*

Culto
Sanfic13: las ocho películas que se enfrentan en la Competencia de cine chileno

Sanfic13: las ocho películas que se enfrentan en la Competencia de cine chileno

Cuatro largometrajes de ficción y cuatro documentales se enfrentarán en la categoría nacional de la 13 edición del Santiago Festival internacional de Cine, que se celebrará entre el 20 y el 27 de agosto.

Reconocidas películas chilenas como La once, de Maite Alberdi; Surire, de Bettina Perut e Iván Osnovikoff; y Las analfabetas de Moisés Sepúlveda, alcanzaron el triunfo en el Santiago Festival internacional de Cine (SANFIC). Todas ellas se coronaron alguna vez ganadoras de la Competencia de Cine chileno, una de las categorías que genera más expectación en el certamen cada año y que destaca lo mejor del cine local.

En vísperas de celebrar su décimo tercera edición, la organización de SANFIC dio a conocer cuáles serán las películas chilenas que este año se enfrentarán en el certamen que tendrá lugar entre el 20 y el 27 de agosto. Se trata de cuatro documentales y cuatro largometrajes de ficción, y ninguna de las ocho cintas se ha mostrado antes en Chile.

“Este año exhibimos en calidad de premiere, producciones de nuevos directores nacionales que abordan diversas temáticas: familiares, políticas, sobre diversidad sexual, la juventud, ruralidad y el arte. Todas muy actuales y con vocación de público”, explica Carlos Núñez, Director Artístico de SANFIC.

Las cintas de no-ficción seleccionadas rescatan historias que reflejan tanto al Chile actual, como episodios del pasado. En tránsito, de la directora Constanza Gallardo, aborda el tema de la transexualidad en Chile: a través de la vida cotidiana de cuatro personas, la directora da cuenta sobre lo difícil que es vivir en un país que no les entiende. Robar a Rodin, de Cristóbal Valenzuela, recuerda un episodio de 2005, cuando una millonaria escultura de Auguste Rodin fue robada del Museo de Bellas Artes. A partir de esta historia, ironiza sobre el estado del arte contemporáneo.


Imagen de Robar a Rodin, inspirada en el asalto al Museo Bellas Artes ocurrido en 2005.

Jaar, el último lugar, de Paula Rodríguez Sickert, observa el proceso creativo de Alfredo Jaar y cómo el artista utiliza su obra como un acto de resistencia. Estas tres cintas se presentarán como estrenos mundiales, a diferencia de El color del camaleón, que participó en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara y en la que Andrés Lübbert, repasa la historia de su padre Jorge, quien huyó de la dictadura de Pinochet y se convirtió en Europa en un fotógrafo de guerra.

En los largometrajes de ficción también se trabaja sobre nuestra propia historia. En el caso de La madre, el hijo y la abuela de Benjamín Brunet, habla sobre un joven que llega a Chaitén, su ciudad natal, para rescatar parte de sus raíces. Allí conoce a dos mujeres que se rehúsan a dejar la ciudad destruida por el volcán. Sapo, de Juan Pablo Ternicier, viaja hasta el Valparaíso de 1985 para seguir la historia del periodista Jeremías Gallardo, quien hace públicos los crímenes cometidos por dos ex carabineros, quienes son sentenciados a pena de muerte, causando gran expectación de la opinión pública.

La memoria del padre, de Rodrigo Bacigalupe trata sobre un hombre de 50 años quien tras la muerte de su madre, queda a cargo de su padre, con quien se lleva bastante mal. La cinta fue seleccionada en el Festival de Málaga. Por último, está en competencia Reinos, la ópera prima de Pelayo Lira, sobre dos universitarios que construyen una relación mientras pasan a la adultez, y que fue estrenada en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI).


Jaime Mc Manus y Tomás Vidiella en La memoria del Padre, de Rodrigo Bacigalupe.

Aún no se anuncia quienes compondrán el jurado de la Competencia de Cine Chileno este año. En el 2016 fueron el cineasta chileno Matías Bize, el gestor cultural mexicano Pau Montagud y el productor argentino Fernando Sokolowicz.

Sobre el autor: