*

Culto
Los Prisioneros sobre Soda Stereo: “Nos volaron la raja porque eran mejores”

Los Prisioneros sobre Soda Stereo: “Nos volaron la raja porque eran mejores”

Cada banda fue furor en su respectivo país. Soda Stereo publicó su álbum debut en agosto de 1984, mientras Los Prisioneros lanzaron su primer disco, La voz de los 80, en diciembre del mismo año. Rivales o no, las comparaciones en aquella época fueron inevitables.

“En esa época”, cuenta Jorge González en un video que él mismo grabó y subió a internet en 2014; “él (Gustavo Santaolalla, productor argentino) pensaba que Soda Stereo era una banducha copiona, una banda de covers, que habían miles en Los Ángeles,  y que Los Prisioneros era una banda que no había ninguna parecida en el resto del mundo”, contó González en su testimonio tipo videoblog.

Quien fuera líder y vocalista de Los Prisioneros entre 1979 y 1991 afirma que el productor musical tenía razón: “en Sudamérica si tú pareces gringo, te ves como gringo, te vistes como gringo y suenas como gringo, pero en castellano, obvio que te va la raja, si hay una colonización heavy”, dijo en alusión a la banda argentina.

“Si lo tuyo ya es un poco especial, más original, es difícil que te vaya bien”, afirmó González, pero después aclaró: “De qué estoy hablando si a nosotros nos fue de miedo, nos fue súper bien, pero era más difícil de promover, los temas eran más raros”.

Finalmente el autor de “Paramar” dio la respuesta clara a lo que opina de la carrera de su banda Los Prisioneros en comparación con el trío trasandino: “Soda Stereo era una banda de la puta madre, estoy hablando tonteras, eran unos capos, nos volaron la raja porque eran mejores, nada más, y aparte más lindos”, concluyó en su registro que data de 2014.



Pero no fue el único prisionero que se refirió a los intérpretes de “Persiana Americana”. Durante la promoción del disco La Cultura de la Basura, Claudio Narea se refirió a ellos como “un grupo argentino con peinados raros que sólo saben cantarle canciones a las telarañas o cosas así”, aludiendo a la canción “Imágenes retro” del disco Nada Personal. Es más, se dice que el tema “Él es mi ídolo” fue una dedicatoria de González a Cerati.

Miguel Tapia, quien fue baterista del conjunto San miguelino aseguró en entrevista con La Cuarta en 2014, que “le tenían envidia” al éxito que gozaba Soda: “Eran una tremenda banda que sonaba muy bien, tenían mucho talento, los seguían todas las chicas y tenían el apoyo de todos los medios de comunicación de derecha. Siempre los medios hablaban de lo bien que les iba a ellos en Chile y no decían nada de nosotros”.

El compositor de “¿Quién mató a Marilyn?” aseguró que no veían con bueno ojos a los trasandinos, pero no porque consideraran que les faltara talento, sino por lo que creía que les faltaba a ellos mismos: “Era sin duda mala onda, los envidiábamos por todo lo que tenían, y yo no creo en la envidia sana. Aunque nosotros teníamos a Jorge González, ellos tenían la facha y la onda que nos chocaba mucho”.

Por su parte, Gustavo Cerati también se refirió a la banda chilena en una entrevista que data de 1987: “Es casi referirme a lo que pasa en Chile, obviamente a mí no me interesa ir a Chile a hablar de política. Los Prisioneros por lo que tengo entendido no cantan canciones políticas, yo conozco una canción de ellos que dice “Muevan las industrias” lo cual me da la impresión que está mucho más cargado al régimen que tienen ellos que a la oposición. Ahora si ellos pretenden que cantemos para su régimen están equivocados porque nosotros cantamos para la gente”.

Pero tanto González como Tapia valoran el legado de Soda Stereo y sobretodo de Gustavo Cerati, fallecido en 2014: “En los 90 se fue esa rabia, aprendí a descubrir la música de Soda Stereo por otro lado, por ejemplo me gusta mucho el disco Dynamo. Y reconozco que, aunque nosotros fuimos una banda grande, ellos barrieron en toda América”, dijo Miguel Tapia. Incluso Narea tocó en 2003 junto a Zeta Bosio en Lima.

“Gustavo fue una pérdida irremplazable completamente, porque fue un artista único, y con un nivel de trabajo creativo muy alto. El no tenerlo como músico es una pena muy grande”, dijo González en entrevista con un medio peruano en 2015.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera