*

Culto
El invierno está aquí: elenco de Game of Thrones habla sobre la recta final de la serie

El invierno está aquí: elenco de Game of Thrones habla sobre la recta final de la serie

Los actores que interpretan a Bran Stark, Littlefinger y más, hablan con Culto sobre el retorno.

“No puedo hablar mucho de la temporada siete. Puedo decirles mucho de la temporada seis si quieren”, dice riendo el actor danés Pilou Asbæk, quien interpreta a Euron Greyjoy en Game of Thrones. Su respuesta se repite en todo el elenco de la serie de HBO. Después de todo, su séptimo ciclo, que se estrena mañana a las 21 horas por el canal de cable -y HBO GO-, es la penúltima temporada de una serie que se ha transformado en uno de los mayores fenómenos culturales del nuevo milenio, lo que hace que el secretismo sea total.

No sólo por lo que pasa en pantalla: la producción pide a toda la prensa presente en el hotel Corinthia de Londres no dar ninguna señal de las entrevistas que se están realizando allí, ya que saben el interés que puede despertar en cualquier ciudad el saber que miembros de la serie se encuentran cerca. “El año pasado recuerdo haber estado en un hotel, se había filtrado que estábamos ahí, y quería ir a la esquina a comprar cigarrillos. No pude porque había tres mil personas en la entrada”, dice Asbæk. “Definitivamente no recuerdo nunca haber visto tres mil personas”, dice Aidan Gillen, quien interpreta al maquiavélico Littlefinger, con expresión dubitativa.

Después de que la sexta temporada fuera la primera alejada completamente de los libros creados por George R.R. Martin, la historia pareciera estar avanzando hacia su clímax. Cersei Lannister asesinó a la mayoría de sus enemigos y se proclamó reina, Jon Snow recuperó el norte para la siempre golpeada familia Stark y Daenerys finalmente emprendió rumbo a conquistarlos a todos. Un clímax que se verá en menos episodios de los acostumbrados: en vez de diez, la séptima temporada tendrá siete capítulos, y la octava -por el momento- sólo seis.

Para el elenco, no es algo que influya mucho. “Si sabes que viene una temporada más corta, sabes lo que va a pasar. Sabes que las cosas están llegando al final. Y tienes que apreciarlo más. Estamos ya en la recta final”, dice John Bradley, el bonachón Samwell Tarly. “Estos seguirán siendo diez capítulos de un drama atrapante, sólo que comprimidos en siete”, agrega. Una tesis que Asbæk refuerza: “Todos los capítulos de esta temporada serán como los episodios nueve de las anteriores -el penúltimo capítulo de cada ciclo de Game of Thrones suele ser el más acontecido-. Demora cerca de seis a siete meses filmar una temporada de diez episodios. Y esta vez pasamos filmando los mismos seis o siete meses. El estándar está más alto que nunca”.

Héroes y villanos

Pocos personajes han crecido tanto en importancia en la serie como Bran Stark. De accidentado niño inválido, el ahora adolescente es central en resolver el conflicto de la serie, con habilidades mágicas que lo harán fundamental en la prometida guerra entre los vivos y los muertos. “Al final de la temporada seis, Bran estaba en una situación muy precaria. Ha perdido a Hodor, perdió a su loba y también a su tío, que apareció para salvar el día y luego se fue. Ahora debe asumir su rol como el cuervo de tres ojos, y no está preparado para eso”, dice Isaac Hempstead-Wright, quien interpreta al joven Stark. “Ahora tiene un montón de información que sólo él puede revelar; los verdaderos padres de Jon, el origen de los Caminantes Blancos y más. Yo creo que ahora Bran sabe cuál es su destino y está mentalizado en eso. No quiere volver desde más allá del Muro para reunirse con su familia; tiene un propósito más grande”.

Pero antes de la llegada de los Caminantes Blancos, hay un tema que Game of Thrones debe resolver: su conflicto humano y la lucha de poder por el trono de Westeros. Algo de lo que Aidan Gillen sabe. Después de todo, Littlefinger ha manipulado, traicionado y maquinado varios de los movimientos políticos de la serie. “Creo que al final de la temporada anterior, él fue honesto cuando reveló sus intenciones a Sansa Stark -el terminar siendo rey con ella como su reina-. La gente elegirá si le cree o no. Pero esa relación con Sansa es algo que se ha estado construyendo por casi cinco temporadas. Ella es de las pocas cosas que le trae serenidad”, dice el actor irlandés. “Creo que mi personaje va más allá de si es bueno o es malo, independiente que siempre sea entretenido interpretar al villano. Pero siempre he buscado darle un poco de calor humano. Es interesante tener que buscarle el lado positivo a alguien que comete acciones horribles”, agrega.
Quien sí se asume como villano es Pilou Asbæk. Si bien Euron Greyjoy era hace años un favorito de los lectores de las novelas, el personaje fue recién incorporado a la serie el año pasado y rápidamente dejó una impresión. Les quitó el poder a sus sobrinos, Theon y Yara, y prometió conquistar Westeros. El actor detrás del personaje lo compara con Donald Trump. “El año pasado dije; uno es un bastardo mentiroso y manipulador. El otro es Euron Greyjoy”, comenta riéndose, agregando: “creo que algo que quedó claro la temporada pasada es que es un abusador. Y se nota en cómo trata a la gente y a sus sobrinos”.

El sentarse en el trono de hierro es algo que ha motivado a buena parte de los personajes de la serie desde sus inicios. Pero, según sus protagonistas, es una búsqueda que podría no resolverse.

“Creo que uno de los puntos de la serie es que quizás nadie merezca el trono. Esta búsqueda por el trono es lo que está causando todo el caos y muertes en esta historia, entonces quizás termine quedando vacío”, dice Hempstead-Wright.

Sobre el autor: