*

Culto
Clásicas escenas del cine que fueron improvisadas

Clásicas escenas del cine que fueron improvisadas

Toda película tiene un guión establecido, pero a veces la naturalidad de los actores añade un toque de magia.

El Resplandor

El diálogo de este filme de Stanley Kubrick es un clásico, tanto así que incluso personas que no han visto la película saben a qué alude. Jack Nicholson dijo “Aquí está Johnny” porque recordó el show de televisión de Johnny Carson, quien siempre comenzaba con este saludo… claro que sin el hacha y la cara aterradora.

Indiana Jones: en busca del arca perdida

Originalmente la escena sería una extensa lucha de espadas, pero ese día Harrison Ford estaba enfermo. Una intoxicación por la exótica comida del lugar le causó serios problemas estomacales que obligó a acortar el enfrentamiento.

Mujer Bonita

Richard Gere quiso jugar una pequeña broma a Julia Roberts al asustarla con el imprevisto cierre de la caja. La reacción de la actriz y la química que se dio entre ellos encantó a la producción, por lo que decidieron dejarla.

Vacaciones en Roma

Gregory Peck también quiso jugar una broma a su co-protagonista, pero mucho años antes que Gere. Cuando filmaron en ‘La boca de la verdad’ el actor fingió una herida en su mano al introducirla en aquel lugar turístico. Audrey Hepburn se asustó por unos segundos y su reacción es genuina.

El Padrino

Marlon Brando imponía presencia en el set del Padrino cuando de pronto se coló un gato. La producción no alcanzó a deshacerse del animal antes que Brando lo tomara en sus brazos y con total tranquilidad lo acariciara mientras continuaba su escena.

Duro de matar

Hans Gruber, el villano interpretado por Alan Rickman muere al caer al vacío desde gran altura (no se pueden quejar de spoiler si la película se estrenó en 1988). Para efectos de guión, Rickman seguramente lo sabía, pero el director dio la instrucción de que el actor fuera empujado sin que él supiera cuando. Su cara de terror realmente refleja pánico.

Star Wars: el imperio contraataca

Cuando Leia confiesa su amor a Han Solo antes de ser congelado en carbonita, Solo no responde “Yo también”, sino que un inesperado “Lo sé”. El guión original establecía que dijera “Recuerda que regresaré”, sin embargo Harrison Ford sugirió una simple “Lo sé” ya que lo consideraba “hermoso, aceptable y divertido”, lo cual fue aprobado por los guionistas.

Sobre el autor: