*

Culto
Arquitectura hecha ciencia: la obra de Jenny Sabin

Arquitectura hecha ciencia: la obra de Jenny Sabin

Por primera vez una instalación del exitoso programa de arquitectura joven del MoMA de Nueva York llega a Chile en enero, al nuevo Mallplaza Los Dominicos. La autora da claves de su trabajo experimental que usa técnicas de robótica y modelos 3D.

Sus formas hacen volar la imaginación. De día parece la más intrincada y gigante de las telarañas; de noche luce más como una serie de estalactitas luminosas, suspendidas dentro de una cueva invisible. Es un mediodía soleado de agosto en Nueva York, y la arquitecta Jenny Sabin (42) recorre orgullosa la instalación Lumen, con la que este año ganó el YAP (Young Architecture Program), concurso dedicado a la experimentación joven impulsado por el Museo de Arte Moderno desde 1998, y que por estos días vive su cierre luego de tres meses abierta en la sede del MoMA PS1, del barrio Queens.

La propuesta de la arquitecta ha sido un éxito de público: unas 7 mil personas en promedio llegan los fines de semana a capear el calor y disfrutar de las fiestas de música electrónica programadas como parte del evento, además de las otras cientos que circulan durante la semana, por las dos plazas al aire libre donde se instaló la obra.

“La gente ama Lumen, ellos vienen a almorzar, traen a sus hijos, vienen los sábados a bailar, todo el mundo comparte y eso era lo que yo quería hacer, construir una atmósfera con la que las personas pudiesen realmente interactuar, darles una experiencia corporal”, comenta Sabin. “Estoy triste de que acabe, pero muy expectante por lo que ocurrirá en Santiago cuando lleve una nueva edición del proyecto”, agrega.

Justamente, Lumen será la primera obra del concurso YAP que llegue a Chile, en enero próximo al nuevo Mallplaza Los Dominicos, que acaba de abrir sus puertas esta semana en Avenida Parque Hurtado esquina Colón. La iniciativa es posible gracias a la alianza con la oficina Constructo, de los arquitectos Marcelo Sarovic y Jeanette Plaut, quienes desde 2010 realizan una versión local del concurso, la que se abre anualmente en marzo en el Parque Araucano (ver recuadro).

Sin embargo, la idea de traer una obra del concurso YAP surgió del propio equipo de Mallplaza, que invitó a La Tercera a conocer la obra de Jenny Sabin en Nueva York y que desde hace 12 años trabajan con espacios culturales como las Bibliotecas Viva y alianzas con el Teatro Mori y el Museo de Bellas Artes.

Su plan ahora es tener una programación estable con muestras internacionales en la plaza central de 900 metros cuadrados, al interior del edificio comercial. La exposición de apertura es del danés Thomas Dambo. “Nos interesa tener un espacio de constante transformación. Nuestro norte fue ir en busca de muestras con una visión de la cultura urbana, participativa y creativa, queremos que el visitante sea activo”, explica María Elena Guerrero, gerente regional de marketing.

Las intervenciones de YAP se usan para fiestas públicas en la plaza central del MoMA PS1 en Queens.

Unir ciencia y arte

Más allá de la experiencia y participación del público, la obra de Jenny Sabin se ancla en sus propias investigaciones sobre materiales que hace más de 12 años realiza en la Universidad de Cornell, donde es docente y mantiene el Sabin Design Lab, en el que trabajo junto a científicos, biólogos e ingenieros.

Lumen es el resultado de la combinación de modelos 3D basados en formas de la naturaleza y procesados por un moderno software, con el reciclaje de materiales que combinados forman una malla fotorreceptiva, que funciona como un panel solar: absorbe la luz del día y de noche brilla con colores lilas y rosas. Este trabajo en particular le ha llevado seis años.

“Lo que hacemos es innovar en aplicaciones de materiales a diferente escala, lo que ha dado lugar a reflexiones en torno a lo sostenible del medio ambiente. Me interesa cómo los edificios pueden comportarse como organismos, adaptándose a las condiciones ambientales”, explica la arquitecta que ha defendido desde Cornell la colaboración entre disciplinas y profesionales, ganando cuantiosos fondos para sus investigaciones.

Muchos ven este tipo de trabajos de espacios temporales más cercanos al arte que a la arquitectura. ¿Qué piensa usted?

Definitivamente es arquitectura, no estoy muy involucrada con el mundo del arte a pesar de que mi trabajo se exhiba en museos y galerías. De hecho me gustaría mucho ver cómo funciona en otros contextos públicos como colegios, parques u hospitales, creo que serían un aporte.

¿Qué significa para usted haber ganado el YAP?

Para mí es como cumplir un sueño, es un gran honor. Desde el comienzo el programa ha impulsado los trabajos experimentales hacia otra escala y los proyectos de espacio público, y Lumen ha cumplido a cabalidad, la gente realmente lo ha disfrutado. Es uno de los concursos más importantes del mundo y estoy muy satisfecha con el resultado.

Sobre el autor: