*

Culto
Nolan matemático: la música, la narración y el cine como un algoritmo

Nolan matemático: la música, la narración y el cine como un algoritmo

Las bandas sonoras creadas por Hans Zimmer para los filmes de Christopher Nolan, tienen como base una escala musical ascendente que marca los momentos de emoción en una historia. Estas no nacen solo de una visión artística, sino de una técnica calculada, creada para marcar mayor intensidad en ciertos puntos claves de la narración.

Christopher Nolan y Hans Zimmer son una de las duplas cineasta- compositor más valoradas de esta generación. Con filmes como Inception, Interstellar, la trilogía de Batman y -la más reciente- Dunkerque, se han ganado la aclamación de la crítica especializada y del público.

Tanto la propuesta de dirección audiovisual, como la banda sonora que complementa cada escena, muestran el talento artístico y narrativo de sus autores, pero las decisiones creativas de Nolan y Zimmer no son producto del azar.

En entrevista con Bussiness Insider, el director audiovisual conversó sobre el proceso tras la estructura narrativa de Dunkerque y la posterior composición de su banda sonora junto a Hans Zimmer: “El guión fue escrito en base a principios musicales. Hay una ilusión auditiva, si se quiere llamar así, denominada ‘escala de Shepard’ y con el compositor David Julyan exploramos eso en The Prestige (El gran truco)“, explicó Nolan.



Este es un algoritmo que surge de la superposición de tres escalas ascendentes, separadas entre sí por una octava. Lo que suena es una repetición sucesiva de estas escalas que nunca pasan de cierto rango, y lo que se percibe es un efecto que asciende eternamente: “Escribí el guión de acuerdo a ese principio. Entrelacé las tres líneas de tiempo de tal manera que hay una continua sensación de intensidad. Intensidad creciente. Quería construir la música en base a principios matemáticos similares”, explicó el director de Dunkerque.



Christopher Nolan cuenta que contactó a Hans Zimmer y le envió una grabación del “Tick Tock” de su reloj. Su objetivo, era crear la música y las imágenes a partir de ese ritmo. De esta forma, tanto la narración de la película, como la canciones que acompañan la historia, tienen sus momentos de mayor tensión construidos en base a este cálculo matemático que genera tensión en los espectadores.

Dunkerque no es la primera y única producción en la cual puso en puso en práctica este efecto. Tal como señaló Nolan, El gran truco utiliza esta misma secuencia pero a cargo del compositor David Julyan.



Interstellar fue el filme que puso en práctica la escala de Shepard por parte de Nolan y Zimmer, pero ya se habían visto vestigios de esta experimentación en algo tan incidental como el sonido del batpod que utiliza Batman en la trilogía de 2008.




Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera