*

Culto
“Hurt” al estilo Cash y la reticencia del líder de Nine Inch Nails

“Hurt” al estilo Cash y la reticencia del líder de Nine Inch Nails

La canción creada en 1994 por Trent Reznor de Nine Inch Nails, fue reversionada por el cantautor Johnny Cash en el 2000. Sin embargo, Reznor sintió como algo invasivo que alguien más interpretara su sencillo.

Culpa, arrepentimiento, dolor, soledad, melancolía y el anuncio de una muerte. Estas son las sensaciones que “Hurt” transmite en cada nota, en cada verso. Primero en la voz de Trent Reznor en 1994 y luego en la de Johnny Cash en el 2000, este sencillo declara las penas de una vida desperdiciada y la contemplación de aquellos que ya no están para acompañar las horas finales, cada vez más cercanas.

Su mismo autor dijo en entrevista con USA Today sobre su entonces nuevo álbum que “Hurt” refleja exactamente lo que él siente: “No estoy orgulloso de decir que me odio a mí mismo y que no me gusta lo que soy, pero tal vez hay comunicación humana real que termina siendo positiva, a pesar de que todo lo dicho sea negativo”, explicó Reznor en la promoción del disco The Downward Spiral de su banda Nine Inch Nails.



Reznor identifica este como el tema más personal e íntimo, no por nada la banda norteamericana de rock suele terminar sus conciertos con esta alegoría al dolor. Fue esta la razón por la que el intérprete de “Everyday is exactly the same” y “Mr. Self Destruct” sintió la reversión de Johnny Cash como una invasión a su intimidad.

American IV era el álbum en que Cash trabajaba en el año 2000. Con 71 años, el cantautor destacado en el género country, folk y rock recibía sugerencias de su productor Rick Rubin de canciones americanas para su próxima producción. Rubin le presentó “Hurt” de Nine Inch Nails, tema que no convenció al creador de “I walk the line” y “Cocaine blues”.

Rubin debió insistir al músico hasta que finalmente accedió. “Es una canción extraña. Quiero decir, el primer verso es ‘Me he herido a mí mismo hoy’ y el siguiente dice ‘Para ver si aún siento’. Así que es auto-infligido. Es un pensamiento extraño para abrir una canción”, dijo Rubin a Vanity Fair en octubre de 2004.

El lanzamiento de la canción fue en un videoclip que muestra al músico sin maquillaje, con la sencillez de la naturalidad en su casa en Nashville. El cansancio que implica la vejez y el peso de los años, impregnan el video que fusiona al Cash de ese entonces con imágenes de antaño.

La recepción por parte del público y la crítica fue positiva, llegando a ser catalogada como uno de los mejores covers de la historia. Sin embargo, Trent Reznor lo sintió como una herida, como si alguien perpetrara lo más profundo de su sentir. El cantante de NIN vivía un periodo de inseguridad, aislamiento y la búsqueda del sentido en su vida.

“Lo de Cash fue durante un par de años en que me estaba limpiando y estaba muy inseguro de mí mismo. ¿Tenía algo que decir? ¿Aún podía escribir música? ¿Aún alguien se interesaba? Estaba fuera de los focos por un tiempo. Puse los frenos en todo para intentar ordenar mi vida, mantenerme sano y vivo”, dijo en entrevista con The Sun el 1 de agosto de 2008.

Reznor contó que Rick Rubin lo llamó para preguntarle cómo se sentiría si Johnny Cash hiciera un cover de su canción, a lo que el músico respondió “me sentiría halagado”. Sin embargo, Rubin no le dio ninguna pista de que aquello se concretaría, según contó Reznor.

“Pasaron dos semanas y recibí el CD por correo. Lo escuché y fue muy extraño. Era esta otra persona habitando mi canción más personal. Yo sabía dónde estaba cuando la escribí, en qué estaba pensando y cómo me sentía. Escucharla fue como si alguien más besara a tu novia. Se sintió invasivo”.

Pero fue el video dirigido por Mark Romanek el que conmovió y convenció a Trent Reznor de que lo que hizo Cash, era un obra de arte dedicada a la tristeza más profunda:”Realmente hace sentido y pensé que era una pieza de arte muy poderosa. Nunca llegué a conocer a Johnny pero estoy feliz de haber contribuido en la forma en que lo hice. Se sintió como un tibio abrazo. Para cualquiera que no lo haya visto, lo recomiendo. Se me puso la piel de gallina de solo pensar en ello”.



Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera