*

Culto
U2 y las matemáticas del rocanrol

U2 y las matemáticas del rocanrol

U2: Revolution, de Mat Snow, narra la historia de cuatro adolescentes que terminaron involucrados en una aventura fuera de toda escala.

El 27 de marzo de 1992, Bono pidió diez mil pizzas para el público de U2 desde un escenario en Detroit. La escena la cuenta el periodista Mat Snow en U2: Revolution (Grijalbo, 2015), la última biografía de la banda irlandesa publicada en gran formato, con más de doscientas fotografías y tablas cronológicas que documentan año por año, entre 1970 y 2014, la historia de cuatro adolescentes que terminaron involucrados en una aventura fuera de toda escala.

Da la impresión de que la historia de una banda como U2 es un viaje constante de búsquedas, de probar convicciones y amasar egos; entre de giras, himnos mundiales y activismo, donde los músicos parecen subirse a los aviones como si fueran taxis y hacer de las matemáticas algo improbable.

“¿Cómo cuentan en la canción ‘Vertigo’? Uno, dos, tres, catorce. Así son las matemáticas de un grupo de rocanrol. En el arte, el amor y el rocanrol, el total debe ser mayor que la suma de las partes o si no te limitas a frotar dos palitos para hacer una fogata”, leyó Bruce Springsteen en marzo de 2005, cuando U2 fue introducido al Rock and Roll Hall of Fame.

“The Boss” se mostró particularmente reflexivo al momento de presentar a sus pares.

“Los grupos se forman por accidente, pero no sobreviven del mismo modo”, comenzó. “Se requiere voluntad, decisión, un objetivo común y tolerancia frente a los defectos ajenos y propios. Y eso solo para empezar. U2 ha logrado y han salido airosos porque han continuado componiendo grandes canciones, actuando en plena forma en directo y liderando las listas durante treinta años”.

Mat Snow, que fue periodista de NME y Q, reconstruye en el libro cada momento de la banda, escogiendo distintas escenas por cada década de historia, para largar un relato que utiliza la discografía como columna vertebral, pero que también profundiza en los lazos con gente tan distinta como los fallecidos Frank Sinatra y Pavarotti, o George Bush y David Bowie.

A diferencia de U2 por U2, la autobiografía publicada en 2006, U2: Revolution deja la intimidad de la primera persona y Snow, que es editor en la influyente revista Modjo, da el todo por una lectura ágil, arbitraria y con siete años más de historia.

La parte visual del libro, uno de sus puntos altos, está construida con imágenes promocionales de gran tamaño, fotografías de fanáticos, entradas, afiches, “detrás de escena” y hasta artefactos encontrados, como una de las cajas de pizza del concierto de Detroit.

Snow, que tiene la misma edad de los músicos de U2, hizo carrera en los medios musicales a la par de la banda y utiliza ese filtro para jerarquizar sus historias, que incluyen cuando Bono escribió “One three hill” en homenaje a Víctor Jara y al artista chileno René Castro, a cargo de diseñar el escenario de la gira Lovetown.

Junto con perfilar a The Edge, Adam Clayton, Larry Mullen y Bono, U2: Revolution profundiza en sus ambiciones, además de mostrarlos como una voz potente frente a la política exterior estadounidense y como un verdadero virus cuando de expandir música se trata.

Así lo demostraron en 2014 con Songs of Innocence, el disco que distribuyeron de manera gratuita y automática para los 500 millones de usuarios de iTunes.

Para hacerse una idea del impacto de U2 en Occidente, 81 millones de personas escucharon ese disco solo el primer mes, y unos 26 millones terminaron bajando el trabajo completo, igualando la cantidad de personas que compraron el mayor éxito discográfico del grupo, The Joshua Tree (1987).

Al comienzo del libro, en el discurso de introducción de U2 al Rock and Roll Hall of Fame, el músico Bruce Springsteen resume la esencia de los irlandeses: “Las grandes bandas de rock buscan el mismo combustible que expandió el universo tras el Big Bang. Aspiran a que la tierra tiemble y escupa fuego, y a que se abran los cielos y aparezca Dios”.


Sobre el autor: