*

Culto
Tiro de Gracia: “Puedes ver a todos los hipsters comprando vinilos como una pose, no como algo verdadero”

Tiro de Gracia: “Puedes ver a todos los hipsters comprando vinilos como una pose, no como algo verdadero”

Los íconos del hip hop nacional se presentaron en los estudios de La Tercera para hablar de todo un poco: los 20 años de Ser Humano, su disco más ilustre, política y el momento que atraviesa la escena del rap en Chile.

Hablar de Tiro de Gracia es hablar de una institución del rap en nuestro país. Sin dudas, el colectivo fue responsable -si no el principal- de que el género se masificara. Y todo comenzó hace veinte años, con el nacimiento del que consideran “su hijo”, Ser Humano, álbum multiventas y emblema del hip hop iberoamericano.

La grabación de Ser Humano, precisamente, comenzó en mayo de 1997 y, luego de tres meses de arduo trabajo, dio luz a 16 canciones que se grabaron en el inconsciente colectivo de toda una generación.

20 años, “y un poquito más” como remarcan, pasaron desde el debut en los escenarios de Tiro de Gracia. “Es difícil recordarlo cuando lo que haces es lo tuyo, y es tu vida, tu trabajo de tiempo completo. Para nosotros es como si fuese ayer”, señaló en esa línea Juan Sativo en entrevista con La Tercera.

“Estamos contentos. Han sido 20 años de mucha historia, de conocer gente, de tener alegrías y tristezas, los sentimientos que un ser humano puede tener. Nuestro hijo se volvió adulto ya. Y estamos felices, con el Juan, de estar tocando por todo Chile y, si Dios quiere, por el extranjero. Felices de estos 20 años de hip hop latino y de vieja escuela que estamos creando nosotros: el hip hop de los 90”, agregó Lenwa Dura, el segundo MC de la banda.

Sobre sus comienzos, que los vieron superar sólo en un par de meses las 60 mil copias vendidas, Juan Sativo precisó que “nosotros cuando no éramos conocidos, ya éramos famosos. A qué me refiero con esto: que toda la gente nos conocía por nuestro lenguaje, por nuestra expresión y eso nos mantuvo a nosotros, nos hizo permanecer real: ser de esencia, personas que viven en torno a una cultura, más allá de ser activistas, de ser artistas”.

Lenwa Dura, por su parte, señaló que nunca imaginaron alcanzar tal éxito. Y menos tan rápidamente. “La música chilena estaba súper limitada, súper censurada, que llegaras al estrellato era casi imposible, por así decirlo. Veníamos saliendo de una dictadura, pero aún había un dejo de esa dictadura en lo que son los medios. No se podía decir todo lo que tú queríai. Cuando nosotros sacamos el Ser Humano, nos pusieron ene restricciones. “Viaje sin Rumbo” lo censuraron… Era muy difícil pensar que ibas a llegar muy alto”.



Pese a que su cancionero no es esencialmente sobre crítica social, Tiro de Gracia se dio el tiempo para opinar sobre política. Y además, en esa línea, explicar por qué prefirieron enfocar sus letras más en la cultura.

Quizás el más “contestatario” del trío, Lenwa Dura, aseguró que “la política ha dividido harto a la gente. Hace poco, a principios de febrero, estuve en Brasil y, loco, la política allá está demasiado manoseada, la corrupción tú la sacas debajo de las piedras. Está el vicepresidente, están todos metidos. Todos los organismos gubernamentales súper cuestionados. Acá en Chile también ha pasado lo mismo. Ojalá Dios quiera que no se propague, o si no lo poco que hemos avanzado se puede estancar”.

Sobre el porqué Tiro de Gracia dejó de hablar en sus canciones de política, Juan Sativo precisó que “no queríamos ser odiosos, ni tampoco ser, de alguna otra forma, resentidos. Entonces, por eso nos explayamos con la cultura y quisimos crecer también junto con ella”.


Consultado por la situación del género, Juan Sativo evoca a la época del casete. “Cuando llegaron todas estas redes sociales, las descargas gratuitas, fue cuando todo se desmoronó. Porque nosotros tuvimos triple disco de platino gracias a la venta de los cassettes. Entonces hay gente que no conoce ni que respeta la cultura del casete, pero aquí puedes ver el vinilo: todos los hípsters comprando vinilos, entonces es como una pose al final, no una cosa verdadera. Siento que lo que hay que mantener es el espíritu de la cultura de la música y hip hop, así como lo hacen los punks, los thrashers, gente que es sectaria de una u otra forma, pero que tienen sus convicciones bien claras. Creo que de eso se trata el hip hop: de ser auténtico, ser revolucionario, ser irónico y también ser respetuoso”.

Por su parte, Lenwa Dura se refirió a la evolución de la escena nacional, apuntando, sin embargo, a la nostalgia. “El hip hop tenía antes más espacio en la calle que ahora. Todo ahora está muy de discoteca, y poco espacio, veo poco rapero bailando break en las calles. Extraño un poco esa esencia que era de nosotros, un poco más ilegal, de vivir el hip hop en la calle, en la avenida, éramos más chiquititos como grupo. Era un circuito demasiado chico, pero teníamos un alma de escuchar y aprender súper grande. Ahora está todo súper fácil: en google buscas hip hop y aprendes al tiro. Para nosotros era súper aperrado conseguir eso”.

“El hip hop chileno ha tenido una evolución. Ahora se hace un Redbull Batalla De Los Gallos, llegan cinco mil compadres a ver a dos raperos freestalear, entonces es increíble cómo ha evolucionado. Pero lo que yo echo de menos es eso: los espacios públicos que habían”, cerró.


Sobre el autor: