*

Culto
Ritmo y la Internet: los enemigos de Game of Thrones

Ritmo y la Internet: los enemigos de Game of Thrones

La serie cierra mañana su temporada más vista con algunos dolores de cabeza dentro y fuera de pantalla.

Si de popularidad se trata, Game of thrones está en su mejor momento. Su séptima temporada ha sido -por lejos- la más vista de todas. Si de emociones se trata, tampoco se queda corta (alerta de spoilers): desde el primer y esperado cara a cara entre Jon Snow (Kit Harington) y Daenerys (Emilia Clarke), hasta la batalla con los Caminantes Blancos del episodio seis, la serie ha mantenido la consigna de su sexta temporada de mostrar una historia más acontecida y cargada a la acción, ya que desde el año pasado ya ocupó toda la historia de los libros de George R.R. Martin.

Pero también ha sido una temporada también irregular para la serie de HBO, que termina su séptimo ciclo mañana a las 22 horas. Tanto fanáticos como la prensa especializada han cuestionado el nuevo ritmo de la serie, mucho más acelerado en un año en que duró sólo siete capítulos, en vez de los diez de ciclos anteriores, y considerando que la serie terminará tras su próxima temporada (que podría no llegar hasta 2019). El punto más controversial se vivió en el episodio del domingo pasado, cuando una serie de personajes lograban cruzar distancias increíbles en lo que parecieron menos de 24 horas. El mismo director del capítulo, Alan Taylor, intentó explicar posteriormente en una entrevista la cronología.

Pero si el tiempo ha sido el mayor enemigo de esta temporada de Game of thrones en la pantalla, fuera de esta enfrentó una amenaza aún más compleja: la Internet.

HBO sufrió en julio un ataque cibernético por un grupo de hackers que no sólo filtraron imágenes del cuarto episodio de este ciclo de la serie, sino también capítulos enteros de otras producciones de la señal como Ballers y Curb your enthusiasm. Y fue el mismo canal el que cometió un error que sólo empeoró las cosas: el sexto episodio fue emitido accidentalmente por la plataforma HBO Go en España casi una semana antes de lo programado, siendo reproducido online en el mundo.


Problemas en Chile

La relación de HBO Go y Game of thrones tampoco fue la mejor ni en Chile ni en Latinoamérica. En junio, la plataforma empezó a funcionar a nivel nacional y en varios países del continente como un servicio separado de la suscripción del cable. En su anuncio, destacaba el lanzamiento de la aplicación poco antes del estreno de la temporada de la serie, que a través de la plataforma se podría, en teoría, ver al mismo tiempo que en el cable.

El servicio falló su prueba de fuego. Durante todo el ciclo, buena parte de sus suscriptores -cuesta $7.700 al mes- veían cómo la aplicación fallaba todos los domingos, haciendo imposible ver los episodios hasta horas después de su emisión. La compañía nunca ofreció una explicación definitiva al problema. Si bien HBO se disculpó por las fallas del servicio a fines de julio, también llamó a los usuarios a tomar medidas que “faciliten su experiencia”, como asegurarse que no hubiera sesiones de la plataforma funcionando en múltiples dispositivos. La explicación resulta muy parecida a la que emitió HBO Now, el símil de HBO Go en Estados Unidos, a principios de 2015 cuando fue lanzada en ese país y presentaba problemas similares.

Sobre el autor: