*

Culto
Los seis postulantes al Premio Nacional de Artes Escénicas

Los seis postulantes al Premio Nacional de Artes Escénicas

Cinco hombres de teatro y una ex bailarina aspiran al máximo galardón del país para las artes escénicas y audiovisuales, que se entrega en agosto. El último premiado fue Héctor Noguera en 2015. El Ministerio de Educación acoge postulaciones hasta el 30 de junio.

Humberto Duvauchelle

El actor, director y docente de 86 años, quien fue además uno de los fundadores de la compañía Los Cuatro, irrumpió fuerte en la contienda de este año. No es raro por tanto ver su nombre colgado en Twitter, Facebook y otros rincones de la web, sumando adeptos y difundiendo una candidatura a la que ya adhirieron varias instituciones: Sidarte y Chileactores, además de las facultades de Derecho de la U. de Chile y Usach, y las universidades de Playa Ancha, Concepción y del Bío-Bío lo respaldan.

“Postulo como una forma de sentirme activo y reconocido entre mis pares”, dice Duvauchelle, quien hace pocas semanas recibió un homenaje en la Cámara de Diputados por su trayectoria e inició una gira nacional por los 30 años de su espectáculo La noche de los poetas. A mediados de este mes además inaugurará el Teatro de las Tablas -ex Teatro La Feria y La Palabra- con A la sombra del Quijote.


Joan Turner

Dejó los escenarios en 1964 y la docencia en 2013, pero la bailarina inglesa nacionalizada chilena y guardiana de la memoria de Víctor Jara fue postulada en abril por sus colegas del Sindicato Nacional de Trabajadores y Artistas de la Danza (Sinattad), por su “vasta trayectoria y tremendo aporte a la formación y desarrollo de la danza en nuestro país”.

Formada en la escuela de Sigurd Leeder en Londres, donde nació, Turner, de 90 años, fue parte de la compañía de Kurt Jooss (Alemania). Ya casada con el fallecido bailarín y coreógrafo chileno Patricio Bunster, en 1954 ingresó al Ballet Nacional Chileno, ejerció la docencia en la U. de Chile y, tras el asesinato del cantautor chileno y su segundo esposo, partió al exilio en 1973. Volvió a Chile recién en 1984, fundó el Centro de Danza Espiral y dirigió el grupo Calaucán. El 20 de enero de 1993 creó la Fundación Víctor Jara, que ahora apoya su postulación junto al Departamento de Danza de la U. de Chile y la U. Academia de Humanismo Cristiano.


Nissim Sharim

Será el único en repetirse el plato. En 2015, cuando Héctor Noguera fue quien se quedó con el Premio Nacional, el líder del grupo Ictus y ex miembro del directorio de TVN (2000-2004), Nissim Sharim, levantó una campaña respaldada mayoritariamente por sus compañeros teatrales, hoy con su hija Paula a la cabeza. Aquejado de su salud, el actor y director de 84 años vuelve a emprender una tercera postulación al galardón de este año a pesar de su prolongada ausencia en tablas locales, probablemente desde Einstein, en 2014.

“Me postulo por las mías”, decía Sharim a este mismo periódico hace dos años, y hoy su hija recalca sus palabras: “Lo postulamos los mismos de siempre”, cuenta. Aunque bastante se ha especulado de su retiro de los escenarios, el actor se convertirá en el narrador del montaje Esto (no) es un testamento, la obra biográfica que el Ictus estrenará en GAM este 30 de junio.


Oscar Castro

El mismo año en que el Teatro Aleph cumplió medio siglo e inauguró además un espacio de creación en La Cisterna, su primera residencia en Chile en cuatro décadas, el periodista, actor y director de 70 años postula al Premio Nacional. “Me presento porque tengo la edad para hacerlo, a pesar de que amigos me han dicho que estoy muy joven para aspirar al galardón”, dice.

“Esta reflexión me dio confianza, porque estar joven a los 70 años no es algo que es dado a todo el mundo. De ahí comencé a fabular: eso quiere decir que estoy en la mitad del camino de mi vida y que se me abre un futuro inesperado y lleno de aventuras, como las que estoy viviendo ahora”.

Radicado desde 1977 junto al Aleph en París, cuando partió al exilio, el Cuervo Castro fundó allí su escuela Latín Actor, donde por años ha traspasado sus conocimientos en teatro, danza y canto: “El teatro es un arma pedagógica”, declara.


Sergio Hernández

La idea de postular al actor de 72 años se gestó en la Escuela de Cine de Chile, y luego se sumó la U. de Valparaíso. Aunque egresó de la Escuela de Teatro de la U. de Chile en 1969, hoy Sergio Hernández celebra 50 años desde su primera aparición en escena en 1967, en Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, la obra de Pablo Neruda que estuvo dos años ininterrumpidos en cartelera.

Alejado de la televisión, en los últimos años ha volcado su trabajo al cine, las series y el teatro: recordados son sus roles en Johnny cien pesos (1994) de Gustavo Graef-Marino, y en Gloria (2013), la premiada cinta de Sebastián Lelio. En 2015 además dio su salto internacional al encarnar al Papa Francisco en la producción ítalo-argentina Chiamatemi Francesco, del director Daniele Luchetti. A fines de septiembre, en tanto, Hernández volverá al teatro con Tío Vania de Chéjov, en una versión que dirigirá Alvaro Viguera en el CA660.


Benjamín Galemiri

El autor de Infamante Electra, de 60 años, que alcanzó su mayor reconocimiento en los 90 con la compañía Bufón Negro, es el único dramaturgo que postula este año y el menor de la lista además. A fines del año pasado, tras el estreno de su más reciente obra, El lobby del odio en Matucana 100, el mismo espacio y su director, Cristóbal Gumucio, decidieron presentarlo al premio. La última vez que recayó en un dramaturgo fue en 2011, cuando ganó Juan Radrigán.

“Me tomo las cosas con humor, pero lo cierto es que desde muy pequeño me gustaba que me aplaudieran. Los elogios tienen que ver también con el cariño, decía mi padre, y como soy de ascendencia judía, recibir este premio sería al fin obtener un certificado que diga ‘Eres chileno’”, dice el autor, quien el 24 de noviembre estrenará, también en Matucana 100, su obra Karl Marx Año Zero, la misma que en enero de 2018 tendrá una versión en Londres.

Sobre el autor: