*

Culto
Solar se reúne para celebrar los veinte años de su disco debut: “El tiempo le dio la razón”

Solar se reúne para celebrar los veinte años de su disco debut: “El tiempo le dio la razón”

En julio, el quinteto vuelve para tocar en vivo Play, el LP de 1997 que la crítica de la época ignoró.

Alejandro Gómez no olvida lo que uno de los directores del sello BMG le dijo en el avión que los trajo de vuelta a Chile en febrero de 1997, luego de ir a mezclar a Londres el primer álbum de Solar: “Me advirtió que tenía que tener cuero de chancho, porque al disco lo iban a hacer bolsa”, recuerda hoy el músico.

La predicción del ejecutivo se cumplió a cabalidad: pese a su ambiciosa propuesta sonora y a una calidad de producción llamativa para el estándar de ese entonces, Play, el primer trabajo de estudio del conjunto que Gómez lideraba por ese entonces, no tuvo el impacto que sus integrantes esperaban y fue más bien desechado por la prensa y la escena musical de la época, que recibía con entusiasmo otros importantes lanzamientos de aquella temporada como Ser humano!! de Tiro de Gracia y La dieta del lagarto de Chancho en Piedra. En un año especialmente fructífero para la música local, el debut discográfico del quinteto, un cuidado ejercicio de britpop y shoegaze a la chilena, estuvo lejos de cumplir las expectativas que la banda se había trazado.

“Yo juraba que al publicar el disco nos íbamos a transformar en algo gigante, pero al contrario, fue totalmente vilipendiado, o ignorado más bien”, recuerda el guitarrista y vocalista sobre la recepción que tuvo el LP, cuya carta de presentación fue el single “Por costumbre” -tema de alta rotación radial y en MTV- y que a la postre fue el único trabajo de estudio que el conjunto santiaguino alcanzó a registrar con su formación original. La misma que por estos días ha vuelto a juntarse para celebrar los veinte años de un disco que, con el paso del tiempo, se transformó en pieza de culto y referente para una nueva camada de artistas nacionales.

Así, el próximo 27 de julio en el Club Chocolate, el mismo local de Bellavista donde el grupo realizó algunos de sus primeros conciertos a mediados de los 90 (cuando aún era la Rockola), Gómez volverá a subirse a un escenario con los músicos con quienes inició el conjunto: el guitarrista Ricardo Contesse, el bajista José Domínguez, el baterista Juan Pablo Tapia y el tecladista Javier Pañella.

“Mi generación lo pasó por alto, pero gente mas joven se ha acercado a contarme que es uno de sus discos favoritos y eso es muy bonito. Por eso queremos hacer esta celebración simbólica y recordarlo con la satisfacción de que no estuvimos tan equivocados, porque era un buen trabajo y el tiempo le dio la razón”, dice el ex Alamedas, quien en paralelo al show trabaja junto al reconocido ingeniero británico Barry Sage -el mismo que produjo el álbum en 1997- en la reedición de Play, que a comienzos de julio llegará por primera vez a las plataformas digitales en dos formatos: en su versión original de once tracks y también acompañada de un disco de demos y rarezas, bautizado como Replay.

Nada personal

Gómez suelta carcajadas al reconstruir los fragmentos de una historia que ahora se toma con humor, pero que en su momento, siendo unos veinteañeros e iniciando una carrera en la música, no fue fácil de sobrellevar para él y sus compañeros. Y si bien Solar funcionó por otros seis años y editó dos discos más, la fría recepción que tuvo Play en crítica y a nivel de ventas -despachó sólo 3 mil unidades- precipitó el quiebre de su formación original y frustró sus planes de promoción en México, donde el LP vendió 5 mil copias.

“La prensa decía que éramos el invento de un sello, que tocábamos una música que no tenía nada que ver con lo chileno y que teníamos lucas y por eso habíamos grabado en Londres. Todo eso nos afectó”, resume el ahora solista, quien agrega a la lista de obstáculos que enfrentó la banda las constantes comparaciones con Soda Stereo, a quienes telonearon para su despedida en el Estadio Nacional, en septiembre de 1997, y con quienes compartían influencias del pop y rock inglés. “Ninguno de nosotros negó nunca que nos gustara Soda Stereo pero no formamos el grupo por ellos”, asegura el músico, quien revela otra anécdota que unió a Solar con los autores de Canción animal: pese a que nunca se conocieron personalmente fue Gustavo Cerati quien, a mediados de los 90 y luego de verlos tocar en la disquería Background, recomendó a Solar a los ejecutivos de BMG.

Sobre el autor: