*

Culto
Diario, confesionario, manifiesto

Diario, confesionario, manifiesto

Con genuino humor por momentos, con drama rayando en la tragedia también, este confesionario/manifiesto en el que más de uno olisqueará un perfume lemebeliano, puede tener algunos baches en la construcción de su off, pero ni su audacia ni su frescura, menos aún su autenticidad, deberían ser cuestionados.

Tras un celebrado largometraje centrado en una transexual de La Victoria (Naomi Campbel, codirigido por Camila José Donoso), Nicolás Videla volvió a la realización con una cinta franco-chilena. Una cinta que, para usar la expresión de un colega argentino, es dueña de un “extraño lirismo”. Habitante anómica de la producción local, el dispositivo de El Diablo es magnífico es el de un diario, que no por nada se basa en los diarios de Manu Guevara (coguionista y protagonista), trans de treintaitantos que vive hace años en París pero que piensa ya en volver a Chile. Mientras se decide, sin embargo, su vida transita por calles y departamentos de la capital francesa, como madame o como monsieur. Con genuino humor por momentos, con drama rayando en la tragedia también, este confesionario/manifiesto en el que más de uno olisqueará un perfume lemebeliano, puede tener algunos baches en la construcción de su off, pero ni su audacia ni su frescura, menos aún su autenticidad, deberían ser cuestionados.



El Diablo es magnífico. Nicolás Videla. Con Manu Guevara, Cédric Deneubourg, Yves Diomande. Chile/Francia, 2016. 69 minutos.
Nota: 5

Sobre el autor: