*

Culto
Leonora Djament, directora editorial de Eterna Cadencia: “Editar es una forma de amplificar debates, discutir, escuchar”

Leonora Djament, directora editorial de Eterna Cadencia: “Editar es una forma de amplificar debates, discutir, escuchar”

Fundó con Pablo Braun la editorial Eterna Cadencia, uno de los más singulares sellos independientes a nivel latinoamericano. Mañana, Leonora Djament dará una conferencia sobre ensayo y mesianismo en la Cátedra Abierta en homenaje a Roberto Bolaño de la UDP. Mientras, conversamos de libros, edición y autores.

—En un punto podría decir que lo que nos interesa del ensayo y de la narrativa es lo mismo: escrituras que nos importen, que nos desafíen como lectores, que nos hagan repensarnos nuestra vida, nuestra sociedad.

Quien responde es Leonora Djament, académica y directora editorial de Eterna Cadencia, el sello argentino que sostiene un catálogo parcelado entre la narrativa latinoamericana y el ensayo filosófico, publicando a autores como Juan Rulfo, Margo Glantz, Juan Carlos Onetti, James Joyce, Gretel Adorno, Sylvia Molloy o Walter Benjamin.

—La narrativa lo hace con ciertas herramientas y el ensayo con otras, pero no dejamos de leer en ambas las mismas obsesiones. De hecho ambas líneas se iluminan mutuamente: las novelas de Lina Meruane o Gabriela Cabezón Cámara, por poner un ejemplo, escenifican modos de pensar el cuerpo o la enfermedad en América latina, mientras que los libros de ensayos Gabriel Giorgi o de Daniel Link reflexionan sobre esas concepciones.

—¿Qué es la directora de una editorial, una escritora frustrada o una lectora voraz?

—Ni una cosa ni la otra. Imagino la edición como un modo de pensar y actuar, además de una forma de ganarse la vida, claro.

—Parafraseando a Damián Tabarovsky, ¿editar es una forma subrepticia de opinar sobre el estado de la cultura contemporánea?

—Editar es una forma de amplificar algunos debates, iniciar otros, discutir, escuchar…

—Al momento de publicar, ¿es importante saber lo que piensa un escritor, cuál es su actitud política o vital?

—Quiero creer que la literatura o el ensayo tienen su propia actitud política y vital y esa es la que verdaderamente nos importa a la hora de publicar un libro.

—Imagino que detrás de la edición de un libro hay otros que no se escogen. ¿Cómo funciona tu radar? ¿Hacen encargos, reciben manuscritos?

—De todo un poco: llegan manuscritos, nos acercamos a autores, hablamos con agentes, amigos, editores, vamos a ferias, etc. Uno de los aspectos más fascinantes de la edición para mí es el azaroso camino por el que llegan o uno se encuentra con algunos libros.

—Diamela Eltit, Lina Meruane, Nona Fernández y Alejandro Zambra son algunos nombres que están en su catálogo, ¿qué les interesa de esos autores chilenos?

—Nos interesan varios aspectos. Por un lado, la lectura que cada uno hace de la dictadura militar. O, podríamos decir, el modo en que cada uno piensa los efectos de la dictadura en el presente: desde los vínculos intersubjetivos hasta la gramática y protocolos que las dictadura armaron; desde los modos de (intentar) reconstruir la memoria hasta los cuerpos disciplinados que nos dejaron.

—¿Tienen en mente publicar a otro escritor chileno?

—No por el momento, pero estamos leyendo escritores chilenos (y latinoamericanos) permanentemente.

—¿Podrías adelantarnos las novedades que preparan?

—Además de los libros que se están distribuyendo estos días (Yo el supremo de Roa Bastos, El astillero de Onetti, Nuestro mundo muerto de la escritora boliviana Liliana Colanzi –que viene para la FILSA-, la Correspondencia entre Scholem y Adorno, un Diccionario de separación –donde los autores reflexionan de la A a la Z y de una manera muy divertida qué es un sujeto pos-amoroso en la era de las redes sociales donde nadie puede olvidar a nadie-), hacia fin de año saldrá una nueva traducción de Roland Barthes por Roland Barthes –prólogo y traducción de Alan Pauls-, Escritos esenciales de Joe Brainard, Suicidio de Edouard Levé, La hora de los monos de Federico Falco y El hermano mayor, del escritor uruguayo Daniel Mella.


Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars