*

Culto
Red de Salas trae la nueva cinta de los Dardenne a Chile

Red de Salas trae la nueva cinta de los Dardenne a Chile

El jueves se estrena La chica desconocida, que estuvo en Cannes 2016, en el nuevo circuito independiente local.

La doctora Jenny Davin podría tenerlo todo. Le han ofrecido un cargo de importancia en un hospital de primera línea y sus profesores la tienen en el mejor de los escalones hacia la gloria de la medicina. Podría atender privadamente, ganar dinero e ir a Bruselas o, mejor, a París. En fin, la excelente internista que protagoniza la nueva película de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne podría ser todo eso, pero quizás esto ya no sería un filme de los belgas dos veces ganadores de la Palma de Oro.

Por el contrario, Jenny (Adèle Haenel) atiende una consulta dedicada a las personas con bajos recursos, vive en un barrio industrial de Lieja y cree en la medicina como una vocación irrenunciable.

Como La chica desconocida (2016) es un cinta de los Dardenne aquí no hay énfasis heroicos y Jenny practica, pero no predica. Una noche, sin embargo, falla: tocan insistentemente el timbre, pero es tarde y la doctora le dice a su ayudante que no abra, que un médico cansado está expuesto a dar malos diagnósticos. Al día siguiente se entera de que la persona que tocó en la recepción apareció muerta a orillas del río, con el cráneo fracturado, unas cuadras más allá. La policía le informa a Jenny que su rostro es el mismo grabado en el circuito de cámaras cuando, poco antes, tocaba el timbre.

Estrenada el año pasado en el Festival de Cannes, La chica desconocida es la cuarta película consecutiva de los Dardenne con una protagonista mujer tras El silencio de Lorna (2008), El chico de la bicicleta (2011) y Dos días, una noche (2014). Como esta última, que era protagonizada por Marion Cotillard, todo transcurre en muy pocos días: la doctora Davin, consumida por la culpa, se internará por todos los rincones del vecindario para saber la identidad de la mujer, próxima a caer en una tumba sin nombre.

La película, como todo el cine de los Dardenne, plantea una encrucijada moral, en este caso a partir de una reflexión de Jenny: “No puedo aceptar la idea de que a esa chica la entierren sin un nombre, nadie sabrá que está allí”. La cinta, además, pinta el fresco de cierta Europa pobre y triste de hoy: un africano con quemaduras graves que esquiva el hospital pues teme ser deportado, o una serie de pacientes jubilados, solitarios y olvidados por sus propias familias.

En nuestro país, La chica desconocida se estrena este jueves en el Centro Arte Alameda y desde el viernes también se dará en la Sala Radical y la Sala The Oz (Constitución). Después de Paterson de Jim Jarmusch, la cinta de los Dardenne es la segunda que trae a Chile la iniciativa denominada Red de Salas, que reúne a 9 cines entre Valparaíso y Puerto Varas.

Las películas que se darán a través del proyecto de la Red de Salas (que está financiado por el Consejo Nacional de la Cultura) escapan al circuito de las mutilases. “La red nace por la necesidad de recomponer una parte de la cadena productiva de exhibición de películas”, dice Claudio Pereira, vocero de la Red de Salas y gestor de Insomnia, en Valparaíso. “Los objetivos de la red son tres: poner en valor los espacios de exhibición, particularmente en regiones; obtención de contenidos diferentes, sobre todo cine latinoamericano y fuera de Hollywood, y promover la formación de espectadores”.

Sobre el autor: