*

Culto
The Defenders: un puño vigilante contra la fuerza de la mano

The Defenders: un puño vigilante contra la fuerza de la mano

Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Puño de Hierro al fin se reúnen. La ficción a estrenarse el 18 de agosto, se toma su tiempo para el arranque explosivo, pero lo vale con tal de ver cómo lidian entre ellos y contra sus enemigos.

Cada uno de ellos tuvo una temporada formada por 13 episodios, a excepción de Daredevil que contó con dos temporadas, y por ende, con 26 episodios. Es en Defenders que los cuatro héroes que protagonizaron sus respectivas ficciones -Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage y Puño de Hierro-, se reúnen para combatir como un equipo.

Sin embargo, no será fácil y no necesariamente por la complejidad que implica su enemigo común La Mano, la red de tráfico liderada por Alexandra Reid.

Si fueron capaces de protagonizar sus propias series, es porque tienen una historia y carácter fuerte que les permite marcar la diferencia. Tienen en común el poseer habilidades extraordinarias, las mismas que les aseguran que se pueden cuidar a sí mismos sin la necesidad de estar en un ‘equipo’, y la dosis de desconfianza suficiente como para querer trabajar solos.

De las cuatro entregas anteriores, Daredevil y Jessica Jones sacaron la cara por Netflix en el universo Marvel. No solo por ser las primeras en estrenarse, también por la calidad narrativas de sus tramas.

Pero Luke Cage y Puño de Hierro, redujeron la buena percepción del público. Sus historias fueron abordadas con lentitud, peleas escasas y efectos especiales desprolijos -en especial en el caso de Puño de Hierro-. Más bien parecía un intento por extender sus historias al máximo de tal manera que se justificaran 13 episodios establecidos por sus predecesores.

Defenders contará con ocho capítulos, en los cuales deben aprender a funcionar en conjunto a pesar de sus diferencias y choques de carácter, y desmantelar la red de tráfico y trata de personas que dirige La Mano, ahora con la ayuda de un arma humana: Elektra resucitada para ser usada como una herramienta asesina.

El arranque es lento. El primer episodio no es un comienzo explosivo que mágicamente muestra a los vigilantes de Nueva York reunidos, y tiene lógica.

Solo dos de ellos se conocían previamente: Jessica Jones y Luke Cage, ex amantes y compañeros en la persecución del villano llamado Killgrave. Los demás tenían como vínculo personajes secundarios que los unían: Claire Temple, una enfermera que de algún modo conocía a todos ellos, Jeryn Hogarth, la abogada de Dany Rand (Puño de Hierro) y la jefa esporádica de Jessica Jones, y Stick, el maestro de Daredevil.

La ficción se toma su tiempo para la transición de las historias individuales, al momento en que deciden trabajar en conjunto. Los retornos de cada personajes no son meras introducciones para mostrar al espectador en qué estaba cada uno de ellos, es la secuencia de eventos lógicos que derivan -y explican- el por qué deben aliarse. Son cuatro caminos que llevan a una misma intersección.

La propuesta visual por parte de sus directores Douglas Petrie y Marco Ramírez, se preocupa de conservar los colores esenciales de las cuatro series anteriores. El rojo (Daredevil), morado (Jessica Jones), amarillo (Luke Cage) y verde (Puño de hierro), se van intercalando dependiendo del personaje que se muestra en cada momento, y tiene sentido. Ellos mismos se ven como la única persona capaz de resolver el caso en el que trabajan y por ello, es natural que se conserve la estética que les perteneció hasta el momento del encuentro.

“De menos a más” es la mejor forma de describir el desempeño de Defenders. Con cada episodio, el enganche para ver el próximo episodio era cada vez mayor. En los primeros episodios la motivación era ver reunidos a los cuatro protagonistas, y posteriormente, el saber cómo se iban a enfrentar a esta villana aparentemente imperturbable, que no tiene nada que perder y apostó todas sus cartas a su cometido.

Si bien, Puño de Hierro fue el integrante menos alabado del equipo como héroe en solitario, es innegable que es él quien mantiene unido a los Defensores -o que al menos lo intenta-. Con su inocencia casi infantil que aboga por la paz y las buenas intenciones, Danny Rand asume en cierta forma el rol de ser quien plantea la razón de aquella alianza. Pero no está solo, a pesar de la desconfianza inicial de Luke Cage, nacida de su primer encuentro; este establece una buena relación con él y en cierta forma lo ayuda a mantener convencidos al resto.

Por su parte, la cuota de escepticismo la aportan Matthew Murdock (Daredevil) y Jessica Jones. El primero porque quiere mantenerse alejado de la resolución de problemas por medio de la violencia y no dentro de corte judicial; y la segunda porque “trabaja sola”, tan simple como eso. Jessica está acostumbrada a lidiar por sí misma con sus asuntos y desde siempre se ha negado a recibir ayuda de los demás. Su infancia traumática y la experiencia con Killgrave, la convencieron de que es mejor así.

La cohesión de los cuatro vigilantes, cómo coordinan sus personalidades fuertes, y la combinación de sus habilidades extra-humanas; son el eje central de esta entrega. Más que el peligro que pueda representar La Mano.

Defenders se estrena el 18 de agosto en Netflix.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov