*

Culto
Forenses sorprendidos por el clásico bigote intacto de Salvador Dalí

Forenses sorprendidos por el clásico bigote intacto de Salvador Dalí

"Apareció el bigote marcando las diez y diez, y la melena intacta", relató uno de los que participó en la exhumación del pintor español.

Con el bigote intacto y colocado “a las diez y diez”, tal como ordenó antes de morir hace 28 años, el famoso pintor español Salvador Dalí fue exhumado para responder a una demanda de  paternidad presentada por la pitonisa Pilar Abel.

Durante más de tres horas y a puerta cerrada, los peritos trabajaron la noche del jueves en la tumba del pintor surrealista, enterrado en el Teatro-Museo de Figueras, la localidad catalana donde nacieron tanto él como la demandante.

De su cuerpo embalsamado extrajeron pelo, uñas y dos huesos largos, para obtener un ADN que será cotejado con el de Pilar Abel, de 61 años, en el Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid.

Si ésta demuestra su filiación podrá reclamar una cuarta parte de la herencia de Dalí, que actualmente pertenece en su totalidad al Estado español y está “muy documentada”, según Miguel Domenech, quien fue abogado del artista.

Lo más sorprendente sin embargo fue que al retirar la lápida de tonelada y media que tapa la tumba, los forenses se encontraron con que el pintor conservaba intacto su famoso bigote.

“Me quedé absolutamente asombrado, fue como un milagro”, dijo Narcís Bardalet, el forense que embalsamó al artista en 1989 y asistió “emocionado” a la operación.

Al levantar el pañuelo de seda blanca que cubría su rostro, según explicó, “apareció el bigote marcando las diez y diez, tal como yo siempre he dicho, y la melena intacta. Es decir, podía ver a Salvador Dalí Domènech con su bigote a las diez y diez y su melena” característica.

Lluis Peñuelas Reixach, secretario general de la Fundación Dalí, que administra el museo, criticó la exhumación como “casi un acto de violencia contra la persona difunta”, pero según él se llevó a cabo sin incidentes, “preservando la intimidad de Salvador Dalí” y “el patrimonio del museo”.

“Todo el material será devuelto a la Fundación. La Fundación reabrirá la tumba en un acto privado para restaurar la integridad del cuerpo de Salvador Dalí”, explicó Peñuelas.

La Fundación Dalí, que gestiona el patrimonio del maestro surrealista, extremó las condiciones de seguridad para la exhumación. Así, desplegó una carpa sobre la tumba, para evitar que se pudieran tomar fotografías desde el exterior, y confiscó los teléfonos móviles de la comitiva judicial que  participó en las operaciones.

Sobre el autor: