*

Culto
Abbey Road: el detrás de escena de una de las portadas más famosas de la música

Abbey Road: el detrás de escena de una de las portadas más famosas de la música

Fue un 8 de agosto de 1969 que el fotógrafo Iain Macmillan capturó la imagen del último disco grabado por los Beatles.

La intersección entre Groove End Road y Abbey Road es uno de los tantos lugares con alta concurrencia turística en Londres. Aquel paso de cebra es muy fotografiado por ser prácticamente un monumento de la historia de la música, y cómo no, si fue pisada por una banda extinta e inmortalizada para el último álbum grabado por los Beatles.

La calle Abbey Road dio su nombre al duodécimo y penúltimo álbum grabado por la banda británica formada por John Lennon, Paul McCarteny, George Harrison y Ringo Starr.  El mismo que posteriormente recibiría el estudio de grabación EMI y que sería más asociado a los fab four que a una calle londinense.

La idea surgió de sencillos bosquejos graficados por McCartney, el bajista de la banda tenía una noción más o menos clara de lo que quería para su último trabajo como banda:



Fue un amigo de John  Lennon y Yoko Ono el encargado de llevar aquel dibujo a la realidad. Parado en una escalera apoyada en un árbol, el fotógrafo freelance Iain Macmillan tenía solo 10 minutos para captar la imagen que quería para la portada del disco, el policía que detenía el tránsito no esperaría ni un minuto más.

Mientras se ordenaba la calle y Macmillan preparaba el equipo, los músicos esperaban instrucciones en la puerta de los estudio EMI. Linda McCartney registró aquel momento en que los intérpretes de “Come together” soportaban el calor propio de verano usando los trajes para la ocasión.




Cuando Macmillan ya estaba en posición y su cámara Hasselblad con un lente de 50 mm ya estaba lista, los artistas ya podían tomar sus ubicaciones para cruzar una y otra vez mientras el amigo de Lennon y Ono hacía 6 capturas ligeramente diferentes.

Si bien los cuatro utilizaron trajes, McCartney no aguantó usar zapatos cerrados. De hecho, en cuatro de seis capturas el bajista caminó descalzo y en las otras dos usó sandalias. Finalmente el mismo McCartney eligió la quinta fotografía como imagen definitiva.


Foto 1

Foto 2

Foto 3

Foto 4

Foto 6

Con seis opciones de portada solo hacía falta encontrar el concepto adecuado para la contratapa. Iain Macmillan optó por lo simple: un letrero en la misma calle Abbey Road que indicara el nombre de lugar. Para esto, debió alejarse un par de cuadras, ya que los que estaban en el lugar mismo no reflejaban la imagen que buscaba.

Al igual que con el cruce frente a los estudios de grabación, tomó más de una fotografía desde más de un ángulo. En una de aquellas capturas, una mujer con vestido azul se atravesó dejando un vestigio borroso en un fragmento de la imagen. Sin embargo, este elemento no la descartó, más bien fue su pase a la posteridad.



La famosa intersección recibe cientos de turistas todos los días, sin embargo no hay un policía que detiene el tráfico para quienes quieren imitar la fotografía, ni un semáforo que da unos minutos o segundos para intentarlo.

Pero los automovilistas suelen ser pacientes. Comprenden que aquel paso de cebra pasó a ser una conmemoración más a la música y a los Beatles.



Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov