*

Culto
Roberto Bolaño regresa a Chile

Roberto Bolaño regresa a Chile

Tres extensos relatos integran Sepulcros de vaqueros, un nuevo volumen póstumo del autor de Los detectives salvajes, que llegará a librerías en septiembre editado por Alfaguara. En ellos narra sus años de juventud y el viaje que hizo al país en septiembre de 1973.

“Por el amor de Cristo, si sabes de alguna beca para mí, cógela de donde sea”, escribe un veinteañero Roberto Bolaño a inicios de los 80 a una de sus corresponsales de aquellos años, quien lo será durante una década: la crítica literaria Soledad Bianchi. Ambos chilenos, él está en Girona, España; ella, en un barrio cercano a París, Francia.

“Trabajos múltiples, entre ellos la acumulación incesante de cuentos escritos y soñados, malos y buenos”, agrega Bolaño, empeñado en ser reconocido como escritor. “Hasta ahora sin noticias de la agencia Balcells. Prefiero no llamarlos y escribir”, dice en otra misiva de 1985. En esa apuesta envía una y otra vez sus relatos y poemas a diversos concursos de España, donde se quedaría luego de vivir su adolescencia en México.

“Bolaño era bastante obsesivo en sus preocupaciones e intereses y hay asuntos a los que vuelve una y otra vez a riesgo de ser majadero, como él mismo dice”, comentó Bianchi a inicios de julio en la Cátedra en homenaje a Roberto Bolaño de la UDP, donde se refirió a su relación epistolar con el autor de 2666, considerado hoy el narrador latinoamericano más influyente del siglo XXI.

Nacido en Santiago en 1953, y fallecido en Barcelona en 2003, Bolaño vivió la mayoría de sus 50 años fuera de Chile. Sin embargo, la historia y la tradición literaria nacional fueron su obsesión. Y mantuvo una atención permanente sobre el país, como lo demuestran sus entrevistas, opiniones, artículos, poemas, cuentos y novelas como Estrella distante y Nocturno de Chile.

Una nueva muestra de esa obsesión llegará en septiembre con Sepulcros de vaqueros, el noveno libro póstumo del autor de Los detectives salvajes.

En la carretera

“De Chile me fui a los 15 años. Me fui a México con mi familia, volví solo a los 20, porque quería integrarme al proceso de la Unidad Popular”, dijo Roberto Bolaño en una entrevista en Santiago, en 1998, cuando regresaba al país después de 25 años de ausencia.

El sudaca indocumentado, que terminó siendo elogiado por Susan Sontag y John Banville, regresa al territorio de sus obsesiones en Sepulcros de vaqueros, libro inédito que editorial Alfaguara distribuirá desde septiembre en Latinoamérica y España.

En el ejemplar, compuesto de tres extensos relatos o nouvelles, vuelve a estar presente el imaginario de Chile. Sobre todo su propio paisaje: la épica de juventud que construyó sobre la base de sus recuerdos. Los títulos incluidos en el volumen son Patria, Comedia del horror de Francia y Sepulcros de vaqueros. Todos ellos escritos entre 1996 y 2001.

La edición de los cuentos aparece a menos de un año de la publicación de la novela inédita El espíritu de la ciencia ficción. Escrita en 1984, esta fue el estreno de su cambio de casa editorial, desde Anagrama a Alfaguara del Grupo editorial Penguin Random House. Los herederos de Bolaño a través de su representante, el agente Andrew Wylie, difundieron la noticia en marzo de 2016. Así, igualmente se anunció la publicación de la totalidad de su obra, que incluye 21 libros, entre poesía, ensayos, cuentos y novelas.

Sepulcros de vaqueros será el noveno libro póstumo del autor que en vida obtuvo el Premio Herralde y el Rómulo Gallegos. Entre esos títulos están El Tercer Reich, El secreto del mal y Los sinsabores del verdadero policía.

Fue justamente en esta última novela, llegada al mercado en 2011, donde la viuda de Bolaño, Carolina López, da pistas en una nota. En ella se refiere a una carpeta titulada “Sepulcro de vaqueros” que contenía ocho capítulos de esa novela (Los sinsabores…), además de “materiales pertenecientes a otro proyecto inacabado”. ¿Un nuevo libro de cuentos? ¿Una novela en proceso? Lo cierto es que los trabajos de escritura de Bolaño fueron su laboratorio para futuras creaciones.

Comedia del horror en Francia es el relato más alejado de Chile. El texto más literario. En él se cuenta la aventura de Diodoro Pilon, quien tropezará con un misterioso grupo clandestino surrealista, que recluta nuevos miembros llamando a cabinas telefónicas de todo el mundo.

Los otros dos relatos tienen a Sudamérica en el centro. Y sobre todo se confunden con la biografía de Bolaño en sus años de juventud posterior al movimiento infrarrealista que describió en Los detectives salvajes.

Dispuesto a hacer la revolución, Bolaño llegó desde México al país, con morral y pelo largo, en 1973. Pasó por Centroamérica, después hablaría de aventuras guerrilleras en esa región, y ya en Chile estuvo en Santiago y luego en el sur, donde visitó a familiares y estuvo ocho días detenido.

Arturo es el protagonista del cuento Sepulcros de vaqueros. El joven poeta viaja desde México a Chile para apoyar los cambios que se están produciendo en el país. Son días agitados. En ese trayecto de miles de kilómetros, se cruzará con un predicador, un ejecutivo y una impredecible cabaretera.

Mientras otro joven, Rigoberto Belano -quizá el proyecto de su alter ego, Arturo Belano- es el personaje central del relato Patria. Belano asiste a la caída de la democracia chilena y ve cómo el Golpe de Estado de Pinochet derriba su vida entera. La estadía para Belano será un caos.

Sobre el autor: