*

Culto
Supersonic: el documental sobre Oasis narrado por los Gallagher

Supersonic: el documental sobre Oasis narrado por los Gallagher

El 2016, fue estrenado el documental que retrata los inicios y el final del grupo ícono del brit pop de los 90. A 23 años de Definitely Maybe, el álbum debut de la banda británica, los conflictos que vieron nacer el grupo siguen presentes.

“Rock n’ Roll Star”, “Supersonic” y “Live forever” son tres de las once canciones que conforman Definitely Maybe, el álbum debut de Oasis publicado el 29 de agosto de 1994. Este hito de la historia de la música, fue recordado en la cuenta de Twitter de la banda, invitando a escuchar su edición remasterizada.

“Supersonic”, el sexto track del disco, fue el elegido para dar nombre al documental de la banda fundada -y en cierta forma destruida- por los hermanos Gallagher. Un retrato de la locura que implicaba ser parte de Oasis.

Knebworth, la localidad ubicada a unos 55 kilómetros al norte de Londres, es el lugar de inicio de este documental realizado por Mat Whitecross como director, y Asif Kapadia y James Gay-Rees en la producción.

En 1996, aquel lugar estaba colmado con 250 mil personas. Daban la impresión de ser la banda más importante del momento, y lo eran. Oasis, liderada por la voz de Liam Gallagher, y la guitarra y composiciones de Noel Gallagher, llegó a ser la banda británica más relevante de los 90 “después de The Beatles” como los calificaron en la prensa de la época.

Los hermano Gallagher desataron la locura a través de un género pop-rock que se anteponía al grunge nacido en Seattle. La música que cantaba a una generación desilusionada del sueño americano, contrastaba con las actitud rebelde de rockstar que versaba sobre las drogas, el alcohol y el deseo de hacer lo que se les ocurra en una sociedad conservadora.

“Oasis era como un Ferrari, genial mirarlo, genial conducirlo, pero giraba sin control cuando ibas muy rápido”, dice Liam Gallagher al inicio del documental. “Éramos chicos de un barrio pobre. Dos hermanos locos de atar”, recuerda Noel y agrega que “la fuerza de Oasis era la relación entre Liam y yo. También lo que enterró al grupo al final”, dice categórico, anticipando que si la banda murió es para no ser resucitada.

Luego, un salto hacia el pasado para comenzar la historia desde el principio.

“No sé por qué Liam y yo somos tan distintos, fuimos criados de la misma manera”, dice Noel. Y es que claramente sus diferencias prevalecen hasta el día de hoy. Su madre es la encargada de dar las distinciones en sus primeros años de vida: “Noel siempre estaba callado, en su habitación escribiendo o con su guitarra”, mientras que para Liam solo usa el calificativo “engreído”.

Si bien, Noel mostró desde la niñez su interés y talento por la música, el documental muestra que fue junto a Liam que logró concretar aquel sueño adolescente de tener una banda real. Incluso su madre estaba sorprendida por el interés de Liam en la música, pero él quería ser famoso y lo iba a lograr.

Junto a “Bonehead” y “Guigsy”, como eran apodados Paul Arthurs y Paul McGuigan respectivamente; pusieron el primer ladrillo a la construcción de Oasis. No fue fácil, por largo tiempo buscaron la chance para grabar un disco que los lanzara mágicamente al éxito. Aquella oportunidad llegó con “Live forever” de la mano de Noel Gallagher, el autor tras casi todas las canciones.

Es por medio del testimonio de los hermanos Gallagher y sus canciones más reconocidas, que los cineastas a cargo del documental Amy fueron configurando Oasis: Supersonic, una suerte de testimonio oficial y definitivo de la banda británica.

Este material audiovisual ensambla cada pieza de la historia que comenzó en la niñez de los hermanos Gallagher y culminó en 2009. Las entrevistas realizadas a Noel y Liam, son la columna vertebral de esta producción que se complementa con videos caseros, registros de conciertos, conferencias de prensa y archivos de los distintos medios de comunicación.



Pero el principal enfoque no es Oasis como una oda a su arte musical. Es más bien, el cómo unos chicos de Manchester alcanzaron el sueño de ser “rockstars” por unos años, para luego caer estrepitosamente contra el suelo a causa de la misma fórmula que los llevó a la cima: la lucha eterna de egos.

La difícil relación entre Liam y Noel se toma el papel protagónico: escándalos por drogas, diferencias creativas y eternas peleas sin sentido; son retratadas en la pieza cinematográfica. Si algo deja en claro Supersonic, es que Noel, con sus composiciones y guitarra, era la mente y alma artística de Oasis; y Liam, la voz y personalidad irreverente.

Si bien fue la tensión entre ellos la que terminó con el grupo, no hubiesen podido triunfar si faltaba uno de ellos.

Oasis: Supersonic está disponible en Netflix.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov