*

Culto
La inmortal Torre de Babel de Los Tres

La inmortal Torre de Babel de Los Tres

Estrenado en 1997, el video de “La torre de Babel” fue pionero en la animación de clips chilenos y, a la fecha, sigue marcando un hito en la historia de Los Tres y particularmente de Fome, su cuarto disco de estudio.

Piedra por piedra una torre se construye sobre un prado verde y bajo un cielo azul. La voz de Álvaro Henríquez canta que allí vivían 50 cigarros, que vivían amontonados todos hechos de papel.

“La torre de Babel” es una fábula creada por la banda chilena, sin ninguna relación con la historia real de la torre de Babel sobre la cual bajaron mil lenguas de fuego derivando en los tantos idiomas que existen, según dice la biblia. Más bien, fue inspirada en las fábulas chilenas y los cuentos que en ese tiempo había estado leyendo el cantante de la banda, como dice el sitio web de Los Tres.

En la doceava canción del álbum Fome se da cuenta de una historia cuyo video es uno de los primeros trabajos animados que se hizo en Chile. Samuel “Restucci creó los personajes cuando tenía 14 años, un talento el cabro, y con esos dibujos de él, los huevones animaron”, dijo Henríquez a Vera Land en una entrevista recopilada en la biografía de la banda Los Tres, la última canción (Aguilar).

El tiempo apremiaba. La banda chilena estaba por viajar a México y el sello a cargo de la producción, Sony Music, exigía el cumplimiento de plazos. “No fueron meses, fue bien corto como siempre. Me acuerdo que el sello estaba presionando contra el tiempo y teníamos un par de semanas no más”, contó Alejandro Rojas, director del video en entrevista con Culto.

Rojas y todo el equipo de trabajo se encerraron en el estudio, escuchando la canción una y otra vez mientras dibujaban y animaban. “Fueron como 12 o 14 personas en el proyecto. Repartimos los planos, definimos las gráficas, las acciones por planos, los tiempos y ritmos; y empezamos a trabajar en varias escenas en paralelo”.

Las ilustraciones de Restucci fueron el punto de partida. El ilustrador llegó con la propuesta de imágenes y la técnica a mano alzada que representaba a los personajes: los cigarros.

“Nosotros teníamos que concretar esa imagen, las que ellos tenían como propuesta y lo que se estaban imaginando como situación”, dijo Rojas, quien posteriormente trabajó en películas como Ogú y Mampato en Rapa Nui y Papelucho y el marciano.



“Hablaba con los directores de la animación y me proponían cambios, yo decía que tenía que ser lineal: un cuento para niños”, dijo Álvaro Henríquez en entrevista con Vera Land. Fueron varias las oportunidades en que la banda se reunió con el equipo de producción. Los músicos explicaban qué significaba para ellos la canción y contaban lo que sentían, lo que querían comunicar con ella. “Teníamos conversaciones largas, sacando lo que él quería transmitir con la canción. Nosotros hacíamos anotaciones de lo que quería ver, de lo que se iba imaginando”, rememora Alejandro Rojas.

“Cuando volví de México, los fui a ver y tenían todos la letra de la canción pegada, cada uno en su oficina”, dijo la voz del grupo. Henríquez quería ser dibujante cuando niño: “Cuando entré y vi a todos esos dibujantes, cada uno ocupándose de un personaje y todos escuchando la canción, uno escuchando la segundo estrofa, otro el coro… fue lo máximo”, registra en Los Tres, la última canción.

“La Torre de Babel” fue el primer trabajo “de autor” que le fue encargado a Rojas, su debut en un producto que, para él, fue muy interesante descubrir, sobre todo por la trascendencia que ha tenido.

“Descubrí años después, que la gente recordaba ese clip y que seguía viviendo en el tiempo”, dice Rojas distinguiendo este tipo de trabajo de la publicidad, la cual a su juicio, tiende a ser olvidada.

Los últimos segundos de la historia, muestran a Los Tres caracterizados como cigarros. Esto fue una creación del director Rojas, la cual fue incorporada al video y también impresa y enmarcada para ser regalada a la banda.

“Este video uno puede verlo y disfrutarlo porque es algo que queda para siempre”, dijo Alejandro Rojas del único video musical en el que trabajó.

“Esto fue muy cercano al inicio de Mampato. Después nos encerramos a hacer el largo y yo venía con esta sensación, esta experiencia de hacer algo creativo de autor, que me dejó así como concentrado de lo importante que es hacer una obra”.

La historia del pequeño cigarro llamado Gabriel, cuya pasión era nadar en el río, fue inmortalizada en un videoclip de 3 minutos y 32 segundos de duración. Solamente un buen fuego/ puede dar muerte a un cigarro, pero Gabriel no sabía que el agua sería su fin.

La fábula pasaría a ser una de las canciones más populares de la banda y la más querida por el propio Henríquez: “Fome tuvo varios clip: ‘Olor a gas’, ‘Bolsa de mareo’, ‘La torre de Babel’… aunque a mí no me gustan los clips, el de ‘La torre de Babel’ me encanta”.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera