*

Culto
Akira está en todo lo que ves

Akira está en todo lo que ves

El 4 y 5 de septiembre, Cinemark exhibirá en pantalla grande a este clásico del ánime; uno que ha sido referente desde para Michael Jackson hasta Stranger Things.

Cuando se estrenó Stranger Things, la serie de Netflix sobre un grupo de amigos en los 80 y los misterios que suceden en su pueblo, mucho se habló de la influencia que tenían distintas producciones y películas en ella. Pero hubo una influencia clave de la que no se dijo mucho: Akira.

Escrita y dirigida por Katsuhiro Otomo, basada en el manga del mismo nombre, la película Akira trataba sobre dos amigos, Testsuo y Kaneda, pertenecientes a una banda de motociclistas en una distopía llamada Neo Tokio; situaba a los personajes en el 2019, 31 años después de que estallara la Tercera Guerra Mundial. El gobierno tiene bajo control y estricta manipulación a algunos niños esper, es decir, niños con poderes telequinésicos y paranormales que tenían directa relación con la explosión que había sucedido en Tokio.

¿Les suena similar? Basta ver a Eleven en el primer capítulo de Stranger Things para darse cuenta que es una niña esper, igual a los de Akira, y basta seguir viendo la serie para notar que al igual que en la película de los ochenta, es parte de un programa del gobierno donde se manipula este tipo de niños para fines gubernamentales.

Akira es considerada un clásico de la animación, e incluso quizás una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos. Con un presupuesto elevadísimo y nunca antes visto en el medio, para realizarla se unieron las compañías más importantes de animación japonesa y crearon una visualidad que no se había visto antes. Fue también la puerta que abrió el camino del animé para realizaciones más adultas en el mundo occidental.

Porque en occidente se veía Speed Racer y Candy, quizás, pero fue con Akira que el otro lado del mundo se dio cuenta de que el animé no era un género para niños, sino una herramienta de creación como cualquier otra. Fue después de Akira que aparecieron productos insignes de la animación japonesa como Cowboy Beebop, Ghost in the Shell y Neon Génesis Evangelion, que fueron un éxito y referentes tanto en oriente como en occidente.

A cualquiera que le guste el animé se le ha cruzado Akira por la vida; es por ejemplo una de las películas de Kanye West (junto a Petróleo Sangriento), y le rindió un evidente homenaje en el video de “Stronger”, una de sus primeras colaboraciones con Daft Punk. En él se muestra como West es manipulado en un laboratorio en un Tokio, con motociclistas, luces y ese color rojo tan característico de Akira, quizás tanto como el rojo de Ferrari o el rojo Valentino.

La influencia de Akira aparece de forma sutil en lugares impredecibles, como en “Scream” de Michael y Janet Jackson; su director afirmó que Akira fue una influencia que quisieron mantener solapada para tener más libertades a la hora de hacer el video. Aparece de además forma obvia en videos como el de “Midnight City” de M83, donde se ve a un grupo de niños con poderes telequinésicos dejar un pequeño caos en el mundo.

Akira, además, tiene un arte y una música dignos de premios Oscar. No hay que ser fan del animé para ver la película, ni tampoco se debe ir muy lejos. La película está completa en youtube, en Netflix y este lunes 4 y martes 5 de septiembre Cinemark dará un ciclo donde mostrará Akira en pantalla grande e idioma original.

Si se quiere entender mejor la ciencia ficción de hoy, es hora de ver Akira.

Sobre el autor: