*

Culto
Amar Como en el Cine: el libro que explora el auge y caída de la comedia romántica

Amar Como en el Cine: el libro que explora el auge y caída de la comedia romántica

Las críticas de cine Natalia Trzenko y María Fernanda Mugica analizan el impacto de un género en extinción, pero que aún sobrevive.

Cary Grant, Katharine Hepburn, Woody Allen, Diane Keaton, Mike Nichols, Nora Ephron, Rob Reiner, Julia Roberts, Meg Ryan, Billy Crystal, Garry Marshall y más. Todos nombres relacionados a la industria del cine; directores, guionistas, actrices. Y también todos nombres a quienes los une el haber dejado su huella en la pantalla grande en un tipo de películas en particular: comedias románticas.

Un género con una amplia historia de éxitos en Hollywood, pero que vive un presente algo deslucido, luchando por encontrar su espacio en una industria dominada por superproducciones y superhéroes.

Esa evolución fue lo que le llamó la atención a las periodistas y críticas de cine Natalia Trzenko y María Fernanda Mugica, ambas de amplia trayectoria en el diario La Nación de Argentina. “Somos un par de frikis que podemos citar un montón de frases de comedias románticas y podemos pasar una tarde hablando de nuestras visiones del género. Se nos ocurrió hacer un libro, pero mi primera visión de este proyecto no fue muy optimista. Pensé que quién iba a querer que nosotras habláramos desde Argentina de las comedias románticas de Hollywood”, explica Trzenko.

Pero lo que ambas admiten comenzó como una fantasía, se transformó en realidad cuando el también crítico Leonardo D’Esposito les comentó que estaba armando una colección de libros sobre cine pop; un espacio para que distintas voces trasandinas exploraran géneros cinematográficos de una forma cercana para el público. Así fue como nació Amar como en el cine (disponible en librerías chilenas), donde Trzenko y Mugica analizan la historia de la comedia romántica, las características que la hicieron destacar y mutar a lo largo de la historia, y cómo llegó a un presente poco auspicioso.

“Nos interesaban mucho las comedias románticas porque es un género algo denostado, al que se le considera poco serio. Existe un prejuicio de que es algo sólo para mujeres”, dice Mugica, a lo que Trzenko complementa: “se piensan que son sencillas, pero para nosotras son de las películas más difíciles de realizar, sobre todo con excelencia”.

A través de ejemplos, que van desde cintas de los años 30 como La adorable revoltosa (1938), pasando por Annie Hall (1977) hasta el peak del género con Cuando Harry conoció a Sally (1989), las autoras detallan que es lo que hizo a cada época y cinta algo especial para la historia del cine. También analizan las causas de su progresiva desaparición. “Cambió el modelo de negocios de los estudios. Las comedias románticas son películas medianas y ya no se hacen más de esas. Sólo se hace la película para el Oscar y después franquicias, de lo que sea, hasta de emojis”, dice Mugica. “Lamentablemente la comedia romántica cometió un error repetido en los últimos diez años, que es que frente a cualquier éxito, Hollywood intentó ver cómo copiarlo. Y eso nunca resulta bien. Ahí fue cuando el género comenzó a tropezar, porque tenían un éxito, y luego ocho copias a las que no les iba bien, entonces quedaba la idea de que no funcionaban esas películas”, opina Trzenko.

A pesar de eso, las críticas aseguran que hay esperanza. “Se están haciendo cosas interesantes en el cine independiente y en las series de televisión con las comedias románticas, reinventando varias estructuras del género. Hay películas recientes como Trainwreck (2015) -en Chile llamada Esa chica es un desastre- o The Big Sick de este año, que lamentablemente no llegan mucho a Latinoamérica, pero que han tenido mucho éxito en Estados Unidos y se han sabido adaptar a los tiempos”, asegura Trzenko.

Sobre el autor: