*

Culto
Sexo y poder en Nueva York: David Simon regresa a HBO con The Deuce

Sexo y poder en Nueva York: David Simon regresa a HBO con The Deuce

El primer capítulo de la serie se estrenó el lunes por HBO Go. Al cable llega el 17 de septiembre.

Baltimore, Nueva Orleans y ahora Nueva York. Algo le llama la atención a David Simon la realidad, y sobre todo la crónica roja de las urbes estadounidenses. No es de extrañar que antes de haber transformado a su serie The Wire en una de las producciones televisivas más aclamadas de todos los tiempos, Simon haya sido periodista policial.

En sus proyectos televisivos -siempre en HBO-, la ciudad donde se desarrolla la historia es igual de importante que los mismos protagonistas. Si en The Wire (2002-2008) las calles de Baltimore acompañaban a policías y criminales, y la Nueva Orleans post huracán Katrina era el centro de Treme, en The Deuce, su nueva serie para la cadena de cable (co-creada junto a su colaborador habitual, George Pelecanos), la Gran Manzana, específicamente el barrio de Times Square, es la base para una historia de sexo, violencia y luces de neón.

Si bien la producción debutará recién el 17 de septiembre en la televisión lineal, el primer capítulo está disponible desde el lunes a modo de preestreno en la plataforma de streaming HBO GO.

La serie se centra en el surgimiento de la industria del porno en Nueva York, desde principios de los 70 hasta mediados de los 80. Pero el primer episodio, de extensos 85 minutos, no entra de lleno en la historia, sino más bien se encarga de introducir el contexto de Manhattan en 1971 que permitió a la pornografía transformarse en un imperio. El capítulo cuenta con la dirección de Michelle MacLaren (Breaking bad, Game of thrones).

Como la mayoría de las historias de Simon, The Deuce es un relato coral, siguiendo a múltiples protagonistas. Vincent Martino (James Franco, quien también dirige dos episodios de la temporada) es un carismático pero financieramente inestable barman que abandona su trabajo en Brooklyn para dedicarse exclusivamente al restaurante que maneja en Manhattan. Su relación con su fiestera esposa y madre de su hijo, Andrea (Zoe Kazan), no es de las mejores, y su hermano gemelo Frankie (James Franco de nuevo) termina arrastrándolo hacia problemas con la mafia.

Eileen (Maggie Gyllenhaal) es una hábil prostituta con un hijo y que trabaja bajo el nombre Candy, rehusándose a tener un proxeneta, quedándose con todos sus ingresos, y Abby (Margarita Levieva) es una ambiciosa estudiante universitaria que sabe usar su sexualidad a su favor. A todos los rodea un entorno donde la línea entre criminales y policías es borrosa, los proxenetas y las drogas -más la violencia que conllevan- dominan la vida nocturna.

A todos los personajes los une además el conocimiento de una verdad fundamental: el sexo vende. Y la explotación de ese recurso es sinónimo de poder.

Sobre el autor: