*

Culto
Odd Future: derribando el tabú de la homosexualidad en el rap

Odd Future: derribando el tabú de la homosexualidad en el rap

En una industria que históricamente ha pasado por alto a la comunidad LGTB, se ilumina con nueva música de Tyler The Creator y sus compañeros de Odd Future.

La industria del rap y del hip hop ha sido, históricamente, una que ha pasado por alto a la comunidad LGTB, como si la diversidad sexual no tuviera que ver con el rap. La única forma en que se ha tratado el tema es quizás desde la homofobia, porque el rap siempre ha sido un género donde la masculinidad o la idea tradicional que hay de ella es uno de sus estandartes. Si bien al principio el rap tenía ribetes más socioculturales en las temáticas de sus letras con grupos como NWA o Public Enemy -que hoy quizás podemos encontrar en Kendrick Lamar-, a medida que el estilo se fue apoderando de la cultura y ganando terreno para ser masivo, los temas fueron tornándose hacia el dinero, mujeres, racismo y, una que otra vez dependiendo del rapero, injusticias sociales. Pero de ser gay, nada.

Aunque es evidente que hay raperos gays o queer o bisexuales, estos han tenido que pasar desapercibidos, o incluso han tenido que permanecer dentro del closet para no perjudicar sus propias carreras. Hay incluso un término, Down Low, que se refiere a hombres de color que abiertamente son heterosexuales pero que se acuestan, a espaldas de sus mujeres, con personas de su mismo sexo.

En ese contexto, Odd Future se presenta como un colectivo clave para derribar el tabú de la homosexualidad en la industria del rap y del hip hop. Si bien ha habido otros raperos abiertamente homosexuales desde los 2000, son tres las piezas clave del colectivo formado el 2007 en Los Ángeles, que han ayudado a abrir los ojos de la industria y a desmitificar el tema.

Conformado por 10 jóvenes que fueron yendo y viniendo del colectivo hasta su disolución el 2015, Odd Future recibió a Tyler The Creator, Frank Ocean y Syd Bennett quienes han puesto en la palestra masiva el tema.

Al principio se criticó a Tyler The Creator por tener algunas letras homofóbicas y usar términos como “faggot” (maricón) o “gay”; él explicó que “es como si tu me dijeras “nigger” (negro), me da lo mismo. Quizás a otros les moleste de forma más grave pero a mí no me puede importar menos”. Cuando la prensa seguía mirándolo con suspicacia (siendo que ya había apoyado a la comunidad LGTB con una línea de ropa al respecto), Tyler sacó su cuarto disco hace unas semanas (el muy buen Scum Fuck Flower Boy), donde en una de sus letras, “Ain´t Got Time!”, dice “Me he estado besando con chicos blancos desde el 2004”. Luego comentó en una entrevista que había tenido un pololo a los 15. La prensa se llenó de titulares sobre si era gay o no, resurgiendo en Internet las veces que Tyler the Creator había comentado su bisexualidad o más bien, que qué importaba su sexualidad y las definiciones.

Y está Frank Ocean. Si bien tampoco es un activista de la causa, salió abiertamente del clóset el 2012, con un post de tumblr donde terminaba diciendo que por fin se sentía un hombre libre. El mismo año Frank Ocean había sacado su disco debut, channel ORANGE, por el que fue nominado a 6 premios Grammys, incluyendo Mejor Artista Nuevo. Cuando apareció el post de tumblr fue justamente Tyler uno de los primeros en apoyarlo públicamente.
La industria del hip hop ha sabido entender que usar términos como “Bitch” (Perra) o “Faggot” cada 3 palabras en las letras no ayuda en nada y sólo deteriora a la cultura, más que mejorarla. Es por eso que un artista de la talla de Frank Ocean adquiere otra capa de importancia. No sólo hizo un disco bueno, sino que el año pasado, 4 años después de su debut, volvió a deleitar al público y la crítica con su segundo álbum, Blonde. Ejemplos como ese sirven para que otros jóvenes que amen el estilo musical se puedan identificar en la cultura hip hop, expresarse y participar.

Vale decir que los mixtapes y discos que se grabaron en un principio como Odd Future fueron en su mayoría hechos en el estudio que había armado Sydney Bennett en su casa. Syd fue la única mujer del colectivo y ha sido abiertamente gay desde siempre pero teniendo menos focos sobre ella que sus compañeros de colectivo. Esto comenzó a cambiar cuando formó The Internet, banda de soul y hip hop, con la que el 2015 fue nominada a un Grammy. Al ser consultada por su orientación sexual, Syd dijo en una entrevista “no quiero ser una cantante gay, quiero ser una buena cantante, canto sobre ser mujer, que es lo que sé y nunca he querido que mi sexualidad sea por lo que se hable de mi”. Tiene razón, pero en una industria como la del rap, es bueno que se sepa que la comunidad LGTB tiene un lugar, como en todas partes.

Sobre el autor: