*

Culto
Un puente entre el arte y la sociedad: los dos años de Antenna
Culto
7 AGO 2017

Un puente entre el arte y la sociedad: los dos años de Antenna

La organización con más de 180 asociados celebrará su segundo aniversario con la sesión número 100, que este miércoles 9 saludará a Violeta Parra por su centenario.

Construir una comunidad y encantar a las personas con el arte chileno fue el primer objetivo trazado por el equipo de Antenna, que por estos días está cumpliendo dos años de vida. Casi un centenar de sesiones en poco más de 50 espacios, y cerca de 120 artistas y agentes del arte entrevistados, son las cifras de 24 meses de gestión y que se celebrarán con la sesión número 100, este miércoles 9 de agosto, en el Museo Violeta Parra, cuando se recuerde a la artista por su centenario.

Rápidamente entendieron que la gente es el recurso fundamental para construir una plataforma basada en la conexión del arte y la sociedad. “El sistema de membresías y el programa de sesiones ha sido el foco en nuestros primeros dos años, y creemos que es una potente alternativa para seguir profundizando en el camino de instalar la colaboración y filantropía en la sociedad”, sostiene Constanza Güell, directora de proyectos y contenidos de Antenna. “Entendimos que el enamoramiento de las personas con el arte a través de las sesiones era fundamental para alimentar el área de proyectos a la hora de hacer crowdfunding y pedir colaboraciones en proyectos específicos”, agrega.

Junto a la exposición de Voluspa Jarpa en Buenos Aires en 2016, y este año en la Galería Mor Charpentier de París, hoy desarrollan tres proyectos en paralelo. Uno es el primer libro monográfico del arquitecto Smiljan Radic en colaboración con la editorial Puro Chile y financiado por el banco de inversiones BTG Pactual. Luego está el Programa de Arquitectura Contemporánea Chilena, que se realizará por medio de un ciclo de conversaciones abiertas al público, “y que busca difundir a nuestros principales referentes de hoy”, señala Alfonso Díaz, director corporativo de la organización.

El tercer proyecto lleva port título Operación 35, una investigación de la curadora Alexia Tala que busca contribuir al desarrollo cultural y artístico de Chile, “visibilizando y posicionando nacional e internacionalmente a 35 artistas contemporáneos chilenos, de la mano de 20 curadores internacionales que serán convocados para escribir ensayos críticos de cada uno de los artistas”, explica Díaz. El proyecto contempla charlas gratuitas, una biblioteca y un canal en línea junto a una publicación a cargo de una editorial internacional.


Pioneros

Antenna vino a llenar un vacío, el de la mediación que pretende acercar el arte de manera amigable a la sociedad chilena, y no desde lo críptico o la teoría, dicen sus miembros. “La experiencia relacional de la cultura en Chile es intensa y a veces violenta. Es parte de nuestra identidad, definida por nuestras condiciones geográficas y sociales, y lograr crear campos de vinculación basados en el diálogo transversal y la confianza, es una de las características de Antenna como organización”, señala el curador y miembro del Consejo Asesor de Antenna, Enrique Rivera.

Su “manera de integrar los proyectos es en 360º”, agrega Rivera, expandiendo el impacto y alcance de cada iniciativa a través de estrategias creativas, soporte comunicacional, levantamiento de recursos, líneas de trabajo con el Estado y conexiones internacionales.

“Invito a los jóvenes a sumarse a esta cruzada cultural, para que conozcan a artistas, académicos y curadores nacionales, y además se sientan involucrados y orgullosos de su trayectoria”, dice Denise Ratinoff, representante internacional de Christie’s en Chile, Perú y Ecuador, la casa de subasta más famosa del mundo y también miembro del Consejo Asesor de Antenna. “Ojalá algún día lleguemos a las cifras de países desarrollados, como Inglaterra, cuyo mercado interno de arte llega a los 9.2 millones de libras en ventas de arte, lo que representa el 21% de las ventas mundiales”, agrega. “Ese respeto por el arte es cultura, no por el valor económico que represente, sino por el reconocimiento y apoyo que podemos ofrecerles para que puedan ser internacionalizados y respetados junto a sus pares en todos los hemisferios”, concluye.

Sobre el autor: