*

Culto
Don Francisco ad portas de su programa con Martín Cárcamo: “La televisión de ahora está en tierra de nadie”

Don Francisco ad portas de su programa con Martín Cárcamo: “La televisión de ahora está en tierra de nadie”

Ambos conducirán ¿Qué dice el público?, el nuevo espacio de Canal 13 que va tras los personajes más emblemáticos de Sábados Gigantes.

La palabra que escoge Mario Kreutzberger, Don Francisco, para describir su primer encuentro con Martín Cárcamo, hace ya varios años, es “gangocho”. “Es una palabra antigua, que ya no se usa. Gangocho es la tela de los sacos, pero cuando ya está bien desgastada. Martín no andaba bien vestido como uno lo ve ahora”, explica Kreutzberger sobre su nuevo partner televisivo, al que conoció grabando un comercial en Miami. “Don Francisco me llamó para pedirme que viajara a Estados Unidos porque estaba enfermo y no podía viajar a Santiago. Fueron poco más de 24 horas juntos, comimos, tomamos vino tinto, conversamos. Así partió nuestra relación”, recuerda el animador de Vértigo.

Ambos conducirán ¿Qué dice el público?, el programa que aterrizará en la pantalla de Canal 13 el miércoles 7 en horario prime, y que irá tras los grandes personajes que tuvo Sábados gigantes desde sus inicios.

¿Qué opinan sobre que un programa que ya salió del aire siga generando contenido para hacer nuevos espacios?

Kreutzberger: El mismo equipo, que hizo Homenaje gigante, que lidera la Carolina Silva, empezó con la idea de hacer algo que tuviera que ver con ese programa, pero que fuera algo nuevo. Y en base a lo que hice en Usted no reconoce a Chile nació esto, aunque es algo totalmente distinto, porque no es un programa de imágenes de archivos. Lo que menos tiene son imágenes de archivo.
Cárcamo: Hay cosas bien particulares que Don Francisco revelará, como supersticiones, y cosas que hace y no hace antes de salir a animar, su relación con Valentín Trujillo, y más. El programa tiene harta intimidad y creo que emocionará a mucha gente.

Haciendo ¿Qué dice el público?, ¿han notado muchas diferencias en la televisión de los años ochenta a la actual?

Kreutzberger: Veo muchas diferencias en el lenguaje, porque la tele de hoy no tiene ningún cuidado con eso. Hoy Martín dice garabatos en su programa, y sus invitados también los dicen. Eso, en nuestra época, estaba totalmente prohibido. En Estados Unidos incluso pueden clausurar un canal por eso. En mi opinión, la televisión de ahora está en tierra de nadie. A veces hay por ahí algunas sanciones del Consejo Nacional de Televisión al canal, pero el canal paga la multa y no pasa nada. En mis tiempos teníamos algunas ventajas que hoy no existen, como cuando hacíamos las cámaras indiscretas. Poníamos la cámara sin preguntarle a nadie, y ahora debes contar con el consentimiento del que vas a grabar.

Cárcamo: A mí me parece que lo genuino, lo bonito que tenía esa época, es que no existía un sobre análisis de todo lo que se hacía en televisión. Don Francisco tiene un modo muy particular de hacer televisión, y es que no se ríe de las personas, se ríe con las personas. Pero muchas veces, tal vez, alguno se sintió afectado y ahí quedó. Hoy, cuando alguien se siente afectado, o incluso sin sentirse afectado, saltan al tiro los defensores en las redes sociales.

¿Por qué creen que funcionan los programas de recuerdos?

Kreutzberger: Este no es un programa de recuerdos, y es bueno aclararlo. Es un programa que muestra la realidad de hace 30 años y la de hoy. El recuerdo sería pasar un clip de algo y decir que eso pasó hace 30 años, y nosotros no hacemos eso. Nosotros vamos tras las personas, vamos a sus casas, hablamos con ellas. Mostramos cosas interesantes del paso del tiempo.

Cárcamo: Yo diría que es una conversación bien íntima la que se da en el programa. Yo lo voy entrevistando a Don Francisco, y él va contando lo que pasó detrás de cámaras, cosas que no se supieron nunca y que ahora saldrán a la luz.

¿Qué sienten que es lo más atractivo de ¿Qué dice el público?

Kreutzberger: Estamos representando a dos generaciones, la de Martín y la mía. Estamos viendo a los chilenos, viendo cómo eran hace 30 años y cómo son hoy. Sus similitudes y sus diferencias, y el seguimiento de sus historias hasta el día de hoy. Sábados gigantes tuvo personajes emblemáticos que se viralizaron, como Don Manuel, que no podía decir la palabra Evercrisp. Hubo mucha gente que nació en el programa, como muchos de los humoristas y cantantes que conocemos hoy. Estoy contado cosas que nunca conté. Acá hay una mezcla entre personajes, artistas ganadores de concursos. Sábados Gigantes le cambió la vida a muchas personas, desde el punto de vista artístico y también desde el punto de vista humano. Voy contando cómo nacieron estas cosas.

Cárcamo: El programa tiene muchas notas y mucho recorrido fuera del estudio, y fuera de Santiago también, pero que se linkean con lo que pasa en el estudio. Más que los recuerdos, este es un registro histórico. Veremos cómo nacieron las secciones que el mismo programa creó. Ahora todos los formatos se compran a Estados Unidos, pero en ese tiempo, se hacía todo desde acá.

¿Sintieron mucha nostalgia al hacerlo?

Kreutzberger: Yo soy un tipo práctico que se adapta a todas las épocas. Me adapté al Facebook, al Twitter y al Whatsapp, y a todo lo que tenga que ver con la tecnología. Yo admiro el avance, pero creo que en ese avance se pierden muchas cosas. Y en cuanto a la televisión, veo que hoy no existe el humor blanco, ni existe la representación de Chile en el humor y en los programas, salvo en las telenovelas. Ahora a la TV solo va gente conocida, artistas, no personas comunes y corrientes.

Cárcamo: Para mí significó saber mucho más de artistas que vemos hoy en la tele, y que olvidamos sus inicios. En uno de los capítulos, nos reunimos con cinco humoristas que son súper exitosos y que comenzaron en la década del ochenta, como Bombo Fica, Mauricio Flores y Gigi Martin. Han pasado 30 años, son exitosos, viven del humor y reconocen un agradecimiento al programa. Cada uno tiene anécdotas.

¿Sienten mucha diferencia entre las dos generaciones que cada uno representa?

Kreutzberger: El oficio que compartimos, hace que tengamos más similitudes que diferencias. Para mí, Martín es el animador oficial que hay entre nosotros dos, porque yo voy y vuelvo, y él está acá con dos programas, y ahora con este también.

Cárcamo: He reflexionado mucho sobre esto. Creo que acá hay una diferencia generacional que es natural, pero en nuestro caso hay muchos puntos en común por el trabajo que desarrollamos. Creo que Don Francisco está muy actualizado por la vida que lleva y la carrera que ha tenido.

Sobre el autor: