*

Culto
SCD elige a Horacio Salinas como su nuevo presidente

SCD elige a Horacio Salinas como su nuevo presidente

El fundador de Inti-Illimani sucede en el cargo a Alvaro Scaramelli. “Es un honor”, dijo Salinas, quien asume hoy su nueva función.

Tras una reunión que se extendió por casi cinco horas, el consejo directivo de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor eligió por unanimidad a Horacio Salinas como el nuevo presidente de la entidad. El destacado compositor e intérprete de 65 años, director musical de Inti-Illimani Histórico, sucede así en el cargo a Alvaro Scaramelli, quien la semana pasada decidió no repostularse a la presidencia de la asociación tras cumplir un primer período de dos años en el cargo, a raíz de las críticas que ha recibido de parte de socios e incluso consejeros debido a los abultados ingresos por derechos de interpretación que percibió durante su etapa al mando de la SCD.

En el encuentro realizado hoy en las oficinas del organismo en Providencia, donde participaron los diez miembros que conforman el actual consejo directivo -incluyendo los cuatro nuevos integrantes escogidos en mayo-, se designó además a Valentín Trujillo como primer vicepresidente y a Rodrigo Osorio como segundo vicepresidente. El pianista reemplazará en el cargo a Mario Rojas -quien recientemente adelantó en su página de Facebook que tampoco sería candidato a la presidencia de la entidad-, mientras que Osorio, vocalista de la banda Sinergia, estará en el puesto que hasta hoy ocupaba el propio Salinas.

“La SCD es una organización de artistas que en el último tiempo ha tenido un gran crecimiento, lo que implica nuevos y mayores desafíos y hace necesario perfeccionar el trabajo del Consejo Directivo. Para mí es un honor recibir el apoyo unánime de mis compañeros músicos y trabajar por el bien de la música chilena”, señaló el cantautor y fundador de Inti-Illimani a la salida de la reunión, en la que también participó Scaramelli, quien seguirá siendo consejero de la institución.

La proclamación formal de Salinas como presidente de la SCD -así como del nuevo consejo- se realizará a fines de este mes, en la próxima asamblea ordinaria de socios. En dicha instancia, además, se presentarán ante los músicos los resultados de la investigación que realiza una comisión mixta designada especialmente para revisar los pagos a Scaramelli, así como los que entregará la auditoría externa encargada por el propio consejo directivo.


Nueva etapa

La elección de Salinas se produce cuatro días después que Alvaro Scaramelli anunciara, a través de estas páginas, su dimisión del cargo, tras el revuelo causado por la filtración de sus ingresos del último año y medio, los que ascienden a cerca de $130 millones de pesos por derechos conexos generados a partir de diversas piezas incidentales que compuso para la televisión desde 2014, según él mismo ha detallado.

“No voy a mantenerme en el cargo porque creo que los músicos merecen un presidente de consenso, alguien que no esté siendo cuestionado. Independiente de lo que determine la auditoría, y aunque su resultado sea a mi favor, he decidido dar un paso al costado”, comentó el cantautor a La Tercera el sábado pasado, donde negó cualquier irregularidad en la distribución de dineros durante su mandato.

La del ex integrante del grupo Cinema fue la presidencia más corta que ha tenido la Sociedad Chilena del Derecho de Autor en sus 30 años de historia. En estas tres décadas hubo sólo cuatro antecesores en el cargo: José Goles (1987 a 1993), Luis Advis (1993-2004), Fernando Ubiergo (2004-2008) y Alejandro Guarello (2009-2015). En el caso de Ubiergo, su período también terminó de forma abrupta tras cuatro años al mando de la entidad, luego que renunciara tras usar un software sin licencia durante una disertación en Antofagasta.

Salinas inicia a partir de hoy un período de dos años en la presidencia de la SCD, el cual tendrá que ser renovado y ratificado en 2019 por el consejo directivo de entonces. Por lo pronto, además de hacer frente a los cuestionamientos que atraviesa la institución, continuará con los proyectos que su antecesor dejó inconclusos, como la inauguración de la primera sala SCD en Valparaíso.

Sobre el autor: