada “Go your own way”.

A 40 años de esa teleserie que se convirtió en un disco, es hora de escucharlo de nuevo.


Sobre el autor: