*

Culto
The hardest button to button, de The White Stripes: instrumentos multiplicados

The hardest button to button, de The White Stripes: instrumentos multiplicados

La banda estadounidense solicitó al cineasta Michel Gondry dirigir este sencillo correspondiente a su cuarto álbum de estudio Elephant.

Una batería en un parque se replica una y otra vez con cada golpe que da Meg White. Después, la guitarra de Jack White se une a la dinámica siguiendo aquel set en que está sentada la baterista.

Los colores rojo, blanco y negro tiñen los instrumentos y vestimenta de los músicos dando una estética particular a este video, cuya técnica en cuanto a planos y concepto fue innovadora para un clip musical filmado en 2003.

Michel Gondry fue el director elegido para realizarlo. No era el primero, The White Stripes ya conocían su obra y método de trabajo tras encargarle los videos de “Fell in love with a girl” y “Dead leaves and the dirty ground”. Originalmente, Jack le encargó un video en stop motion a filmarse en el metro. Gondry lo convenció de lo contrario.

“Jack quería hacer algo más, y generalmente me comprometo con los artistas, pero esta vez estaba tan seguro que funcionaría que dije que teníamos que hacerlo de esa forma, y en un momento no supe si iba a ocurrir”, relató Gondry según registra MTV. El cineasta tenía la imagen del dúo moviéndose por las calles y el metro de Nueva York tocando su música mientras los instrumentos se movían junto a ellos.

“Cuando escuché la canción, era tan increíble. Sabía que tenía que hacer el video. Es la forma de la canción la que me dio la idea. Los patrones, cómo va ‘doot-doot-doot-doot-doot… me hace pensar en 1, 2, 3, 4… 4, 8, 12, 16”, contó el francés, pero no tendría el camino fácil. A Jack no le convencía la idea de Gondry, no quería fingir que tocaba la guitarra y menos con un brazo roto tras un accidente automovilístico.

Las locaciones escogidas fueron los alrededores de Riverside Drive, la Universidad de Columbia y la estación de 33 Street en Nueva York. Los materiales: treinta y dos sets de baterías Ludwig idénticas, treinta y dos amplificadores Fender y dieciséis micrófonos fueron utilizados. Los amplificadores fueron arrendados, pero las baterías tuvieron que comprarlas, por lo que después decidieron donarlas a una escuela de música.

Todo el equipo trabajó moviendo los instrumentos de manera coordinada y los músicos trasladándose para cada toma de un segundo de duración. Fueron tres días de dieciséis horas de grabación cada uno, ya que por instrucción de Gondry sólo usarían luz diurna. La técnica de stop motion no fue descartada del todo. En post-producción editaron el material con este efecto sumado a la técnica de pixelación para multiplicar los instrumentos. El resultado fue tan cautivante que el clip tuvo su propia versión en el show de Los Simpson.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera