*

Culto
La frustrada biopic de Marilyn Monroe que inspiró a Twin Peaks

La frustrada biopic de Marilyn Monroe que inspiró a Twin Peaks

El plan de David Lynch y Mark Frost era crear una película de la actriz basada en el libro Goddess de Anthony Summers. Las ideas que tenían para el filme fueron rechazadas, pero varias de ellas fueron concretadas y encarnadas por el personaje Laura Palmer en la serie Twin Peaks.

Marilyn Monroe, la actriz, cantante, musa inspiradora de cineastas y artistas, y un símbolo sexual. El mundo veía las luces que recibía, el brillo que vestía, el lunar coqueto, los rizos dorados y las curvas de su cuerpo, todo finalizado con una sonrisa que decía: “El mundo es mío”.

Tras el glamour, los rumores de sus varios affairs, sus roles en el cine y los excesos que gozaba, no estaba Marilyn, sino Norma. La vida de una de las mujeres más aclamadas en el mundo, terminó en agosto de 1962, ahogada en una bañera por exceso de barbitúricos. Monroe tenía 36 años.

Lo que hizo en vida, tanto en su vida artística y profesional, y su trágico final despertaron interrogantes de características conspirativas. ¿Fue realmente una suicidio o más bien un homicidio? ¿Quién sería el asesino y por qué lo haría? Estas fueron algunas de las dudas sembradas en los más escépticos con la muerte de la actriz y en quienes fueron convocados para un proyecto de biopic.

“Ahí fue cuando Mark y yo nos conocimos”, contó David Lynch en entrevista con David Breskin en el libro David Lynch: Interviews (1990). Lych y Mark Frost fueron reunidos por la Creative artists agency, se conocieron, conversaron, y tras descubrir la afinidad creativa que tenían idearon un proyecto: un biopic de Marilyn Monroe.

“A mí siempre, al igual que un trillón de personas, me gustó Marilyn Monroe, y estaba fascinado por su vida”, confesó Lynch. La idea era basar el filme en el libro biográfico Goddess (1985), escrito por Anthony Summers, incluso se reunieron con el autor, pero el proyecto no llegó a concretarse.

La propuesta de Lynch y Frost no fue del gusto del estudio que financiaría la producción: no era ‘políticamente correcta’.  

“No puedo resolver incluso ahora lo que es real y lo que es una historia. Se transformó en los reinos de una biopic con lo de los Kennedys, alejándose de esta actriz de películas que estaba cayendo. Me enfrié con eso. Y cuando pusimos en el guión quién pensamos que la llevó a eso, el estudio lo declinó rápidamente”, recordó Lynch.

“¿Por razones políticas?”, preguntó Breskin al director, “Sí”, respondió categórico.

Pero las ideas de Lynch y Frost no murieron junto a tantos otros proyectos rechazados por las grandes productoras. En 1990, David Lynch y Mark Frost trabajaron juntos en una serie que no solo fue aceptada por los altos mandos, además recolectó aclamaciones y marcó un precedente en las ficciones televisivas que se desarrollarían en el futuro.

Twin Peaks, la serie policial que sumerge al espectador en el misterio en torno a la muerte de la joven Laura Palmer, fue la receptora de aquella trama intrigante, en donde la protagonista marcaba ciertos estándares, pero ocultaba secretos que develaban una vida totalmente diferente a la conocida por todos.

La muerte inesperada y trágica, que dibuja una difuminada línea entre el suicidio y el homicidio, transformó tanto a Laura como a Marilyn en una ilusión de perfección, leyendas en sus respectivos entornos que ocultan a la persona real.

Consultado sobre este vínculo entre Monroe y Palmer en el libro The complete Lynch, de David Hughes; el cineasta no confirmó una inspiración explícita en la musa para la protagonista de la ficción, pero tampoco la negó: “Bueno, es un fenómeno que no es solo Marilyn Monroe -hay muchas mujeres así, es la naturaleza humana. Pero creo que sea lo que haya sido sobre Twin peaks y Marilyn Monroe, era algo grande, ya sabes, que hablando por mí, estaba realmente interesado”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov