*

Culto
La Roca y una nueva oportunidad: detrás del nuevo documental de HBO

La Roca y una nueva oportunidad: detrás del nuevo documental de HBO

Rock and a hard place, con Dwayne Johnson, muestra un campamento de rehabilitación criminal. Los directores del filme explican a Culto la trastienda del registro que se estrena esta noche.

En Estados Unidos se les conoce como Boot Camps: correccionales en donde jóvenes y adolescentes se someten a un régimen de disciplina militar con el objetivo de evitar una condena en la cárcel por algún delito. De historia polémica, con varias denuncias sobre abusos, también hay casos de genuinos triunfos por sobre las expectativas. Fue uno de estos últimos lo que llamó la atención de Dwayne “La Roca” Johnson para el documental Rock and a hard place, que HBO estrena esta noche a las 22 horas, en el cual la estrella de Rápidos y furiosos es productor y protagonista.

El filme sigue a Johnson mientras visita en múltiples ocasiones un campamento de este estilo en Miami, escuchando los testimonios de los instructores y jóvenes del lugar. “La idea de este documental vino directamente desde La Roca. Dwayne tuvo la oportunidad de visitar este campamento cuando estaba filmando una película en Miami, y uno de los instructores del lugar le pidió si por favor podía ir y visitar a los jóvenes. Y cuando los pudo conocer a ellos y al programa del campamento, le recordó de cierta manera su juventud y los problemas que él mismo tuvo alguna vez con la ley”, explica Matt O’Neill, co-director del documental, junto a su habitual compañero de trabajo, Jon Alpert, con quien ha ganado tres Emmys y ha sido nominado a dos Oscar. “HBO nos presentó con Dwayne y fuimos juntos al campamento. Cuando estuvimos allí, nos dimos cuenta que realmente había una historia que contar”, agrega O’Neill.

“Con Matt hemos trabajado con jóvenes de esta edad muchas veces antes en nuestra carrera. Tenemos una caridad en donde les enseñamos a chicos de escasos recursos a hacer películas. Y hemos visto en múltiples ocasiones como las drogas, la pobreza y las fallas de nuestro sistema educacional los afectan. Entonces entendíamos lo que estos muchachos del campamento estaban viviendo”, complementa Alpert.

Los jóvenes del recinto penitenciario de Miami son todos reincidentes en crímenes graves, que van desde asalto armado hasta intento de homicidio, a quienes se les entregan dos opciones: la rehabilitación en este centro por cuatro meses de estrictas actividades, o penas de cárcel que van entre los cinco años y la cadena perpetua. Según el documental, el éxito de instituciones como esta es además sorpresivamente alto: sólo un 15% de quienes pasan por el campamento vuelven a cometer un delito grave, versus un 70% de quienes lo hacen tras pasar por una condena extensa en la cárcel.

“Si a la gente no le das la oportunidad de rehabilitarse, probablemente vuelvan a delinquir. En nuestra carrera, con Matt nos hemos dado cuenta que en cualquier parte del mundo se debería invertir para que no existan lugares en donde la gente sólo pueda sobrevivir a través del crimen”, dice Alpert, a lo que O’Neill agrega: “No sé si será la alternativa más eficiente, pero sí es una herramienta más para poder combatir este problema. La encarcelación masiva que vive Estados Unidos es una situación muy compleja en la que influyen muchos factores: pobreza, racismo, falta de educación, de trabajos, cosas muy profundas. Y creo que tenemos que hacer todo lo posible por cambiar eso. Estos campamentos no son la cura, porque también tienen aspectos negativos: pueden ser muy agresivos y deshumanizantes. Pero creo que es mejor que estar encarcelado diez años. Yo creo en las segundas oportunidades”.

Sobre el autor: