*

Culto
Crítica de discos: Las Últimas Composiciones de Violeta Parra y lo nuevo de Capital Cities

Crítica de discos: Las Últimas Composiciones de Violeta Parra y lo nuevo de Capital Cities

El crítico Marcelo Contreras analiza el relanzamiento del emblemático disco de la artista nacional comandado por su nieto Angel Parra, y el álbum "Swimming Pool Summer - EP" de la banda estadounidense.

Ángel Parra Orrego

Las Últimas Composiciones de Violeta Parra

Estar a la altura

En la discografía chilena no existe álbum más triunfal y trágico que Las Últimas Composiciones (1966) de Violeta Parra. Lo tiene todo. Originalidad, temperamento interpretativo, poesía sublime y descarnada como retrato de un carácter volcánico y vulnerable, elementos conjugados en una musicalidad directa y a la vez compleja dada la maestría en guitarra, charango y cuatro. Incluye clásicos indemnes al tiempo tributados en el mundo entero como “Gracias a la Vida” y “Volver a los 17″, también ingenio lírico –”Mazúrquica Modérnica”-, relatos de amor desolador –”Run Run se fue pa’l norte”-, rabia y transgresión –”Maldigo al alto cielo”-, ternura y trascendencia –”Rin del angelito”-. Es tan monumental que cualquier intento de homenaje corre serios riesgos de palidecer ante el original.

Angel Parra, nieto de Violeta y uno de los guitarristas chilenos más celebrados de las últimas tres décadas, toma el desafío con algunas reglas: nada de desdibujar las canciones, sino más bien colorear, rellenar espacios e introducir ciertos ambientes oníricos. Hay escasas salidas de libreto. Los primeros segundos de “El Guillantún” se reinterpretan en clave rock, luego recula hacia los contornos originales, oscila entre ambas opciones y no cuaja del todo.

El músico ejecuta un magnífico trabajo en el área de su experticia. Mantos y mantos de guitarras ornamentan primorosamente. Los distintos estilos que Parra ha explorado los pone al servicio del material extraordinario de su abuela. Es un bello gesto. Todo lo que sabe en el instrumento se utiliza y en ese aspecto el disco es un goce. Su cometido instrumental y en los arreglos está a la altura del tótem que este álbum representa.

No se puede decir exactamente lo mismo de las voces.

En el papel, un buen casting. Está su hermana Javiera, que siempre ha tenido más actitud que caudal vocal, pero se defiende y funciona. En más de un verso logra una ligera transfiguración y se convierte en Violeta. Álvaro López intenta ir más allá y toma posesión de “Run Run se fue pa’l norte”. Es la mejor versión, le da una nueva envergadura al corte, conecta con el dramatismo que exige la letra.

El rendimiento difiere con Manuel García. Parece ahogado en Cantores que reflexionan. Álex Anwandter palidece aún más. Canta el “Rin del Angelito” como alumno en acto escolar preocupado de no olvidar la letra, imprimiendo escasos matices. Tampoco mejora en “Mazúrquika Modérnica”. Las canciones les quedan grandes a ambos y, sinceramente, ninguno de los invitados logra replicar la carga emotiva de las últimas composiciones de la artista más universal y trascendente que ha dado la música chilena.

Capital Cities
Swimming Pool Summer – EP

Vamos a comerciales

El dúo pop de Los Angeles que se formó componiendo jingles y que la rompió por acá en el verano 2014 gracias al pegajoso single “Safe and sound” -imposible borrar de la memoria ese arreglo en trompeta-, sigue sin publicar un nuevo álbum desde el disco debut In a Tidal Wave of Mistery y el EP Kangaroo Court, editados hace cuatro años. Este EP de cuatro temas y un rémix está pensado para el verano boreal y la estética sunset diseñada para hipsters que tan bien representan.

Ryan Merchant y Sebu Simonian tienen clarísimo que el conjunto de sus voces armonizadas sin gran artesanía -cantan al unísono casi siempre-, conforman el atractivo de Capital Cities. Gracias al olfato comercial saben elegir imágenes para reforzar la idea de glamour estival. La canción que da título al lanzamiento relata un flirteo en una fiesta con piscina y champán, funk sutil, bronces y violines, grato e intrascendente. En Drop everything retoman esos bajos gordos sintetizados comprimidos en un pulso cadencioso y una construcción melódica de relativo ingenio. “Girl Friday”, con la compañía del rudo rapero Rick Ross, ofrece pop chicloso con la historia de un tipo que no encuentra lugar en el abultado calendario de su popular novia. Drifting es soul de ojos azules como de fines de los 80 sin intención alguna. El remix del primer corte a cargo del equipo italiano de producción The Ceasers es lo más emocionante de este tibio retorno.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras