*

Culto
LCD Soundsystem: recuerdos del futuro

LCD Soundsystem: recuerdos del futuro

LCD Soundsystem juega con la memoria emotiva, la familiaridad, el voltaje transformado en música como un latigazo bailable.

El regreso de LCD Soundsystem después de siete años sin nuevas canciones semeja una carta con varios destinatarios fantasmales. Declaraciones abiertas, alusiones directas, una sinceridad brutal a ratos en un disco que transcurre en Nueva York como si fuera una película de Woody Allen con historias independientes, canciones enhebradas mediante el pálpito de una urbe inigualable, magnífica y también sórdida.

“Oh Baby”, la primera, homenajea a “Dream baby dream” de Suicide, a propósito de la muerte de Alan Vega en julio del año pasado, voz de aquellos pioneros de un minimalismo electrónico de ensueño y violento fraguado en la Gran Manzana. El clic inicial, la masa de sonidos sintetizados algo rudimentarios hace la reverencia a Suicide. Luego decanta ese detalle que siempre ha permitido a LCD Soundsystem surfear con clase el revivalismo, una especie de magnificencia melancólica, una tristeza bailable en sordina acá expresada en suaves estallidos de connotaciones orgásmicas.

En “Other voices” ingresa una de las figuras estelares sino la central del álbum: David Bowie. James Murphy, el líder de LCD Soundsystem, estuvo a punto de producir Blackstar (2016). Finalmente solo hizo algunas percusiones y entre conversas, Bowie lo alentó a reformular la banda separada en 2011, detalle citado hacia el final del tema. En “Call the police” habla del mítico viaje y residencia del astro británico en Berlín. En “Black mirror”, una suite de sintetizadores en función de una elegía, adopta un tono más íntimo definiéndolo entre un amigo y un padre. Más allá de las líneas, el sonido en esos y otros cortes como “Change yr mind” hacen eco de la transformación de Bowie en la ciudad símbolo de la Guerra Fría: guitarras quejumbrosas, baterías reverberantes, los sintetizadores creando la sensación de un futuro pensado hace mucho, la alienación narcótica en una ciudad dividida.

“How do you sleep?” es el corte más duro y está dedicado a Tim Goldsworthy, el músico electrónico inglés con el que Murphy fundó DFA Records junto a Jonathan Galkin, relación que terminó con una demanda del sello en 2013 en contra de Goldsworthy por enriquecimiento ilícito. Se trata de un in crescendo orquestado con dureza, golpes de sonido electrificado, una música áspera y bailable para una voz que alega desde lejos apuntando una vida errática espolvoreada en cocaína.

LCD Soundsystem juega con la memoria emotiva, la familiaridad, el voltaje transformado en música como un latigazo bailable. Ensamblan esos sonidos y ritmos que ya conoces, todo como si fuera la primera vez. Un ligero embuste que resulta de maravillas.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras