*

Culto
María Eugenia Rencoret: “Los realizadores tenemos que preocuparnos de que la TV siga viva”

María Eugenia Rencoret: “Los realizadores tenemos que preocuparnos de que la TV siga viva”

Perdona nuestros pecados es la segunda teleserie nocturna de la creativa en el canal del Grupo Bethia, y ya promedia 27,2 puntos de rating, lo que la deja como lo más visto de nuestra pantalla. El avasallador éxito de la ficción es analizado por la directora general área dramática de Mega, quien piensa hasta en una tercera temporada.

Hay tres pilares fundamentales dentro del éxito de Mega como canal: Perdona nuestros pecados, Tranquilo papá y Verdades ocultas. Las teleseries de María Eugenia Rencoret marcan altas cifras de rating, lideran sus horarios y rompen récords de audiencia, como pasó hace unas semanas con Amanda, a las 15 horas, y como ocurre con la nocturna que protagonizan Paola Volpato, Alvaro Rudolphy y Mariana Di Girólamo. La noche del miércoles, por ejemplo, la ficción marcó 31,8 puntos de rating en promedio. No de peak, de promedio.

—Generalmente Perdona nuestros pecados no baja de los 30 puntos. ¿Pensó que llegaría a esas cifras?

Cuando pasa esto es cuando uno empieza a pensar: ¿la televisión está realmente en crisis? Si hay este nivel de números en las audiencias, es porque la gente quiere ver buena televisión y buenas producciones, y no hablo solo de teleseries, sino de productos en general. Creo que a la gente le gusta ver buena televisión, y somos nosotros los realizadores los que tenemos que preocuparnos de que la televisión siga viva.

—¿Y a qué cree que se debe tanto éxito?

Siempre he pensado que la base de cualquier producción exitosa es su historia, cómo se desarrolla, cómo está escrita, y el avance que va teniendo durante su desarrollo. Creo que esas son las cosas que más marcan a cualquier producción. Por supuesto que esta es una excelente historia desde su base. Se notaba, en un comienzo, que sería muy interesante de realizar. Después, su desarrollo ha sido excepcionalmente bueno.

—¿Por qué decidieron hacer una segunda temporada, cosa muy poco usual en nuestra TV?

Cuando empezamos a hablar de esta historia, la quisimos dividir en años, en temporadas, porque iban a haber saltos temporales, como está ocurriendo ahora. Al conversarlo sabíamos que esta teleserie da para mucho, que cada salto de época puede dar para una nueva temporada. Estuvo pensado de antes que saliera al aire que podía tener dos, y hasta tres, temporadas.

—¿O sea que es muy probable que tenga tercera temporada?

Puede ser, no es que eso esté ahora timbrado porque queremos ver si la historia da. Pero lo cierto es que hasta el momento ha dado mucha carne.

—¿Existe el temor de aburrir a la audiencia al alargar la historia?

Creo que las teleseries tienen ciclos, y creo que no es bueno seguir eternamente con una misma historia. Creo que dos temporadas es una buena medida, aunque eso ya es harto tiempo al aire.

Pero la gente nos ha acompañado, al igual que la sintonía, y eso es para nosotros muy atractivo, sobre todo para los guionistas, porque estás escribiendo algo que la gente realmente quiere ver.

—¿Cómo lo hace para no repetir la fórmula y no caer en lo mismo?

Siempre está el temor de repetirse, y el temor del fracaso. La vara queda alta cuando tienes altas sintonías como esta, y ahí está nuestro trabajo, seguir convocando gente, y hacer que la gente siga queriendo ver nuestras producciones. Ese es un gran desafío porque nadie tiene una bolita de cristal para tener asegurado el rating. Nuestra labor es tener el olfato más cercano posible con la audiencia, generar estudios, y poder leer, de alguna manera, lo que la gente quiere ver.

—¿Y qué hacen cuando una teleserie deja la vara muy alta, como ocurrió con Amanda?

Cuando tienes esos éxitos tan arrolladores, es lógico que uno entra con un poco de temor con lo que viene. Pero entras con la claridad absoluta que no vas a partir con el mismo rating que está dejando la anterior. Debes empezar de a poco. Hay mucha gente que queda viuda de las teleseries y que dicen que nunca más se meterán en una. Entonces debes convocar de nuevo, que vean la nueva producción, que no significa que sea más mala que la anterior. Hay todo un camino en el que la gente debe volver a engancharse.

—¿En qué momento diría que está el área dramática de Mega?

Vamos a cumplir ya cuatro años en Mega. Es un área dramática que ha logrado seis producciones al año, hemos dado mucho trabajo para harta gente y hemos tenido bastantes buenos resultados. No debemos quedarnos tranquilos porque esto siempre se está moviendo, y la competencia existe. Tenemos que preocuparnos de mantener viva esta audiencia. No hay que dormirse en los laureles porque esto es día a día. Esto no para.

Sobre el autor: