*

Culto
Arte Al Límite revela su colección de 100 obras

Arte Al Límite revela su colección de 100 obras

La revista de arte contemporáneo de Ana María Matthei celebra sus 15 años de trayectoria, desde el 7 de septiembre, con cinco muestras paralelas donde exhibirá por primera vez su acervo privado en espacios como Fundación Telefónica y Posada del Corregidor.

Apostar y reinventarse. Esas han sido las consignas que durante las últimas dos décadas han acompañado el trabajo de la galerista Ana María Matthei, quien en 2008 decidió cerrar su espacio de arte contemporáneo para consolidar su otro proyecto paralelo: la revista Arte Al Límite que en 2002 nació para difundir a los creadores locales y latinoamericanos en un escenario global. Hoy con 15 años, la publicación se alza como la única de su especie en Chile, con una circulación que la ha tenido participando en las más prestigiosas citas del mercado del arte como las ferias Art Basel, ArteBa, ArtBo, Feria Maco y Pinta.

Sin embargo, más allá de la simple difusión, el proyecto continuó impulsando el cariz de coleccionista de su fundadora, a través de la reunión de un acervo que se exhibirá por primera vez a público desde este jueves en cuatro sedes de la capital, a través de exposiciones y charlas gratuitas.

La muestra central que se desplegará en la Fundación Telefónica tiene la curatoría de la argentina Marisa Caichiolo, quien seleccionó las obras de más de 60 artistas de la colección, mezclando fotografía, pintura, instalación y escultura. “Me parece que lo más importante de esta colección es su diversidad y amplitud de mirada. El eje más claro es tener a artistas contemporáneos con una carrera internacional, en ese sentido es una exposición muy educativa, porque da cuenta de un panorama actual”, dice Caichiolo.

El recorrido se abre con la instalación del cubano radicado en Miami, Antuan Rodríguez, quien exhibirá una serie de pushing ball, cada uno con la cara impresa de una figura política controvertida. La obra que data de 2004 y que se ha exhibido en países como EE.UU., Canadá, llega ahora a Chile en una versión que incluye las imágenes de Donald Trump, Vladimir Putin, Kim Jong-un, Fidel Castro y Nicolás Maduro. “Creo que el arte se manifiesta de dos formas, una es pasiva a través de la contemplación y otra es activa por medio de la activación del público. Mi obra apela a esto último, pero no en el sentido de promover la violencia; más bien la veo como un proyecto de sanación, donde estás bolsas actúan como receptáculo del sentimiento del público”, dice Antuan, quien viene invitado a montar la obra y dictar una charla el próximo 14 de septiembre, a las 10 horas en Fundación Telefónica, junto a otros artistas latinoamericanos, como Diana Drewn de Colombia y Sol Mateo de Bolivia. Todos ellos también participan en la curatoría de Caichiolo.


Las fotos de camuflaje de la artista peruana Cecilia Paredes.

“Hay algunos que abordan temáticas más conceptuales, que se relacionan con el espacio y en ese sentido son más políticos; otros en cambio tienen una obra donde el poder es lo estético”, afirma la argentina. En el primer grupo están los colombianos Diana Drews, que exhibirá su instalación con 28 sillas de un jardín que dejó de existir y que apela a la memoria y la infancia; y Federico Uribe que se ha hecho conocido por utilizar balas para construir complejas esculturas de animales; y el cubano Adonis Flores con una obra fotográfica que juega con los estereotipos de los militares y la autorepresentación.

Entre los chilenos, Caichiolo destaca a la artista de performance Eugenia Vargas Pereira, quien trabaja con temas como el cuerpo, la identidad, la degradación y la muerte. “Estoy trabajando mucho con ella para el extranjero, hice la curatoría cuando participó en la Bienal de Marruecos y también es una de las artistas presentes en la muestra Radical women en el Museo Hammer de Los Angeles donde también está Cecilia Vicuña, Paz Errázuriz y Catalina Parra. Ella viene de los 80, su trabajo es notable, pero no es muy conocido dentro de Chile, me parece muy bien que esté representada en esta colección”, dice la curadora, quien también seleccionó trabajos de artistas más jóvenes como Mariana Tocornal, Alejandro Leonhart, Cecilia Avendaño y Daniela Kovacic. Además, la argentina radicada en Los Angeles inaugura el 19 de octubre una curatoría con la obra del chileno Norton Maza en el Musa de Guadalajara.


Cruce de nacionalidades

Paralelo a la muestra en Fundación Telefónica, el resto de la colección de Arte Al Límite se reparte en otras sedes con curatorías individuales. Desde el 7 de septiembre en la Fundación Cultural de Providencia se expondrá la obra fotográfica del español Lluis Barba, junto a la del peruano Christian Fuchs, quienes coinciden en el tratamiento del retrato pero desde distintas aristas. Mientras el primero hace un guiño al arte pop y cuestiona los íconos de Hollywood, el segundo reinterpreta en clave contemporánea las imágenes de los héroes patrios y de la élite del siglo XIX.

El artista colombiano Maquiamelo, considerado un provocador por su obra de cabezas reducidas replicando la técnica de los indios jíbaros del Amazonas, se toma ahora la sala de fotografía de la Estación Mapocho, esta vez con una serie de retratos que alude a la condición de vivos/muertos de las divas y famosos de la cultura universal. Compartiendo espacio, pero con una línea totalmente distinta, la chilena Paula Swinburn expone pinturas abstractas, donde el color es el motor del movimiento y el volumen en cada óleo.


La obra del colombiano Maquiamelo en Estación Mapocho.

En tanto en la Posada del Corregidor habrá cuatro artistas divididos en dos exposiciones: Lo que esconde la belleza, que une la obra de la alemana Heide Hatry y el boliviano Sol Mateo, quienes trabajan en torno a la ética y los conflictos sociales, la belleza y el cuerpo femenino; y Entre náufragos y luces con los chilenos Ismael Frigerio y sus pinturas que reivindican la identidad latinoamericana y Camila Lobos, quien realiza un trabajo conceptual y minimalista, basado en el trabajo con el público y las reflexiones morales del ser humano.

Además, el 9, 12 de septiembre y el 5 de octubre, la artista colombiana Adriana Ramírez realizará una obra interactiva en las comunas de Providencia y Santiago (lugares por definir) donde invita a los transeúntes a participar en un juego del lenguaje que permite reflexionar sobre el poder del pensamiento y las palabras.

“Por lo general el coleccionismo privado es a puerta cerrada, muy pocas veces la gente sabe lo que los coleccionistas tienen. En ese sentido que esto se haga público también es bueno para los espectadores chilenos, es con estas iniciativas que el arte se vuelve más democrático”, dice Caichiolo.

Para el cubano Antuan, Arte Al Límite se ha destacado por apostar por la carrera de artistas que de a poco se han ido consolidando en la escena regional. “Mi obra fue portada de la revista en sus primeros años, por allá en 2004 y me sorprendió que se la jugaran por una imagen que no era fácil. Me gustó ese riesgo”, dice Antuan.

Sobre el autor: