*

Culto
Baby Driver: la cinta de acción que promete ser un fenómeno

Baby Driver: la cinta de acción que promete ser un fenómeno

La película de Edgar Wright se estrenará en agosto en Chile. En Norteamérica se transformó en una favorita de la crítica.

La gran consolidación del cineasta británico Edgar Wright en Hollywood podría haber llegado en 2015. Tras dirigir y escribir aclamadas comedias de culto como El amanecer de los muertos (2004), Hot Fuzz (2013) -todas colaborando con el actor y comediante Simon Pegg-, además de la elogiada, pero muy pobre en taquilla Scott Pilgrim vs el mundo (2010), Wright había sido seleccionado por Marvel y Disney para hacerse cargo de Ant-Man, con Paul Rudd. Pero, finalmente, el irreverente sentido del humor del inglés no encajó con lo que buscaba el estudio, lo que lo terminó sacando del proyecto, y con su guión reescrito.

Dos años después del estreno de esa película, Wright pareciera vivir una suerte de revancha en contra del corporativo mundo del cine norteamericano. Con su nueva película Baby Driver (en español Baby: el aprendiz del crimen), el realizador no sólo ha conquistado a la crítica de forma casi unánime; también lo hizo con una historia propia. Para parte de la prensa especializada, un bienvenido respiro a la era de las franquicias en Hollywood, donde lo que reina son las fórmulas probadas.

Baby Driver sigue a un joven sólo conocido como Baby (Ansel Elgort), que trabaja como el conductor designado para los escapes de una banda criminal, comandada por el peligroso mafioso Doc (Kevin Spacey). Un accidente de niño dejó con problemas de oído al protagonista, por lo que habla poco y permanentemente escucha música a través de audífonos; el único mecanismo que alivia su condición, y de paso le entrega una destreza única al volante.

La película de acción ha sido aclamada por sus orgánicas secuencias de riesgo, que no abusan de los efectos especiales ni las pantallas verdes, privilegiando la filmación de persecuciones a gran velocidad real y efectos prácticos. Y, principalmente, se le ha destacado su uso de la música. Wright, quien suele hacer una cuidadosa curatoría para sus producciones, escogió una ecléctica banda sonora para la cinta, la cual está integrada en la historia a través de las canciones que Baby escucha con sus audífonos. Desde los Beach Boys hasta T. Rex, Beck, Barry White, Simon & Garfunkel, Blur y Sky Ferreira acompañan las escenas de acción de la historia.

La cinta se estrenó ayer en Estados Unidos -llega el 10 de agosto a Chile-, y durante sus primeras funciones ya reunió cerca de US $ 6 millones de dólares, dando inicio a un auspicioso fin de semana a nivel de taquillas -la película costó US $ 34 millones-.

Baby Driver incluso ya aparece en la órbita más precoz de la temporada de premios de fin de año, reivindicando a su director como una fuerza a tener en consideración. En su reseña, el portal de entretenimiento Vulture aseguró: “Edgar Wright es probablemente el director de género perfecto para el Siglo XXI. Es un fanático, con toda la paleta de intereses que eso implica, pero sin la falta de visión periférica que los fanáticos suelen tener”.

Sobre el autor: