*

Culto
U2 en Chile: tickets entre los más caros del mundo y superan a EE.UU. y Europa

U2 en Chile: tickets entre los más caros del mundo y superan a EE.UU. y Europa

La banda tocará el 14 de octubre en el Estadio Nacional con el tour que revive The Joshua tree. Latinoamérica posee las entradas más costosas del tour y Santiago la más alta cobrada en todo el periplo.

En paralelo al nervio, la emoción y la ansiedad de los fans aparecieron los fríos números. Así al menos sucedió hoy con la confirmación del retorno de U2 al país, fijado para el sábado 14 de octubre en el Estadio Nacional, tal como adelantó Culto: el anuncio de lo que asoma como una de las visitas más relevantes del año -en una elogiada gira que revive de manera íntegra su obra de 1987, The Joshua tree– incluyó los precios de las entradas, las que se pueden adquirir desde mañana a través de distintas modalidades y cuyo rango va de $44.850 a $287.500.

En el desglose, asoman varias conclusiones. Por ejemplo, Latinoamérica tiene por lejos las localidades más caras de toda la gira, superando por mucha distancia a Norteamérica y Europa. Y en esa marca, Santiago aparece como una de las plazas con los boletos más onerosos de todo el planeta. A modo de ejemplo, la capital luce la entrada más alta cobrada hasta ahora por el periplo: $287.500, correspondiente a la ubicación Pacífico medio. Más abajo sólo le compite Estados Unidos, cuyo ticket más costoso asciende a cerca de $207.000



Además, el espectáculo tiene el boleto de Cancha general más caro comercializado en la historia de los megaeventos locales ($86.250). Como consuelo, y aunque hoy las redes sociales se convirtieron en tierra fértil para los reclamos, tal cifra está por debajo de lo que es pedido en México y Colombia para la misma ubicación (Brasil y Argentina aún no informan sus coordenadas al respecto).

Por otro lado, la galería chilena ($44.850) también es más accesible que su símil de Bogotá ($53.404), pero está muy por sobre los números que arroja la misma localidad en ciudades como París, Bruselas, Roma, Londres, Barcelona, Vancouver y Nueva Jersey.

Desde DG Medios, la productora responsable, argumentan que los precios se ajustan al “tipo de súper producción que llegará al país, con el mismo montaje, pantallas y escenario que hoy se presenta en el hemisferio norte”. O sea, el traslado hasta el sur de la actual escenografía -que incluye una pasarela en forma de árbol y una pantalla de 61 metros de largo con una resolución de 8K- encarecería la inversión, a diferencia de lo que sucedería en Europa, donde las distancias son más cortas y el grupo realiza un promedio de dos conciertos por ciudad. Además, desde la compañía agregan que el fichaje de un telonero estelar, el ex Oasis Noel Gallagher, también aumenta los costos del espectáculo, lo que redunda en el valor de los boletos.

Hay un aspecto histórico que también sirve para contextualizar el volumen de dinero que esta vez moverá el cuarteto. En su próximo aterrizaje en Ñuñoa, reunirán casi 20 mil personas menos que en su última venida de 2011. Si hace seis años el escenario en 360º situado en la mitad del coliseo permitió utilizar casi todo su aforo (79 mil personas), para octubre la configuración normal sólo habilitará el ingreso para 60 mil espectadores.

Otro factor que también abulta el precio de las localidades es el cargo por servicio, aquel monto cobrado por la ticketera involucrada (en este caso Superticket) y que busca financiar toda la estructura que se arma para la comercialización de entradas. En Chile, el servicio extra es determinado por los responsables de los conciertos y se ha establecido en torno al 15%, cifra similar a la que se pide en otros mercados.

Finalmente, la ardua batalla librada por al menos cinco productoras del circuito local ha hecho que las ofertas para contratar a los artistas suban de modo considerable durante cada temporada. Por tanto, los músicos están exigiendo y ganando más que antes por venir al país, alza que al final influye en lo que pagan los asistentes.

Rodrigo Masferrer, uno de los seguidores históricos de la agrupación en el país y parte de la comunidad de fanáticos que funciona en la web U2 Chile (u2chile.net/web/), reconoce que los valores son altos para el promedio de los espectáculos que aterrizan en Santiago, pero cree que se ajustan al mercado y a todos los detalles que significa traer a los hombres de One. “Creo que se va a llenar igual”, apuesta, en una frase que guarda un récord hasta hoy no superado: U2 despachó 53 mil entradas en un solo día para su desembarco de 2006, convirtiéndose en el show de más rápida venta en la historia de la cartelera nacional.

En lo global, no sólo Bono y los suyos han devuelto a la discusión el tema del alza en los precios de las entradas. Conciertos que también sucederán en el segundo semestre, como el de Bruno Mars o el festival Stgo Rock City, también exhiben valores promedio que igualan o superan los $50.000.

En el paralelo con temporadas anteriores, U2 sigue siendo un buen ejemplo. En su paso de 2011, el boleto más costoso fue de $180.000, para la localidad P7 Red Zone, unos fosos ubicados a cada lado del escenario. En tanto, Cancha costaba $38.000, mientras que Galería $19.000. Ajustados de acuerdo al IPC de abril, las localidades de hace seis años tendrían incluso precios inferiores a lo cobrado para octubre próximo: $222.476 sería la más cara; $46.967 (Cancha) y $23.484 (Galería).

En ese sentido, para Alejandro Alarcón, economista de la Universidad de Chile, el alza no responde tanto a los ajustes del IPC, como sí a una demanda mayor. “Además de ser un show especial, es posible que U2 no siga tocando muchos años más, lo que lo convierte en un espectáculo irrepetible, elevando su precio”, asegura. Según el académico, tal como ocurre en el fútbol, “el precio de las entradas se tiende a fijar en función de un espectáculo único y no a partir de la interacción de la oferta y la demanda. Aquí hay una oferta fija”, explica.