*

Culto
André Letria, ilustrador portugués: “El futuro de los libros pasa por trabajarlos como objetos de arte”

André Letria, ilustrador portugués: “El futuro de los libros pasa por trabajarlos como objetos de arte”

El fundador de Pato Lógico no cree en la metamorfosis digital del libro y cuenta que reclutó a la ilustradora chilena Paloma Valdivia.

En la última Feria del Libro Infantil de Bolonia había un nombre que se repetía como un mantra entre los escritores, ilustradores y editores que llegaron hasta la antigua ciudad italiana a participar del encuentro de literatura para niños más importante del mundo. Pato Lógico, decían, y aunque muchos no tenían claro si el nombre de la editorial lusitana hacía referencia a un pato con aire intelectual o a la condición de enfermo, podían pasarse horas hojeando los libros de uno de los catálogos más innovadores en este ámbito.

André Letria (44) estuvo en la cita boloñesa y más tarde recaló en Chile, donde ha dictado charlas y ha participado en encuentros y talleres (incluido el III Seminario Internacional “¿Qué leer? ¿Cómo leer? Lectura e Inclusión”, organizado por el Mineduc y la UC). Es el fundador de Pato Lógico y uno de los ilustradores protugueses más reconocidos, ganador de una docena de distinciones entre las que se cuentan el Premio Gulbenkian, el Premio Nacional de Ilustración de Portugal y el Premio de Excelencia en Ilustración, otorgado por la Society for News Design (EEUU).

Fundada recién en 2010, Pato Lógico suma ya 40 títulos y, pese a ser una editorial independiente que publica y distribuye en Portugal, su participación en las ferias infantiles más importantes y la compra de derechos de sus libros por parte de otras editoriales, le han valido un reconocimiento mundial. Por citar un ejemplo, el título Si yo fuese un libro, de Jorge y André Letria (padre e hijo), ha sido traducido a 15 idiomas, incluyendo el inglés, el francés, el coreano y el chino.


-¿Cuál es el secreto del éxito de Pato Lógico?

-A mí me sorprende la buena llegada que hemos tenido. Desde el inicio hemos procurado trabajar libros en formatos poco convencionales. Y ya el primer año que estuvimos presentes en Bolonia, editoriales de distintos lugares del mundo se nos acercaron para comprar muchísimos derechos de nuestros libros. ¿Cuál es la explicación? Siento que tiene que ver con que tenemos un catálogo muy cuidado, una producción pequeña. A cada libro le dedicamos mucho tiempo: los trabajamos como obras muy personales, con una atención mayor al diseño. Por lo mismo, no son los libros de consumo rápido a los que se orientan las grandes editoriales.


Letria lleva 25 años trabajando como ilustrador, pero sólo con la fundación de Pato Lógico ha podido trabajar con una profunda libertad creativa, tanto en lo que se refiere a sus propias obras como en su condición de director artístico de todo el catálogo. Libros que se despliegan como un acordeón en una docena de láminas sin texto (colección Desconcertina), obras enciclopédicas que prescinden del tono académico y ocupan el humor y lo lúdico para abordar un tema (colección Atividários), guías muy personales ilustradas y pensadas por ilustradores (colección A minha cidade) son algunos ejemplos de lo que hace Pato Lógico.

Precisamente en esta última colección es donde debutará el próximo año la chilena Paloma Valdivia: “Ya tenemos cuatro ciudades en el catálogo -Madrid, Viseu, Edimburgo y Beja- y queremos agregar Santiago. Es un formato desplegable que contiene 12 sitios, no necesariamente turísticos, pero que sí sean los favoritos del ilustrador. Puede ser su librería predilecta, el café donde le gusta tomar el desayuno, un parque. Esperamos tener listo el libro para la próxima Feria de Bolonia”.

-Letria no sólo admira el trabajo de Paloma Valdivia. También conoce y celebra lo que hace Sol Undurraga, radicada en Berlín, y quien podría ser la segunda chilena fichada por Pato Lógico.

-Una de las obras insignia de la editorial lusitana es Mar, distribuida en Chile por Ekaré. Con textos de Ricardo Henriques e ilustraciones del mismo Letria, es un libro temático que combina definiciones repartidas en orden alfabético en torno al mar, dibujos y actividades. Ganador de media docena de premios -entre ellos, el Bolonia Ragazzi Award 2014-, tiene una mirada nada de convencional. “Sí, porque te encuentras con definiciones de palabras como barba, que a primera vista nada tiene que ver con el mar. Pero está ahí porque la mayoría de los grandes marineros tenían barba. Entonces, sugerimos como actividad imprimir fotos de tus parientes, incluidas mujeres, y dibujarles barbas para convertirlos en grandes marineros”.

-Son textos exquisitos, llenos de humor, donde pueden encontrarse desde el bacalao hasta la forma en que los heladeros vocean sus productos en la playa, pasando por un poema de Pessoa o la tragedia del Prestige.

-Pero Pato Lógico también está definido como un proyecto educativo y en ese plan es fundamental la labor en bibliotecas y colegios, algunos de ellos ubicados en zonas alejadas de los centros culturales. En este sentido, Letria cree que los libros pueden cambiar el mundo personal de los lectores, sobre todo los niños, aunque entiende que el gran cambio pasa hoy por la exposición de éstos a los contenidos que ofrece el mundo digital.

-Quizá el futuro del libro está precisamente ahí, en una pantalla.

-No creo. Las fórmulas para pasar del papel a lo digital no han sido satisfactorias. No creo que sea un cambio natural. Para mí, el futuro de los libros, la posibilidad de que sigan siendo objetos interesantes y atractivos, pasa por trabajarlos como objetos de arte. Si el mundo editorial avanza en esa dirección, el libro puede estar tranquilo.

Sobre el autor: