*

Culto
El animé va por la reconquista de los cines chilenos

El animé va por la reconquista de los cines chilenos

En los próximos meses la tendencia seguirá tomando fuerza, con por lo menos tres películas de animación japonesa aterrizando en Chile.

El renacer del animé en la pantalla grande chilena no sucedió a partir de una experiencia de nicho, sino de una masiva. Fue el estreno de Dragon Ball Z: La batalla de los dioses en 2013 el que demostró el numeroso público que podía existir para este tipo de historias. La película, una continuación de la popular serie que en Chile se emitió en televisión durante los años 90, sumó cerca de 200 mil espectadores sólo en su primera semana de exhibición en las salas locales.

No todas las películas de animación japonesa tienen ese nivel de convocatoria. Pero el hecho despertó para los cines el interés de seguir buscando formas para atraer al público del animé.

Dragon Ball Z: La batalla de los dioses, era obviamente una película comercial y masiva. Pero al ver que esta cinta funcionaba, quería decir que había un público para estas historias y cuando se llega a esa conclusión, también se empieza a buscar más títulos”, cuenta Karina Ventura, gerente comercial de Cinemark Chile.

Desde ese caso, progresivamente cadenas como Hoyts y Cinemark comenzaron a realizar funciones especiales de películas de animé, que a diferencia del caso de Dragon Ball Z no tuvieron un estreno masivo y en múltiples salas, sino que son exhibidas en un día y horario específico. Una estrategia que apunte más a los nichos.

Así en los últimos años han llegado a Chile películas como la elogiada El niño y la bestia, Dragon Ball Z: La resurrección de Freezer, y The last: Naruto la película. Este año, a la tendencia se han sumado funciones exclusivas dependiendo del cine: durante dos días de junio, Hoyts exhibió la aclamada película Una voz silenciosa: Koe no Katachi, mientras que en marzo, Cinemark presentó Ghost in the shell: La animación original, la adaptación animada de 1995 del manga del mismo nombre que este año se transformó en una criticada película norteamericana con Scarlett Johansson.

“La experiencia de traer estas películas ha sido excelente. Nos hemos dado cuenta de que realmente hay fanáticos en este nicho; muchos más de los que uno se imagina”, asegura Ventura.

“Estoy segura que estos fanáticos prefieren la experiencia de verlo en el cine a verlo en televisión o en otro formato. El cine entrega otra calidad, y yo creo que esto es lo que les faltaba a este nicho. Probablemente las primeras experiencias que todos estos fanáticos tuvieron con el animé fue en televisión. Y para ellos es un atractivo mayor la posibilidad de verlo en el cine”, agrega.

Y la tendencia continuará durante los próximos meses. El 31 de julio, cinco complejos de Cinemark exhibirán a las 19 horas Death note (la preventa ya está disponible, a $ 4600). Si bien técnicamente no es animé, es una adaptación live action – con actores reales- de la serie animada del mismo nombre, que sigue a un joven a quien un siniestro demonio regala un cuaderno en el que se puede escribir el nombre de una persona para provocar su muerte. La misma historia tendrá un remake norteamericano -algo que ha sido criticado por los seguidores más fieles del animé- que será estrenado por Netflix en agosto.

Y eso no será lo último. La distribuidora nacional Diamond Films confirmó que estrenará dos películas japonesas más durante el segundo semestre. Una será la película de animé Your Name, del elogiado realizador Makoto Shinkai. La segunda no califica dentro del mundo de la animación nipona, pero sí probablemente interese a cualquier fanático de la cultura japonesa: Shin Godzilla, realizada por la productora Toho, el estudio detrás de la película original del monstruo y buena parte de su historia fílmica en Japón.

Sobre el autor: