*

Culto
Néstor Cantillana, actor: “A mí no me interesa estar en el canal al que le va bien porque le va bien”

Néstor Cantillana, actor: “A mí no me interesa estar en el canal al que le va bien porque le va bien”

Mañana estará en el prime en 62, historia de un mundial (TVN) y en Papá Mono (Canal 13).

La última aparición de Néstor Cantillana en la pantalla chica fue en Veinteañero a los 40, la teleserie nocturna que Canal 13 emitió el año pasado. Al finalizar la producción dramática, el actor terminó su relación contractual con la señal, lo que le permitió estar un mes en Italia haciendo una gira con una obra de teatro.

Al regresar a Chile lo llamaron de TVN, su primera casa televisiva, para ofrecerle un contrato, y el primer proyecto en el que participará será la teleserie que suceda a La colombiana, a las 20 horas, en la que será el villano. “Cuando ya la cosa, en términos económicos, se estaba poniendo más jodida, me llamaron de TVN y me proponen un contrato al año, lo que en este tiempo es muy escaso, muy difícil”, declara.

Sin embargo, su regreso oficial a la señal estatal será mañana en el bloque prime, con el estreno de la miniserie 62, historia de un mundial. Ficción financiada por el CNTV y que grabó hace unos meses, cuando estaba sin canal. Y algo similar ocurrió con Papá Mono, una comedia que hizo hace tiempo y que también se estrena mañana, a la misma hora, pero por Canal 13.

En 62, Cantillana es Juan Pinto Durán, abogado y dirigente deportivo, y aunque reconoce ser un fanático del fútbol, asegura que sabía muy poco de la trastienda del mundial que se hizo en Chile. “Sabía nada o muy poco. Esta es una ficción que muestra la heroica decisión de un grupo de compadres que quieren hacer un Mundial en Chile cuando en el papel y en lo concreto no tenían ni una posibilidad de lograrlo”.


—¿Qué es lo que más le gustó la miniserie?

—Que a pesar de ser una serie de época, no es gris ni opaca. Es brillante, luminosa. Además ocupó todo ese recurso de las imágenes de archivo, para darle contexto histórico, y está toda la historia de ficción. No es una serie para fanáticos del fútbol, es una serie para toda la familia. Lo interesante y lo triste también es que estos cuatro mosqueteros (Pinto Durán, Ernesto Alvear, Carlos Dittborn y Juan Goñi) que intentaron darle una alegría al país no alcanzaron a ver la gesta realizada, o solo algunos de ellos. La mayoría murió en el camino, lo que hace todo un poco trágico.

—¿Confía en su éxito?

—Es una miniserie muy humana, muy entretenida y está filmada muy linda. Creo que está dada para el éxito. Es un trabajo muy bueno, está muy bien actuada y el guión es muy entretenido. Creo que la gente se interesará.

—También estará en otra ficción, Papá Mono. ¿le genera algún conflicto esta competencia?

—Para nada. Me gustaría que las dos pelearan por muchos puntos y que gane la que más le guste a la gente, mientras la otra también tenga un buen rating. Lo importante de todo esto, es que los canales se atrevan a apostar por ficciones chilenas, y que, idealmente, dejen de comprar productos extranjeros que pueden ser más baratos, pero que matan la industria. En ningún caso me gustaría que una arrasara y pulverizara a la otra, porque eso es menos pega para los actores, y áreas dramáticas que se cierran. Me gustaría que le fuera bien a las dos porque son colores muy distintos.

—Vuelve a TVN cuando el canal no ha podido salir del cuarto lugar de la sintonía. ¿Qué opina de ese escenario?

—Me da lo mismo el rating. A mí no me interesa estar en el canal al que le va bien porque le va bien. La apuesta del canal público me parece interesante, y ahora estar preparando además la teleserie vespertina, me motiva. Ahí seré el malo y estaré con Marcelo Alonso, con quien fui compañero de generación y he trabajado harto en teatro. Estoy volviendo a TVN luego de unos nueve o 10 años, y en mi corazón deseo que a la televisión pública le vaya bien, se afirme y siga creciendo, porque el monopolio de un canal nunca es bueno.

—¿Tiene un sabor especial ser el villano de la teleserie?

—Siempre es bueno ser el villano, aunque esta teleserie tendrá también toques de humor. Entonces el desafío está en hacer el villano, pero que también tenga un algo de comedia y de frescura.

—¿Cómo fue su paso por Canal 13?

—Lo pasé súper bien, hice buenos proyectos. Recuerdo con cariño Secretos en el jardín, que fue una gran teleserie y muy bien hecha. Después también hice Los 80. Todo muy lindo. No tengo nada qué decir de Canal 13, solo agradecer. Veinteañero a los 40 fue una teleserie que, no sé…pero cuando terminó se dieron las cosas para que yo llegara hasta ahí no más. Y luego tampoco corrí desesperado a otro canal, y creí que era bueno parar un poquito. Todo es por algo.

—¿Qué opina de la poca continuidad que tienen las teleseries en el 13?

—Desconozco lo de las lucas y los números. No sé cómo se hace para que la máquina no pare, pero tirar una teleserie al aire y esperar a ver cómo le va, para ver si así se manda un nuevo proyecto, y esperar a que se apruebe, eso no es tener un área dramática. O puede que lo sea, pero es poco ambicioso.

Sobre el autor: